Juicio

Caso Maillo: El cuchillo está escondido detrás de la heladera

Lo confesó Susana Reina, al sentarse frente al Tribunal Oral, presidido por el Dr. Joaquín Cabral. Además, manifestó que desde hacía un tiempo era víctima de violencia psicológica y física. Sus hijos, José y Luis, también se sentaron frente al Tribunal. Hoy continúa el juicio con la inspección en la casa.  

El juicio inició ayer en la Escuela de Policía. (Foto: L.F.)
El juicio inició ayer en la Escuela de Policía. (Foto: L.F.)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Pasados unos minutos de las 09:00 de ayer, se dio inicio al debate oral y público que tiene cuatro imputados por el homicidio de Vicente Maíllo, hecho ocurrido el 16 de noviembre del año 2017.

El Tribunal estuvo presidido por el Dr. Joaquín Cabral, y sus vocales, Dr. Jorge Yance y el Dr. Carlos Arenillas, y la secretaria a cargo de la Dra. María Alejandra Vila.

En un primer momento, el Dr. Cabral leyó la carátula de la causa que es Etcheberne Cristian Javier, coautor de homicidio agravado por haber sido consumado con alevosía, a través de una promesa remuneratoria y con el concurso premeditado de dos o más personas y Reina Claudia Susana, Maíllo José Maximiliano y Maíllo Luis Gabriel, coautores de homicidio agravado por el vínculo, consumado con alevosía a través de una promesa remuneratoria y con el concurso premeditado de dos o más personas.   

Más adelante dio a conocer las partes de la audiencia, el Fiscal de Cámara, Dr. Iván Saldivia, como parte querellante se encuentran Petra Maíllo y Ana Gloria Maíllo, con sus respectivos representantes, la Dra. Érica Schupbach y Santiago Pinto.

Está la defensa de los imputados José Maximiliano Maíllo, Luis Gabriel Maíllo, Susana Reina y Cristian Etcheberne, cada uno de ellos con sus respectivos defensores, los hermanos Maíllo y Reina son representados por los Dres. Sabrina Mansilla y Carlos Telleldín, mientras que Etcheberne es representado por el Dr. Víctor Robles.

Luego el Presidente del Tribunal saludó a todas las mujeres y profesionales que se encontraban en la audiencia por el Día Internacional de la Mujer, para después darle la palabra a la Secretaria, para que dijera si todos los testigos fueron notificados y si había elementos para exhibir durante el debate.

Más adelante se solicitó que cada uno de los imputados se presentara debidamente y posteriormente se les preguntó si comparecía y a excepción de Etcheberne, los restantes tres manifestaron que sí.

Nuevamente tuvo la palabra la Secretaria, quien hizo lectura del pedido de elevación a juicio. 

Una vez finalizada la lectura, el Fiscal de Cámara brindó una lista de testigos de los cuales desistía que se presentaran, a lo que la querella se adhirió y la defensora de la familia objetó algunos y estuvo de acuerdo con otros, como así también solicitó que se solicite a la AFIP un informe para saber el estado de cuenta de Susana Reina y de Vicente Maíllo.

Ya mediando la media mañana, el Presidente les consultó a los imputados si prestarían declaración, a lo que los hermanos Maíllo y su madre, manifestaron que sí, mientras que el cuarto imputado manifestó que no y se pasó a un cuarto intermedio, para que la defensa hablara con el imputado.

 

Susana Reina

Al regreso del cuarto intermedio, se sentó frente al Tribunal Susana Reina, mientras que los restantes imputados fueron desalojados de la sala, para que ella diera su testimonio.

Reina comenzó contando cuándo conoció a Vicente Maíllo, en el año 1992, cuándo comenzaron a salir; luego ella se fue, y al regresar en el año ‘94, su hijo José tenía 10 años y Luis cinco meses, enotonces se reencontraron mientras ella trabajaba. Con el tiempo se fueron a vivir a juntos y le pidió que dejara la noche. Para ese entonces alquilan una casa y había veces que no iba a dormir ya que se quedaba a cuidar a su madre.

Cuando el hermano de Reina enferma, se mudan a una casa que compraron en el Pasaje Molina y ayudaba a su mamá a cuidar a su hermano, quien tenía una hija. Luego la hija queda con nosotros, la queríamos como una hija, hasta que llegó la madre y se la llevó. La sobrina no se llevaba bien con el padrastro, e iba y venía con nosotros.

