Ocurrió en Río Gallegos

Los casos más resonantes de Santa Cruz: el femicidio de Romina Barría

A cinco años del brutal crimen de la joven este multimedio repasó todo lo que ocurrió desde el incendio de la vivienda hasta el juicio.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Por Ignacio Domínguez (Redacción TiempoSur)

El pasado 4 de octubre, pero del año 2016, no transcurría una mañana más en la ciudad de Río Gallegos, ya que se vio sacudida por uno de los femicidios más resonantes de la provincia de Santa Cruz.

El mismo se trató del brutal asesinato de la joven Romina Barría por su ex pareja en aquel momento.

 

El hecho

Durante el transcurso de la mañana del cuatro de octubre se había producido un importante incendio en la ciudad capital.

El mismo se protagonizó en una vivienda ubicada en las inmediaciones de las calles 1 y 10 del reconocido barrio San Benito.

En el lugar del siniestro fue solicitada la presenciad el personal de la división de Bomberos.

Cabe aclarar que el aviso a las autoridades fue realizado en aquel momento por los vecinos de la zona quienes indicaron que se había desatado un incendio.

Al arribar al sitio anteriormente mencionado, el personal bomberil constató la veracidad de los hechos.

Seguidamente a esto los bomberos procedieron a apaciguar las llamas que se estaban generando en el lugar.

Transcurridos varios minutos de arduo trabajo, las autoridades lograron controlar la situación en su totalidad.

Finalizada la labor los bomberos ingresaron a la vivienda para realizar las pericias de rigor correspondientes al caso para determinar la causa del incendio.

Sin embargo, el personal bomberil al llegar al sector del living encontró en un sillón un cuerpo sin vida.

Por esa razón, los bomberos solicitaron la presencia del personal de la División Comisaría Séptima.

A partir de ese momento los uniformados comenzaron una amplia investigación para identificar a la persona fallecida.

Ante esto, se dio intervención al Juzgado de Instrucción Número Dos a cargo de la doctora Valeria López Lestón quien se apersonó en el lugar del siniestro junto al jefe de la Unidad Regional Zona Sur, comisario Horacio Rodríguez, quienes fueron los encargados de coordinar toda la parte operativa de la investigación en aquel momento.

Mientras tanto en el sitio del percance los bomberos en conjunto con Criminalística llevaron a cabo las diligencias de rigor correspondientes.

Dicho procedimiento consistió en la inspección ocular, secuencia fotográfica y toma de huellas.

Posteriormente a esto los restos fueron trasladados hasta la morgue local donde horas más tarde confirmaron que era una mujer.

Por otra parte, los uniformados comenzaron a indagar a los vecinos para saber si alguno de ellos había visto o escuchado algo.

Según información que pudo recabar TiempoSur en aquel momento, las personas indicaron que antes del suceso habían visto un vehículo marca Fiat Palio de color blanco salir de la casa y que estaba a nombre de la propietaria de la casa.

Asimismo, la unidad automotriz era conducida por un sujeto de unos 35 años de edad oriundo de la provincia de Neuquén y que iba acompañado por una nena de dos años.

Allanamientos

A medida que iban pasando los minutos el personal de dicha dependencia mencionada anteriormente había solicitado órdenes de allanamientos para las viviendas de los familiares del sujeto en cuestión.

Es importante mencionar que los inmuebles se encontraban ubicados en las inmediaciones del mismo barrio.

Continuamente a esto la Justicia dispuso los operativos que fueron desarrollados en horas del mediodía de aquel día.

En los allanamientos tuvieron como finalidad buscar al prófugo y a la pequeña como otros indicios que pudieran aportar datos de lo sucedido.

Desafortunadamente las autoridades policíacas no encontraron ni al hombre, ni a la menor.

No obstante, los oficiales continuaron con la investigación mientras reiteraron el pedido de búsqueda y localización del rodado y sus ocupantes.

Cabe recordar que dicha solicitud fue extendida a todas las localidades de la provincia de Santa Cruz.

Estaban separados

Este medio pudo conocer en su momento que la pareja estaba separada desde hacía dos semanas, cuando el sujeto se retiró de la vivienda siniestrada sin llevar consigo ninguna pertenencia, como ser billetera y prendas de vestir.

