Our Ocean

El Mar Argentino en la agenda mundial

Finalizó la novena edición de “Our Ocean”, una convención internacional con miras a una transición sustentable de los océanos. Se anunciaron fondos por más de 11 millones de euros para proteger el mar. “Argentina tiene la posibilidad de ir por un camino sostenible, en vez de equivocarse de nuevo”, alertan desde la Fundación Por el Mar.  

  • 19/04/2024 • 12:16

Entre el 15 al 17 de abril se llevó a cabo en Atenas la Conferencia Internacional “Our Ocean 2024”, con más de 3.800 personas de 119 países. Entre los oradores más importantes se encontraron John Kerry, exsecretario de Estado de Estados Unidos; presidentes y primeros ministros de África, Oceanía y el Caribe, como Wavel Ramkalawan de Seychelles, Surangel Whipps, de Palao y Roosevelt Skerrit de Dominica, entre otros. La novena edición de la convención reafirmó su compromiso con la transición a una “economía azul” con 469 nuevos convenios y fondos que alcanzan los 11.350 millones de euros. 

La conferencia contempló seis tipos de acción que incluyeron la importancia de las Áreas de Protección Marina, el desarrollo de la economía azul, el cambio climático, la seguridad marítima, la pesca sustentable y la contaminación marina. Al respecto, Martina Sasso, directora de la Fundación Por el Mar, destacó: “Desde que los países del mundo comenzaron a asumir el compromiso de 30x30 (proteger el 30 % de la Tierra y los océanos del planeta para 2030), estos eventos sirven para marcar el norte a nivel conservación y, otras veces, para tener un golpe de realidad. Actualmente, casi el 7 % del mar mundial está protegido. Del año pasado a acá, solo se ha sumado un 1 %. A este ritmo, no llegamos al compromiso del ‘30x30’. El valor de “Our Ocean” no es solo el de festejar iniciativas, sino también como una alerta para decir que no es suficiente y que hay que ponerse creativos e innovadores para poder afrontar los problemas del mar del futuro”.  

 

Una de las grandes amenazas que transita Argentina con respecto al mar está vinculada a la deforestación submarina. Santa Cruz y Tierra del Fuego poseen el 90 % de los bosques submarinos del país, un ecosistema clave para la conservación de muchas especies marítimas y que tiene un importante rol para mitigar los efectos del cambio climático. Sin embargo, la falta de regulación en la industria pesquera y el cambio climático ponen en jaque este recurso que, en el mundo, se ha reducido un 40 %. “En los años ‘90 aprendimos la relación entre deforestación y cambio climático. Lo que se llama inocentemente ‘cosecha de algas gigantes nativas’, es lo que en realidad se conoce como ‘deforestación submarina’, y tiene los mismos problemas y consecuencias que cuando se deforesta un bosque en tierra. Argentina tiene la posibilidad de ir por un camino sostenible en vez de equivocarse de nuevo. Desde PEM estamos estudiando la siembra de algas como una solución a la deforestación submarina”, alertó Martina Sasso.

Entre las acciones de “Our Ocean”, se encuentra la de elaborar una red de Áreas Marinas Protegidas (AMP) gestionada con medidas de conservación bien definidas que aborden las presiones de las actividades oceánicas como el turismo, el transporte marítimo, la pesca y la acuicultura. Según la organización, las Áreas Marinas Protegidas son “un instrumento esencial para salvaguardar la biodiversidad y mantener los ecosistemas marinos”. Con respecto a esto, Santa Cruz y Parques Nacionales están cerca de crear el Parque Interjurisdiccional Marítimo Monte León.

 

Otro de los ejes de la convención estuvo vinculada a la economía azul. La misma fue catalogada como “una herramienta clave” para lograr el uso sostenible de los océanos y los recursos marinos, para el crecimiento de los sectores económicos que dependen del océano, como el turismo, el transporte marítimo, la pesca y la energía eólica marina. Vinculado con el desarrollo local en Santa Cruz, Por el Mar está elaborando un importante proyecto de cultivo de algas para generar un modelo productivo sostenible y respetuoso con el ambiente marino. De esta manera, se podrán utilizar las algas pero, de forma tal, que no genere impacto en la conservación del mar. 

Por otro lado, la promoción de la pesca sustentable fue un importante eje de acción en la convención. Desde “Our Ocean” expresaron que “es esencial incorporar políticas pesqueras sostenibles a través de métodos de pesca adecuados, vigilancia de prohibiciones y restricciones y otras soluciones integrales, para abordar eficazmente la sobrepesca que representa una amenaza directa a la biodiversidad marina”. 

 

El Cambio Climático, por su lado, también formó parte de las exposiciones en Grecia. El océano desempeña un papel clave como regulador del clima y puede servir como vehículo para una transición limpia. Según expertos, “el verdadero pulmón del planeta está en los océanos”. El ecosistema clave, en este caso, son los bosques de Kelp: macroalgas que pueden medir entre 2 y 30 metros de altura y logran capturar grandes cantidades de dióxido de carbono al tiempo que liberan oxígeno.     

La convención, también, incluyó el tópico de Seguridad Marina y contempla la piratería, el tráfico ilegal de bienes y personas, la pesca ilegal y otras actividades ilegales en el mar. Otro de los ejes en los que “Our Ocean” hizo mucho énfasis fue la contaminación marina, como la eutrofización, la basura marina y la contaminación química que se produce por actividades marítimas o terrestres, e imponen una amenaza importante a la salud de los océanos. “Un enfoque más holístico con esfuerzos conjuntos, es crucial para prevenir y controlar la contaminación antropogénica que termina en el océano”, aseguraron.