Fútbol

Era ídolo en su club, sufrió una lesión y lleva 40 años en coma por mala praxis

La increíble historia de un defensor de fútbol que se encuentra en coma desde 1982. Desde entonces, es asistido por su esposa.

Era ídolo en su club, sufrió una lesión y lleva 40 años en coma por mala praxis
Era ídolo en su club, sufrió una lesión y lleva 40 años en coma por mala praxis
COMPARTÍ ESTA NOTA

El mundo del fútbol cuenta con una trágica historia, que involucra a Jean-Pierre Adams, quien era un reconocido defensor del Paris Saint Germain en la década del 70. Lleva 39 años en coma, y su esposa  tiene la esperanza de que pueda despertarse.

Nació 1948 en Dakar (Senegal), pero cuando tenía 10 años se mudó a Francia y pudo cumplir su sueño de convertirse en jugador de fútbol. Inició su carrera en el Nimes, luego jugó en el OGC Nice, y cuando cumplió 29 años fue fichado por el PSG.

Era un momento espectacular para la “Roca Negra”, su apodo, ya que también llegó a disputar 22 partidos con la selección de Francia. Entre 1972 y 1976 formó pareja en el centro de la zaga de Les Bleus con el legendario Marius Tresor.

El 7 de marzo de 1982, cuando tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en el Hospital Édouard Herriot en Lyon por una rotura de ligamentos en la rodilla.

Produjo de una negligencia médica con la anestesia durante una operación de rodilla lo dejó en estado vegetativo. Su cuerpo no reaccionó bien a las dosis de anestesia inyectadas, sufrió un broncoespasmo, y su cerebro quedó privado de oxígeno.

Adams tiene 73 años y está por cumplir cuatro décadas en esta condición. En la década del 90 el tribunal le dio una sentencia al anestesista y el aprendiz de un mes de suspensión y una fuerte multa.

La ayuda de Bernadette, su esposa

Su esposa, Bernadette Adams, sigue junto a él atendiendo sus necesidades y no pierde la esperanza de que un día su marido pueda despertarse. Según informa The Sun, Jean-Pierre es incapaz de comunicarse, pero aún puede respirar, comer y toser sin la ayuda de equipos médicos. Se encuentra en su casa cerca de Nimes.

“La gente en Facebook dice que debería estar desenchufado… ¡Pero no está enchufado! No tengo el valor de dejar de darle agua y comida. Tiene una rutina normal. Se despierta a las 7, come… Puede estar en estado vegetativo, pero puede oír y sentarse en una silla de ruedas”, reveló Bernadette al periódico inglés. La mujer se niega a recurrir a la eutanasia y quiere seguir apoyando a su esposo.

COMENTÁ