Además, el hombre le había mandado mensajes a la mujer despidiéndose y diciéndole que se estaba muriendo.

Su padre, luego de hablar con la mujer radicó una denuncia por presunta desaparición ya que no sabía nada de él.

El personal policial comenzó las investigaciones y se presentó en el frigorífico en el que ambos trabajan y tras explicarle al propietario los motivos de su presencia, éste los dejó ingresar a inspeccionar el lugar el cual arrojó como resultado negativo.

Posteriormente se logró dar con el sujeto, 24 horas más tarde de radicada la denuncia, donde había sido trasladado hasta el Centro de Salud Mental, donde realizaron las pericias del caso y fue entregado a los familiares. 

No obstante, la joven no había presentado denuncias por hechos de violencia de género.

Detención

Cerca de las 16:30, el personal de un puesto policial que realizaba controles ubicado en cercanías de la localidad de Comandante Luis Piedra Buena, observó que el conductor de un Fiat había realizado una maniobra brusca.

Por esa razón, los uniformados comenzaron a seguirlo hasta una estación de servicios cercana.

Las autoridades policíacas divisaron que el individuo en cuestión se trataba del prófugo por lo que procedieron a la inminente aprehensión del mismo y a la contención de la pequeña.

 

Autopsia

En horas de la mañana del cinco de octubre de aquel año 2016 se dieron a conocer los resultados de la autopsia de la joven Romina Barría.

En ese momento este multimedio pudo conocer que la muchacha había recibido un total de 12 puñaladas.

Asimismo, se supo que una puñalada profunda en el cuello y otra en el corazón, donde la última le puso fin a la vida de Romina quien murió desangrada.

Seguidamente a esto el femicida incendió la vivienda para luego darse a la fuga con su hija de dos años.

 

Prisión preventiva

Durante el transcurso del 22 de octubre del 2016 tras cumplirse los diez días hábiles a la presentación de prisión preventiva para Jorge Marcelo Huenumil presunto asesino de Romina Barría, la letrada Valeria López Lestón dictó la misma por considerarlo responsable por el delito de “Homicidio Doblemente Agravado por el vínculo y por mediar Violencia de Género en concurso real con daño”.

 

Juicio

Tras dos años del crimen de Romina Barría el 8 de marzo de 2018 comenzó el juicio contra Jorge Marcel Huenumil.

El mismo se desarrolló en las instalaciones de la Cámara Oral en lo Criminal de la Primera Circunscripción de Río Gallegos.

El Tribunal en aquel momento fue presidido por el doctor Joaquín Cabral que estuvo acompañado por los vocales subrogantes doctoras María Alejandra Vila y María Candela García, mientras que el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal de Cámara, doctor Iván Saldivia, a cargo de la querella Víctor Robles.

El acusado fue representado por los doctores Omar Kairuz y Ricardo Aníbal Julián.

Testimonial de Huenumil

El imputado se sentó ante el Tribunal donde comenzó hablando sobre el inicio de su relación con Romina Barría y el momento de su separación.

Seguidamente a esto el acusado fue consultado para que brindara detalles sobre el día del hecho.

Este hombre contó que se vieron aquel día y que Romina le había dicho que iban a volver pero que todos se iban a poner en contra.

Esa noche estuvo con ella y le pidió que buscara un alquiler y que se verían allí a escondidas.

Luego se fue a la casa del padre y el domingo salió y encontró un alquiler. Huenumil le escribió a Romina para contarle pero ésta no le contestó. El  lunes se vieron en el trabajo y ella allí le pidió más tiempo. Horas después él se presenta en la casa y le dice que se iría a Villa La Angostura, además de pedirle pasar la tarde con la nena. Romina me dejó con la nena encerrado y se fue con la llave. Según aseguró ella no lo dejaba irse de Gallegos. Cuando regresa a la noche, mantienen una discusión, cuando la ve mandando mensajes y riéndose, “cuando ella deja el celular lo tomé y vi que se estaba mensajeando con el hombre y no sé qué más pasó”, manifestó. 

“Yo no fui señor”

En esos momentos, el Juez le preguntó directamente si él había matado a Romina Barría, y Huenumil contestó: “Yo no fui señor”, palabras que dejaron atónitos a todos los presentes y en especial a sus defensores, ya que éstos estaban pidiendo un juicio abreviado.

