Con tercera ola

Aniversario de Río Gallegos: De qué depende su realización según dos médicos

Dos profesionales de la salud coincidieron en que los controles de ingreso a la provincia deben continuar. Si el Paseo Aniversario fuera en el actual contexto se podría realizar.

Paseo Aniversario de 2019.
Paseo Aniversario de 2019.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Oficialmente no trascendió si el Municipio de Río Gallegos ya prepara la Fiesta Aniversario de la ciudad, que el año pasado se suspendió por la pandemia, con un alto incremento de casos durante diciembre en Santa Cruz y más que nada en Río Gallegos.

"Queremos que se realice la Fiesta Aniversario de Río Gallegos", dijo a TiempoSur el diputado por el Pueblo, Eloy Echazú, quien integra el sector político del intendente Pablo Grasso.

Pero resta poco más de tres meses para los festejos que incluye feria de artesanos, recitales y actividades culturales, aunque muchas se realizan al aire libre.

"Es muy difícil de predecir desde acá a diciembre. En principio, hoy estamos en una situación bastante tranquila de casos bastante bajos, aunque existe la posibilidad de que haya asintomáticos dando vuelta en la ciudad", dijo el Dr. Alejandro Avakian, especialista en Clínica Médica.

Aunque por ahora -resaltó- no hay circulación comunitaria de la variante Delta, el factor preponderante de la tercera ola en Argentina, gracias "a el buen control permanente que hay en los ingresos a la provincia".

La "buena noticia" es la cantidad de vacunados y el avance en aplicación de dosis.

"La vacunación ha generado efectos fundamentales: uno es disminuir la cantidad de contagios, que no es del 100%, pero claramente hay una caída importante de posibilidades al a estar vacunados", expuso.

El segundo efecto -explicó- es que el vacunado "raramente evoluciona la enfermedad de forma grave".

"La mortalidad -según un artículo de medicina que leí- es 17 veces mayor en un no vacunado que en un vacunado, y eso es una diferencia altísima", marcó.

Entonces -expuso- llegan más vacunas a medida que transcurren los meses, hay más aplicaciones de dosis para completar el esquema, sobre todo de Sputnik V y AstraZeneca, sumado a que "hay gente que optó por la combinación de vacunas" (como Sputnik-Moderna).  

"Hay un porcentaje alto de vacunados y eso explica la traza de contagio y el número de casos, pero esto es sin la cepa Delta", aclaró.

Es decir, que hasta el mes de diciembre "todo puede pasar, sobre todo si los controles se relajan y porque hay una fuerte circulación de personas ahora que está cerca la primavera, tanto de manera vehicular como aérea". Por lo tanto, es posible que "en algún momento, porque es cuestión de tiempo, que (la variante Delta) la tengamos y el panorama sea distinto".

Si esto sucede -analizó Avakian- habrá que ver si las restricciones son más serias pero además "la carga viral".

"Restan meses y todo puede cambiar. Si fuera hoy, uno podría arriesgarse a hacer una actividad como el Paseo y la fiesta, pero no podemos proyectar más allá de los 10 o 15 días", sostuvo.

Se va liberando

Es notable la cantidad de actividades que "se van liberando", apuntó el Dr. Horacio Córdoba, médico Pediatra y referente del Colegio Médico.

"Hay que ver si entra la variante Delta y de eso dependerá todo lo que tengamos como meta, que son a mediano plazo, porque si no entra la variante, permitirá tener una cierta libertad para la fiesta, que en parte se realiza al aire libre, aunque también se realizan algunas actividades en espacios cerrados", marcó.

 

TS: Si llega la variante Delta también hay que esperar cómo se comporta el virus en la población y qué porcentaje está vacunado.

Si miramos como estábamos hace un año, hoy podemos decir que en una escala del 1 al 10, estamos en un 7. Hay mucha gente vacunada pero mucha gente también que tuvo COVID, y algunos lo tuvieron dos veces. Se asumió una responsabilidad, porque el uso del barbijo es algo habitual a pesar de que algunos se creen inmortales. Diría que estamos mucho mejor pero que debemos seguir vacunando porque disminuye el riesgo. Un ejemplo: en la escuela, no es lo mismo que se ventile y abra la ventana para un chico aquí con tres grados bajo cero, que en Córdoba con 22 grados. A nosotros nos pega más el frío y las consecuencias se han visto porque hay muchos chicos con cuadros de congestión.

En líneas generales estamos mucho mejor, y lo muestra la estadística, y mejor el riesgo de internación porque el Hospital está más tranquilo.

Pero hoy estás bien y en 10 días te relajas y estamos en el horno. Hay que seguir controlando a los que ingresen a la provincia. Los controles deben mantenerse.

COMENTÁ