Quinta División

El Patrono del bien

Don Bosco es uno de los que está peleando arriba en el torneo de Quinta División que organiza la AIFB. Hasta el parate, el Patrono estaba segundo, a un par de puntos del líder, Junín. El equipo naranja, en base a los buenos resultados, se convirtió tempranamente en unos de los favoritos para luchar por el título. Respecto a la campaña del equipo, quien habló con TiempoSur fue uno de sus entrenadores, Juan Favergiotti. “Es tan parejo que en cualquier momento podemos quedar primeros o bajar hasta el quinto lugar”, dijo.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Cuando se paró el fútbol, por el Coronavirus, los equipos que participan del torneo de Quinta División que organiza la Asociación Independiente de los Barrios habían terminado recién de jugar la novena fecha. Al menos la mayoría. Es que un par de encuentros fueron alcanzados por la cuarentena. Tanto Junín vs. Palermo y Los Halcones vs. O’Higgins, quedaron para cuando se reanude el certamen. Porque, según lo anunciara el presidente de la AIFB, Sergio Valdez, la idea de los dirigentes es terminar la temporada en la cancha. Cuando fuera que esto sea posible.

Vale la pena recordar que en Quinta, el torneo se está jugando bajo el sistema de todos contra todos a una ronda. Después, los ocho mejores equipos de la fase regular tendrán la posibilidad de pelear por el título. Lo harán con enfrentamientos mano a mano tipo playoffs.

Don Bosco es uno de los equipos que, hasta la interrupción del torneo, venía peleando el campeonato entre los de arriba.

El Patrono tiene en el banco a Juan Favergiotti y Rafael Andrada. Ambos responsables de la muy buena campaña hasta acá del equipo naranja. El primero de éstos habló en forma exclusiva con TiempoSur. La charla giró en torno al fútbol. Como no podía ser de otra manera. No sólo del de su equipo, sino también del ajeno. En tiempos, éstos, en los que al menos, la pelota sigue rodando en las palabras, los recuerdos y los deseos.

-¿Cómo venía siendo la temporada para ustedes hasta que se paró el fútbol?

La Quinta es, me parece, la categoría más pareja que tiene la Liga de los Barrios. De los doce equipos, hay diez que están casi al mismo nivel. Quizás con un gol o dos de diferencia para cualquiera. Nosotros arrancamos muy bien, con una seguidilla de resultados positivos. Después tuvimos un par de tropiezos, por así decirlo. Partidos en que dejamos escapar algunos puntos. Hoy, estamos segundo pero el torneo es tan parejo que en cualquier momento podemos quedar primero o bajar hasta el quinto lugar. Tuvimos algunas lesiones que nos complicaron un poco. La Sexta nuestra es muy fuerte, y eso nos permitió reemplazar a los ausentes sin que el equipo se resintiera tanto en su producción. La posibilidad de subir a los chicos de la categoría de abajo nos alarga el plantel, lo que también termina siendo beneficioso.

 

-Analizando el juego, ¿cuál es la mayor virtud que le ves al equipo?

Intentamos ser un equipo lo menos vertical posible. Procuramos tener la pelota en nuestro poder y jugar a partir de la posesión de la misma. En ese sentido, tomarnos el tiempo necesario como para llegar al arco contrario. La idea con esto, también, es tener al equipo siempre bien parado, no dándole la posibilidad a los rivales que nos hagan daño a partir de una recuperación y un contragolpe.

 

-Pensando en cuando se pueda volver a jugar, ¿en qué aspecto creés que tienen que trabajar más para mejorar?

En la definición. Hubo partidos en los que no logramos marcar a tiempo y eso nos terminó complicando. Nos dieron vuelta algunos resultados y perdimos puntos que ahora nos hubiesen permitido tener otro presente en el certamen.

-¿Ese aspecto se mejora con trabajo o es una cuestión de maduración de los chicos?

Es un poco de las dos cosas. Sabemos que los chicos están en una etapa de crecimiento y que eso muchas veces los lleva a apurarse a la hora de definir. También que no manejan tanto el tema de la ansiedad. El aspecto mental es otra de las causas relacionadas con el apuro para concretar las situaciones. Muchas veces no les están saliendo las cosas y eso los complica porque por intentar ir un paso más allá vuelven a caer en los mismos errores de antes. Sin dudas, el factor edad tiene mucho que ver en todo esto.