Seguida a la frase “yo no fui señor”, continuó diciendo “tenía mucha bronca, cuando me desperté esperé a que lo hiciera mi nena”.

El Presidente del Tribunal, volvió a preguntar si él había matado a Romina Barría, éste contestó: “Sí, señor”.

En esos momentos y al ver que el imputado no hablaba, le preguntó si quería parar unos minutos, y él contestó que sí, por lo que se pasó a un cuarto intermedio de 15 minutos.   

Al reanudarse el debate oral, el Dr. Cabral le solicitó que cuente específicamente lo que sucedió la noche del homicidio pero éste se negó a brindar detalles, solo contó que él se despertó y esperaba que lo hiciera su hija.

Al ser cuestionado por dónde sucedió el ataque, el imputado contó que fue en el comedor y que no recordaba qué elemento utilizó.

Posteriormente le preguntaron por el incendio que produjo en la casa para tapar el homicidio de Romina, a lo que Huenumil respondió no recordar nada, y que tomó conocimiento del mismo por la causa, y volvió a negar saber el siniestro.

A su vez le preguntaron qué hizo cuando despertó la nena y respondió que la cambió y la subió al auto, “me puse a manejar con la nena atrás, no recuerdo a dónde iba”, explicó y agregó: “Manejaba, no tenía rumbo, no pensaba en nada, sabía lo que había hecho pero no me quería escapar”. 

Acto seguido la defensa solicitó un cuarto intermedio de cinco minutos para poder hablar con su pupilo. Al regresar del mismo la defensa solicitó permiso para que su defendido realice una ampliación de su declaración, la cual fue otorgada. 

En esta oportunidad el que preguntó fue el defensor, quien le pidió que cuente lo que sabía del incendio, Huenumil dijo que cuando salió de la casa había quedado una vela aromática encendida y ésta podría haber tomado contacto con la pintura o el disolvente que había en el suelo de la casa.

Posteriormente, el Dr. Cabral le mostró los elementos que fueron secuestrados durante la instrucción de la causa y el imputado fue reconociendo las prendas de vestir que llevaba puestas el día del hecho

Ya para finalizar con el testimonio, el Presidente le preguntó si tenía algo más para decir y Huenumil dijo: “Pido disculpas, no quería que pase esto, no fue pensado ni planeado, lamento lo sucedido”, concluyó.

Pedido de juicio abreviado

Más adelante en el debate, se incorporaron pruebas a las que todas las partes aceptaron y la fiscalía pidió la palabra, la que le fue concedida y pidió que el debate sea un juicio abreviado ya que el imputado había confesado el crimen. Luego de deliberar el Tribunal anunció su negativa ya que la confesión fue parcial y no reconoció ser el autor del incendio.

Ante esta situación, el fiscal hizo un nuevo pedido, el cual requiere que los testimonios de los testigos presentes se incorporen por lectura, pedido que fue aceptado por la querella y la defensa.

A su vez se dio lectura a la incorporación de las pruebas que son las pericias realizadas por bomberos, el químico y de la médica forense que realizó la autopsia.

Una vez finalizada la lectura, el Tribunal solicita que las partes comiencen con los alegatos, pero la querella solicitó un cuarto intermedio para poder prepararse.

Alegatos

Al regresar del cuarto intermedio, el primero en dar sus alegatos fue el Dr. Víctor Robles, representante de la familia de Romina y el fiscal Saldivia quienes mantuvieron la acusación y solicitaron la pena de prisión perpetua para Huenumil.

En tanto la defensa del imputado alegó que su defendido actuó bajo emoción violenta.

 

Sentencia

El 15 de marzo del corriente año en horas de la mañana se llevó a cabo la sentencia por el crimen de Romina Barría.

El Tribunal presidido por el doctor Joaquín Cabral dictaminó prisión perpetua a Huenumil como autor material del hecho.

No obstante, el acusado no se presentó al establecimiento para escuchar la sentencia.

Así fue el cierre para uno de los crímenes más impactantes ocurridos en la ciudad capital de la provincia de Santa Cruz.

COMENTÁ