Viral

Así es la casa de Catherine Fulop y Ova Sabatini: gimnasio súper equipado y amplio parque arbolado

La actriz reformó a su gusto la mansión ubicada en un exclusivo barrio cerrado de la zona norte de Buenos Aires con el foco en el gimnasio, el aire libre y un increíble baño privado.

Catherine Fulop.
Catherine Fulop.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Dicen que la casa en donde uno vive habla mucho de la persona que la habita. No hay dudas que el hogar en el que reside Catherine Fulop con Ova Sabatini y su hija menor, Tiziana, es un fiel ejemplo: la increíble propiedad ubicada en la localidad bonaerense de Pilar tiene como centro focal un gimnasio totalmente equipado para poder realizar una rutina de entrenamiento más que completa.

Este espacio fue especialmente diseñado por la pareja que está por cumplir treinta años de matrimonio reacondicionando el antiguo garaje de la mansión. Ambos, fanáticos de la vida sana y el ejercicio, compraron máquinas para hacer musculación, mancuernas, kettlebells y bicicleta fija… todo lo indispensable para una buena rutina de tren superior y piernas. Además, colocaron una televisión para acompañar con sus programas favoritos estos momentos de pareja.

Los espacios al aire libre son otro de los grandes atractivos: un parque inmenso con árboles y vegetación invita a pasar una buena tarde de verano en torno a la pileta… pero también calentarse un poco con el sol del invierno en el deck de madera. También hay una galería cubierta con sillones y una mesa ratona de madera para pasar gratos momentos en familia.

Volviendo al interior, la cocina ostenta un moderno diseño con una isla de cerámica en color negro como principal protagonista y alacenas empotradas en blanco. La mayor parte de la propiedad cuenta con pisos de madera plastificados. En el sector del living hay paredes de piedra que se llevan todas las miradas. Casi todo el mobiliario elegido es de tonalidades claras.

La habitación de la pareja sigue con esa sintonía blanca y crema… pero la última novedad es una bomba. La actriz refaccionó su baño privado a tal modo que no tiene nada que envidiarle al de un hotel. Con un estilo más minimalista, tiene dos bachas, iluminación led, espejos circulares y artefactos blancos. Un espacio ideal para que Catherine se maquille antes de un evento o se relaje luego de una jornada laboral complicada.

COMENTÁ