Mes de Halloween

Juego de la Copa: Vecinos de Río Gallegos cuentan su traumatizante historia

TiempoSur le brindará a sus lectores, durante todo el mes de octubre, información relacionada al mes de las brujas. 

Juego de la Copa en Río Gallegos.
Juego de la Copa en Río Gallegos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Un fenómeno paranormal es una experiencia que se encuentra al margen del campo de las experiencias normales explicables.

En este marco, TiempoSur se contactó, en el mes de Halloween, con varios vecinos que contaron sus historias tras haber jugado al reconocido juego de la copa.

Una noche del invierno del año 1995, un adolescente de 18 años jugó el famoso Juego de la Copa. Se hizo en el marco de una nevada histórica que dejó a la juventud con poco más que hacer que intentar invocar fantasmas. En aquel año, un adolescente –quien hoy ronda poco más de 40 años- jugó casi presionado por sus hermanas con el tablero utilizado para invocar espíritus, hecho que todavía recuerda hasta hoy.  El ciudadano de la capital accedió a contar la historia bajo el compromiso de no revelar su identidad, aunque permitió que sea identificado bajo la sigla R.

“Tenía cerca de 17 años cuando mis hermanas estaban por jugar a eso. No teníamos mucho más que hacer, porque los boliches estaban cerrados por la nevada del 95.  Cuando nos sentamos a jugar y a hacer las preguntas, la copa empezó moverse sola”, explicó en primer lugar R, explicando ante la inquisitoria de este medio que “ninguno de nosotros tenía el dedo apoyado sobre la copa”.

Sobre la supuesta invocación de espíritus o demonios, R., señaló que la copa empezó a responder a preguntas, de manera correcta, sobre temas muy personales que solamente sabía él. Finalmente, estresado por la situación tétrica que estaba viviendo, decidió agarrar la copa y arrojarla afuera, dando por terminada la sesión.

Esa noche, relató 26 años después, no logró conciliar el sueño y sentía una presencia en su habitación que le ahogaba la respiración.

Por otra parte, una vecina contó que, en su adolescencia y junto a sus amigas, querían jugar a este juego y lo hicieron en la terraza de una de sus casas.

Allí “invocaron” al diablo y lo que ocurrió luego, las dejó pensando hasta el día de hoy ya que ingresó un perro a la terraza- que quedaba a dos pisos del suelo- que no era de la vivienda y en un abrir y cerrar de ojos, desapareció.

TiempoSur también dialogó con un joven, que junto a una amiga, llevaron adelante un sábado a la noche de 2007 este juego en el predio abandonado de la Swift donde, en medio de la travesura se les explotó la copa.

A partir de allí, según cuenta el joven, “fue todo un caos” porque millones de cosas malas le pasaron. A los 3 días de la explosión de la copa recibió la noticia de que su padre había muerto en un incidente de tránsito, que uno de sus amigos estaba internado en coma y que la habían echado del trabajo.

¿Creer o no? Lo dejamos en el criterio de cada persona pero sí les recordamos que “El Juego de la Copa” es una versión argentinizada de la Ouija, el famoso tablero que se utiliza, según los creyentes, para invocar espíritus.  

COMENTÁ