En esa oportunidad fue la primera vez que nos fuimos de vacaciones, y cuando regresamos, al poco tiempo la madre de Vicente murió y a los meses abre el local Doña Ana y al tiempo se mudan al departamento arriba del local comercial. 

En otra parte de su testimonio, Reina asegura que Vicente le quitó todas las amistades y explicó que muy a su pesar a veces comían con las hermanas de él.

Además, Reina contó que en un momento se enfermó, según manifestó el dolor era tan grande que estaba todo el tiempo acostada y no podían saber qué era lo que tenía, por lo que empezó un año y medio de tratamiento, hasta que el doctor que me trataba me mandó a Buenos Aires y allí descubren que sufría de un tumor inflamatorio en el ojo. 

Luego explicó que con la enfermedad se comenzó a desgastar la relación, él se cansó y yo me tuve que quedar allá por un tiempo porque comencé a realizar un tratamiento de radioterapia y cuando volvió notó que Vicente estaba cambiado, y aseguró que la enfermedad larga, desgastó la relación.

Por otra parte, comentó que los jueves Maíllo iba a jugar y cuando volvía se veía que tenía manchas de labial y una vez llegó con un pelo enredado en la cadena de oro que usaba.    

Una vez José, quien trabajaba en el otro negocio, le contó que su papá tenía whisky, por lo que fue una tarde al negocio y encontró que además de tener la bebida, había en un cajón profilácticos y gel y arriba había un colchón, lo que provocó que ella le pidiera el divorcio, pero Vicente no se lo habría dado, y la habría amenazado con que iba a aparecer tirada.

A su vez explicó que su sobrina ya se encontraba en Río Gallegos y trabajaba con ella en la peluquería, ella comentó que notó que pasaba algo y que le ocultaban algo. Le preguntó a José si él sabía algo y éste le dijo que lo hablara con su madre, y ella fue quien le contó que la sobrina salía con Maillo y que José se dio cuenta porque la prima le decía que Vicente la acosaba.

Reina enfrentó a Vicente y éste le dijo que solo le había ofrecido dinero para hacerse las mamas y aclaró que esto no fue solamente culpa de Vicente, sino de ambas partes.

La ex mujer de Maíllo aseguró que se deprimió, lloraba todo el día y dormía, hasta que él llegó con un regalo, que fue la vivienda de calle Magallanes al 100. “Siempre fue así”, manifestó y siguió diciendo: “Me enteré que salían hace un año y medio, le pedí a Vicente que se fuera y se enojó y fue la primera vez que me pegó”. Reina se cambió de habitación y remarcó que solo quería separarse de Maíllo y explicó que nunca lo denunció porque tenía muchos conocidos y no tendría respuesta de nada. Y aclaró que solo dormía con él cuando llegaba Luis de Buenos Aires para que él no sospechara nada.

En otro momento de la indagatoria, la mujer comentó que a veces Vicente llegaba borracho y le golpeaba la puerta de la habitación y la amenazaba hasta tener relaciones con ella. Según explicó las peleas eran cada vez más violentas.

 

Los últimos días   

Más adelante contó que un determinado día la llamó su hijo Luis diciéndole que tenía una deuda con un amigo, por lo que ella viajó porque Luis quería suicidarse.

“Le pedí a Vicente que fuera y lo hizo de mala gana, pero que quería que nos viera juntos y que estábamos bien”, aseguró y siguió diciendo: “Le dije a Luis que le pagaría la deuda pero que debía viajar con Cristian (Etcheberne) para que yo le pagara”.

El 15 de noviembre llegaron, y le dijo a Luis que en la noche le pagaba a Cristian, por lo que acordaron encontrarse a una hora determinada en la puerta de la casa.

Ellos estaban en la casa de la abuela, de donde ella luego fue a la casa y allí vio a un hombre barriendo la calle, hecho que le pareció sospechoso y volvió a la casa de la madre y le cuenta lo sucedido. Ante esta situación Luis fue a verificar lo que sucedía y cuando regresaba se cruzó con Etcheberne, quien lo increpó y le pidió disculpas y explicó la situación, por lo que luego se encontraron en la casa.

