Falta mucho

La realidad del traslado del vaciadero

En esta entrega del suplemento Cerca de la Gente de TiempoSur , dialogamos con el secretario Legal y Técnica del Municipio, Jorge Cabezas, quien explicó la situación actual del vaciadero que intenta instalarse camino a Punta Loyola, en el denominado Lote 113. La continuidad y finalización dependerá de lograr el financiamiento, para lo que se evalúan alternativas. Adelantó que este año los frigoríficos podrían comenzar a disponer sus residuos en el nuevo predio.

Cabezas junto a Marinkovic recorren el vaciadero en 2015 (Archivo)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Para poder entender los retrasos sufridos en lo que refiere al traslado del vaciadero municipal es necesario hacer historia, sobre todo para entender también por qué un área de estas características depende hoy de una secretaría como lo es Legal y Técnica Municipal, en manos de Jorge Cabezas

A fines de julio del 2015, el actual intendente Pablo Grasso tuvo un interinato tras la renuncia de Raúl Cantín a la gestión. Tiempos de basura esparcida por las calles del radio céntrico, compañeros “secuestrados”, camiones recolectores custodiados por la policía, cloacas rebalsadas y proliferación de minibasurales, entre otras situaciones derivadas de una severa crisis municipal, lo que justamente terminaría de manera anticipada con la intendencia de Cantín, quien incluso fuera denunciado por malversación de fondos por la obra del vaciadero, incluida en el programa GIRSU a nivel nacional (ver recuadro).

También a finales del mes de julio un grupo de profesionales de la ciudad capital iniciaron un recurso de amparo en los estrados de juez Francisco Marinkovic, conocido como Ivanisevh Marial Laura y otros, alertando sobre la emergencia sanitaria. El mismo contó con informes de distintos profesionales con las repercusiones en el ambiente.

Según recuerda Cabezas, en 2015, secretario de Gobierno del interinato de Grasso, la situación de amparo “llevó a que en ese momento se divida nuestra tarea entre el saneamiento que requería la ciudad y los informes pedidos al Ejecutivo por parte de Marinkovic” y repasó: “Ese amparo está vigente, si bien se dictó sentencia, esa sentencia le exige al Municipio una serie de acciones que la mayoría quedaron inconclusas durante la anterior gestión. Si bien se hicieron algunas cosas, otras quedan pendientes”.

 

Nuevo encuadre y avances

En esta nueva gestión municipal, el área de vaciadero, por raro que parezca, ha comenzado a depender de la Secretaría de Legal y Técnica como habíamos mencionado, entendiendo que “es un tema que necesariamente tendrá mucho impacto en el área de legal”, dijo su secretario quien explicó: “De la tranquera hacia adentro, porque tenemos que seguir dando respuesta en este expediente judicial. Todavía estamos contestando informes y en este contexto comenzamos a dar cumplimiento a lo que era la sentencia en sí misma: Terminar con las quemas y tener una disposición final de la basura más ordenada”.

A criterio del Ejecutivo, teniendo en cuenta las limitaciones producto de la pandemia, “se logró el cumplimiento de varios objetivos”. Entre los avances el funcionario destacó: “Una de las cuestiones en la sentencia era que el vaciadero deje de impactar sobre el área de los humedales y la reserva costera, lo que significaba terminar con la disposición en este sector y remediar. Se procedió a la remediación y hoy se va a notar que, desde la calle de ingreso al vaciadero hacia el costado de la ría no se tira más basura, se han controlado los incendios que eran de autocombustión y tenemos un vaciadero notablemente mucho más ordenado”.

Si bien a mediados del año pasado, Francisco Sciliabra, director del vaciadero, confirmaba que la remediación de la zona alcanzaba el 50%, en el día de ayer Cabezas confirmó que en la actualidad están cerca del 70%. “Obviamente que la remediación de la degradación del material enterrado va a llevar muchísimos años. Tenemos de 7 a 15 metros de profundidad, bien tratados, pero va degradando con el tiempo. Lo que no se producen son más incendios”.