 

-¿Cuál fue el partido más difícil que les tocó jugar esta temporada?

Creo que fue el empate 4 a 4 contra Deportivo Palermo. Nos tocó enfrentar a un histórico de la categoría y eso hizo que nosotros entremos con una predisposición diferente a jugar ese partido. Lo teníamos prácticamente ganado y en la última jugada ellos consiguieron empatarnos. Antes de esa igualdad, nos habíamos perdido algunas situaciones antes para liquidar el encuentro. Dejamos pasar una victoria que para nosotros hubiese sido muy importante. No sólo desde lo numérico sino también en lo emocional. Otros partidos fueron casi tan complicados como éste. Contra Belgrano o Martín Güemes por ejemplo. Más que nada por lo que te decía antes, que la categoría es muy pareja y que hay muchos equipos en gran nivel.

 

-¿Y ese en dónde estuvieron cerca del ideal de juego? 

Con Belgrano. Porque es un equipo muy fuerte y competitivo también y lo cierto es que no pasamos mayores sobresaltos. En ese partido los chicos manejaron muy bien los tiempos. Me parece que a esta edad es importante saber cerrar los juegos. Para eso, hay que controlar la ansiedad y entender los momentos. En ese partido pudimos hacer todo eso y lo resolvimos sin tener mayores problemas.

 

-¿Qué otro equipo de los que está participando en el torneo te gustó?

Junín es un equipo muy fuerte. Lo que tiene es una enorme capacidad para consolidar los resultados. Ellos defienden muy bien, tienen pocos goles en contra. Esa solidez defensiva que mostraron tener hasta acá, en una categoría tan pareja, hizo que pudieran marcar aunque sea una diferencia con el resto. 

 

-En lo individual, ¿cuál fue el jugador que más te llamó la atención?

Nosotros al cuarto o quinto partido perdimos a Valentín Biglione. Él se fue a estudiar. Era un chico que nos daba mucho al equipo. Podía jugar en cualquier lado de la cancha. En poco tiempo logró convertirse en el capitán del equipo. Tenía también muy buena lectura del juego y sabía acomodarse en el campo, sobre todo en situaciones en las que, por ejemplo, nos quedábamos en inferioridad numérica por una expulsión o lesión. Es un jugador de otra categoría. Los mismos compañeros lo notaron enseguida. Lamentablemente se fue y lo perdimos. Se consolidó tan rápido que hasta tuvo minutos en Primera.

 

-La AIFB tiene intenciones de terminar los torneos. ¿Creés que cuando se pueda hacer van a necesitar de un tiempo antes como para volver a tomar ritmo?

Sí, yo creo que por lo menos un par de semanas vamos a necesitar. Sin ser profesionales, los cuerpos lo van a necesitar. No sólo para volver a ponerse en forma sino también pensando en evitar lesiones. En cuanto a la continuidad de los torneos, estoy de acuerdo con que se tienen que terminar y que es en la cancha en dónde hay que dirimir el tema de los títulos. Sin importar cuándo sea que pase. De última, sobre el que habrá que trabajar y modificar será sobre el siguiente.

 

-El hecho de que venían bien, en cuanto al juego y a los resultados, y que la cuarentena se está haciendo bastante larga, ¿puede esto perjudicarlos para encarar la parte final del certamen?

No creo que nos modifique mucho. Como te dije antes, es una categoría por demás pareja y creo que esto que está pasando va a impactar en todos por igual.

 

-¿Cuál es el sueño que te gustaría cumplir en este final de temporada?

Sería coronar todo con la conquista del campeonato. Esto tanto en Quinta como en Sexta que son las dos categorías en las que estamos peleando bien arriba.

 

LA CAMPAÑA

Primera Fecha

Don Bosco 8 – Los Halcones 1

Segunda Fecha

O’Higgins 0 – Don Bosco 8

Tercera Fecha

Don Bosco 3 – Atl. Belgrano 1

Cuarta Fecha

Dep. Palermo 4 – Don Bosco 4

Quinta Fecha

Don Bosco 2 – New Sporting 3

Sexta Fecha

Espartanos 1 – Don Bosco 5

Séptima Fecha

Car Mar 2 – Don Bosco 2

Octava Fecha

Don Bosco 1 – Martín Güemes 1

Novena Fecha

Olimpia 2 – Don Bosco 4