Allí Reina le pagó la deuda a Etchenberne, quien una vez que tuvo el dinero se retiró.

Reina explicó que cuando se fue Cristian, Vicente se despertó y le preguntó con quien hablaba, y allí le dijo que, con nadie, pero no le creyó y comenzó a insultarla, hasta que le habría pegado una patada dejándola tirada en el piso y se encerró en su habitación. “Escuchaba voces en mi cabeza, la situación no daba para más”, aseguró y siguió: “No sé en qué momento fui a la cocina y tomé un cuchillo y fui a la habitación, él estaba sentado en la cama, y lo apuñalé dos veces”. “Se reincorporó y luego se desplomó, y yo lo seguí apuñalando en el piso”, dijo entre lágrimas y contó que fue a la habitación de Luis y pensaba que sus hijos la iban a odiar porque les mató el padre. Luego lavó el cuchillo y lo escondió, para luego cambiarse de ropa y como estuvo Cristian, aprovechó esa situación para decir que la habían asaltado, para que fuera creíble, la mujer tiró las cosas que había en los cajones y se habría atado como pudo.

En horas de la mañana, llegó Luis y cuando entró la encontró y ella le habría dicho que los habían asaltado. “A la única que le conté lo que pasó fue a mi madre y por eso ella se culpó, para que yo quedara libre”, manifestó.

Por otra parte, la mujer contó que hay noches que ve a Vicente entrar en la celda, como si fuera a visitarla, pero está enojado. “Nunca tuve intenciones de matarlo, no sé porque lo hice”, concluyó.  

El Dr. Cabral le preguntó si respondería preguntas y ella manifestó que no, solo respondió una, la de su defensor, quien le preguntó dónde escondió el cuchillo. Está detrás de la heladera, fue su respuesta. 

 

Testimonio de los hijos

Posteriormente se pasó a un cuarto intermedio de 15 minutos y al regresar el primero en testificar fue José, quien contó cómo fueron los dos días previos a la muerte de su padre. Además aclaró varias versiones que trascendieron a lo largo de la investigación, como ser que apostaba fuertes sumas de dinero en el póker. A su vez aseguró que desde hace años se distanció de la familia, ya que las peleas eran reiteradas y más violentas, por lo que no quería estar en esas condiciones. También explicó que la relación con su padre era excelente, y dijo que nunca le robó dinero y aseguró que siempre lo ayudó.

Más adelante en su testimonio explicó que nunca conoció a Etcheberne. “Mi vínculo con mi mamá era bueno, me fui alejando por los reproches y peleas entre ellos”, manifestó y concluyó: “He tratado de abrazar a mi madre, pero me cuesta abrazarla, hablo poco con ella”, finalizó. 

Posteriormente le tocó el turno a Luis, quien, también contó los días previos y cómo fue que se endeudó, y aseguró que fueron días duros después de ver a su papá muerto en la habitación.

También dijo que llevó a Etcheberne a la agencia turística para que comprara el pasaje de regreso, ya que su madre le pagaría la deuda esa noche.

Para finalizar, Luis confesó que al día de hoy le dijo a su madre que la perdonaba, pero me cuesta abrazarla.

Luego aclaró que él no se metía en la relación de sus padres, ya que una vez le quiso decir algo a Vicente y éste le contestó que no se metiera.

Cabe destacar que, en la jornada de hoy, el Tribunal Oral realizará la inspección ocular en la casa de Maíllo y se buscará el cuchillo con el cual mataron a Vicente Maíllo. 

 

Susana Claudia Reina, ex esposa de Vicente Maíllo. (Foto: L.F.)

 

José Maximiliano Maíllo, hijo mayor de Vicente Maíllo. (Foto: L.F.)

 

Luis Gabriel Maíllo, hijo menor de Vicente Maíllo. (Foto: L.F.)

 

 

Cristian Javier Etcheberne, imputado por homicidio agravado. (Foto: L.F.)

 

Frente al Tribunal Reina confesó cómo mató a su ex esposo. (Foto: L.F.)

 

José Maíllo contó su verdad ante el Tribunal. (Foto: L.F.)

 

Luis Maíllo, también se sentó ante el Tribunal. (Foto: L.F.)

COMENTÁ