Panorámica del nuevo vaciadero (Archivo)

 

El nuevo vaciadero

Haciendo un repaso de la gestión de Roberto Giubetich pudimos encontrar al menos 4 anuncios de traslado, los cuales claramente nunca llegaron a concretarse, pues no estaríamos haciendo este informe. Si bien durante la gestión de Cambiemos se logró destrabar la partida de algunos fondos e invertir un dinero importante (se construyeron las cavas, el cercado del predio, la instalación de un galpón de tratamiento) lo cierto es, según explicó el Secretario, que “la cava grande que está cubierta por la malla impermiabilizante de alguna manera ha quedado sin custodia y alguien fue y se llevó un buen tramo de ese plástico, afectando un 10% de la cava, lo que nos impide avanzar”. La adquisición y colocación de esa membrana está en trámite, aunque “no es una situación de urgencia”, ya que en el corto plazo (3 o 4 meses) no se planea avanzar en el predio.

A partir del pasado mes de abril el Ejecutivo dispuso de personal en custodia del predio los 365 días del año.

En otro tramo de la entrevista adelantó que “el objetivo este año es empezar a depositar allá el material producido por los frigoríficos, el cual tiene otro tratamiento distinto al de la basura. Dios mediante este año podríamos estar dando tratamiento allí”.

Cabezas dejó en claro que para poder cumplir con el traslado “falta mucho”. Sí reconoce que se ha realizado una inversión importante, hizo hincapié en el camino que resta por transitar. “Tenemos que pensar cómo vamos a transportar las 120 toneladas diarias de basura”, dijo, pero hizo principal hincapié en que “una vez que ponemos en funcionamiento este nuevo predio listo, ya no podemos volver atrás. No es que comenzás hoy y mañana podés utilizar el vaciadero que usabas antes. Hay un proceso de abandono del actual vaciadero que tiene que ser aprobado por medioambiente, que no permite que ante la imposibilidad de trasladar la basura al lote 113 vuelvas a utilizar el anterior lugar de disposición. Si nosotros logramos este año empezar con los frigoríficos es un avance”. Además, recordó que deberán tramitar y gestionar con servicios públicos la llegada del servicio alegórico y de agua; otro camino que llevará su tiempo, al igual que la adquisición de la maquinaria para el tratamiento de los residuos.

 

Las expectativas

Consultado sobre la posibilidad real de que esta gestión logre el traslado definitivo, Cabezas opinó: “¿Hay que hacerlo? Sí, hay que hacerlo, pero cuando hablamos de los costos del tratamiento de basura se requiere una inversión de al menos el 10% del presupuesto municipal”.

“En estos 4 años es uno de los objetivos, pero depende de la situación financiera y hoy el Municipio no está en condiciones de afrontar esta inversión”, dijo y aclaró: “El Gobierno nacional está atento, el Intendente mantiene relación permanente. La idea de apoyo del Gobierno nacional o vías de créditos internacionales se están explorando. Lo vamos a intentar, ahora, cuándo tendremos el apoyo económico es difícil saberlo”.

“Es una realidad que hay un mejoramiento en cuanto a la gestión de residuos”, confirmó para cerrar: “Estamos en camino, estamos trabajando, es el día a día, se han hecho cosas y alguna parte de la sociedad la ve, es nuestra obligación, pero entendiendo que falta mucho para el traslado del vaciadero: En inversión, en remediaciones. Va a llevar esta gestión y veremos hasta dónde podemos llegar nosotros. Estamos comprometidos y sabemos que hay que hacerlo”.

 

La plata desapareció en la gestión Cantín

Consecuencia de desmanejos durante varias gestiones municipales es la realidad que vivimos en torno a gestión de residuos domiciliarios, pero sin dudas la lupa se ha puesto en la gestión del ex intendente Raúl Cantín, es que durante su periodo los fondos para la obra fueron destinados. El ejercicio trunco de Raúl Cantín al mando de la intendencia tuvo un importante capítulo alrededor del programa GIRSU (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos), arrojando irregularidades en el manejo de los fondos que debían ser destinados para su ejecución.

