Municipio

El último que apague la luz

El último que apague la luz, parece que es la frase que más sirve para destacar la gestión de Roberto Giubetich en la Municipalidad. Solo el más PRO de sus secretarios sigue en la gestión, resistido y cuestionado por propios y extraños: Adriel Ramos es el único sobreviviente.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Por Pepe Sánchez.

Muchos se preguntan si esta ida del tándem que abandonó la gestión de Roberto Giubetich, lo hizo como consecuencia de lo ocurrido en Capital Federal durante la Honorable Convención Radical.

El problema con la Convención fue que Giubetich le habría prometido a Ernesto Sanz que los 8 correligionarios santacruceños votarían en conjunto, y votarían para apoyar la postura de continuar en Cambiemos.

Grande fue la sorpresa de Don Roberto cuando se dio cuenta que no iba a poder cumplir con su palabra empeñada. Según cuentan algunos la ira lo invadió, e inmediatamente exigió la renuncia. Esta versión es negada públicamente por todos los protagonistas, pero…

No fue una sorpresa la posición adoptada por la mayoría de los Convencionales, pero sí sorprendió el discurso del Intendente, quien nos dejó a todos con la boca abierta, si usted no lo escuchó, le traigo algunos pasajes del discurso.

Entre otras cosas, don Roberto manifestó: "Nosotros que pertenecemos a este partido centenario con nuestros socios y miembros de la coalición, debemos reforzarla porque tenemos que ser la muralla de contención para ese populismo que daña tanto a la sociedad y como ejemplo tenemos Venezuela”.

Lo que más sorprende de esta postura es que una semana antes en Río Gallegos, el radicalismo santacruceño pidió no utilizar la marca Cambiemos en las boletas, porque nadie quiere llevar a Macri en las mismas, pero tampoco se animan a romper con esta alianza. Pero otras de las frases que sorprendió fue cuando ya envalentonado mencionó: “El kilómetro cero del kirchnerismo, el kilómetro cero del populismo y de la demagogia y lo venimos combatiendo desde que volvimos a la democracia”.

Si hay algo que caracterizó a Roberto Giubetich es su gran vínculo con el oficialismo en Santa Cruz, y los que más lo conocen hicieron una mueca, y sonrieron, porque siempre se dijo del Intendente que era el más peronista de todos los radicales.

No son pocos los que ven cotidianamente el buen trato personal y casi familiar que tiene Don Roberto con los máximos dirigentes del peronismo. Sin ir más lejos no hace muchos días atrás se lo vio en animadas charla con el precandidato a presidente Alberto Fernández, y la verdad, no se notaba su incomodidad por participar de un acto populista, y para ser el líder de los que resisten con aguante, se siente muy cómodo.

Haciendo honor a la verdad no es el único dirigente que tiene un discurso con código 02966 y otro discurso con el 011. En el oficialismo hacen gaje de ese oficio.

Veremos si el Intendente convoca nuevos jugadores, situación difícil, ya que está muy claro que Giubetich no intentará repetir el cargo de Intendente y tratará de quedarse con una banca en la Cámara de Diputados de la Nación, donde tendrá que vérselas con el candidato de Eduardo Costa, el interventor de YCRT, Omar Zeidán.

 


COMENTARIOS