En 2016, el director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Medio Ambiente, Pablo Bolado, presentó una denuncia en la Fiscalía Federal N°2, a cargo de Carlos Rívolo. Una auditoría de la SIGEN determinó que en Río Gallegos las obras que debían realizarse con fondos nacionales brillaban por su ausencia. El 11 de febrero de 2016, un equipo compuesto por personal de la SIGEN y del programa GIRSU visitó Río Gallegos. Los acompañó el intendente, Roberto Giubetich.

En 2012, cuando gobernaba la capital santacruceña Raúl Cantín, que renunció en julio de 2015, la Municipalidad solicitó fondos para instalar "una planta de transferencia, clasificación, compactación y acopio" de residuos, según consta en el informe de auditoría a través de un pedido de acceso a la información pública.

La resolución 198 de la Jefatura de Gabinete, del 30 de diciembre de 2013, "aprobó un desembolso de $25.176.903,60". El Municipio hizo una primera rendición, pero después pidió más fondos y cambió el proyecto. En octubre de 2015, Jefatura de Gabinete "aprueba un segundo desembolso de $34.278.245,25".

En mayo de 2018 el juez Claudio Bonadío comenzó a citar a intendentes para que respondan en esta causa. El Secretario Legal y Técnica confirmó TiempoSur que “tanto la gestión precedente (Roberto Giubetich) como esta actual gestión han aportado información al expediente judicial.

Grasso en la planta de tratamiento

 

Los resultados de Nueva Santa Cruz con el reciclado 

Hace casi 5 meses el Municipio de Río Gallegos rubricó con la empresa “Nueva Santa Cruz” el contrato de concesión para la gestión y operación de la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos. Esta acción involucró a la Secretaría de Gestión Legal y Técnica, a cargo del Dr. Jorge Cabezas, cuya órbita comprende a la Dirección de Gestión Ambiental, Tratamiento y Disposición Final de Residuos Sólidos Urbanos.

El objetivo planteado por entonces era la de afianzar la política ambiental a nivel local, mediante el tratamiento de los residuos sólidos urbanos de tipo domiciliarios. El resultado es una reducción sustancial del volumen de basura que se deposita en el Vaciadero, tras la recolección diaria de residuos.

Desde entonces Nueva Santa Cruz se hizo cargo del funcionamiento de la planta, manipulando los residuos ingresados, clasificándolos y separando lo reutilizable. La reactivación comprendió logística, intervención edilicia y disposición de equipamiento como una planta de lixiviado, para el abordaje de desechos peligrosos y venenosos.

Según lo que estipula el contrato, la empresa recibió la planta en las condiciones en la que se encontraba y se hizo cargo de todos los pormenores para el correcto funcionamiento de la misma con personal propio, los cuales son respaldados y asesorados por los trabajadores municipales que se desempeñan en vaciadero.

Actualmente ingresan al vaciadero 120 toneladas de basura diarias, a través de 12 camiones recolectores en tres turnos. “Hoy un 80% del material que enterramos es de fácil degradación. El resto, plástico y metales se separa, se enfarda y se envía a otros destinos”, repasó el funcionario.

Por otro lado, se refirió a la experiencia: “En estos 5 meses de la planta fue difícil, con voces de mucha críticas, dudas y resistencia” y fundamentó la decisión: “Ha habido experiencias anteriores con cooperativas, con personal propio y no funcionó. Nuestra gestión, tomando esas experiencias negativas, dijo: ¨Vamos por otro camino¨. Fuimos por una empresa que se dedique específicamente a esto, un convenio que a nosotros nos permite resultados que para algunos son pocos en la dimensión de basura que generamos, pero sin dudas vamos a ir mejorando. Es importante poder dar este primer paso, que día a día lo cuidamos, porque tiene que funcionar. Sino es volver para atrás”.

RECUADRO DEL RECUADRO

Números de la basura reciclada

Cartón    420.000 kilos

Chatarra  112.000 kilos

Vidrio     52.000 kilos

Nylon      84.000 kilos

Plástico   12.000 kilos

Papel      53.000 kilos

Aluminio    6.000 kilos

 

TOTAL     739.000 kilos


COMENTARIOS