Segunda ola en Río Gallegos

El pico de casos y la misma variable del año pasado que atenta contra la caída de casos

La secretaria de Salud del Municipio, Dra. Marcela González, enfatizó que el éxito de las medidas adoptadas en la capital provincial dependerá del cumplimiento de la gente.

Dra. Marcela González
Dra. Marcela González
COMPARTÍ ESTA NOTA

El Ministerio de Salud adoptó nuevas medidas restrictivas para la capital santacruceña para evitar mayores contagios, teniendo en cuenta la detección de dos nuevas variantes de COVID-19 en Río Gallegos.

Pero el éxito de estas medidas está atado, indefectiblemente, a su cumplimiento.

Así lo señalo la secretaria de Salud municipal, Dra. Marcela González.

La médica marcó que las reuniones sociales continúan siendo la variable que impide la baja de contagios, tal cual sucedió el año pasado, cuando el brote inició el 14 de julio, de acuerdo a la cartera provincial de salud.   

 

-TS: No se puede circular de 01:00 a 07:00, medida que ya existía, pero ahora se incluyó a peatones como taxis y remisses.

Dra. González: El gran dilema es hasta dónde se restringe, es el gran dilema de la gente que debe tomar estas decisiones. Si la gente respeta estas restricciones, es muy probable que bajen los casos ya que estas decisiones se han tomado en aras de la disminución de la circulación y por las reuniones sociales.

Se necesita un sistema de control y estos no siempre son tan eficientes. Uno le dice a la gente que no salga, pero hay que controlar y ponerse al hombro la resistencia de la gente... Y también está el tema de los taxistas y remiseros que no creo que estén contentos.

 

-Varios médicos y especialistas señalaron que no son rigurosos los controles.

En mi caso cada vez que salí, vi controles. Pero es hasta un poco utópico cómo uno puede controlar porque esto a veces excede lo que puede hacer el Estado. Por eso, ¿con qué cuenta estas medidas? Con la obediencia de la población, porque sino no hay manera.

 

-Allí volvemos a hablar algo que repiten constantemente todos: Que depende de la responsabilidad individual.

Sí. Es fácil decirlo pero difícil sostenerlo porque la gente está muy cansada. Si lo digo desde una posición en la que yo estoy decidiendo que debe cumplirse, es muy difícil.

 

-Más allá de la distancia social, uso barbijo y protocolos, si uno recorre la ciudad no pareciera que existiera una pandemia debido a la gran circulación que hay.

Sucede que la gente sale, hace sus trámites y sale a comprar. No vi que la gente no usara barbijos, quizás sí algunos jóvenes que estaban sin barbijos, pero no es lo más común. El problema sigue siendo por las reuniones sociales.

 

-¿Cree que si se restringía aún más la circulación, por ejemplo a las 22:00, habría mucho menos margen para las reuniones sociales?

Sí, puede ser, pero a medida que vaya cambiando el aspecto epidemiológico van a ir ajustando. Esto es prueba y error.

 

- El pico de casos podría ser en junio, según lo señaló usted en una de las reuniones del COE.

Sí, dije que era probable que se adelantara, teniendo en cuenta lo que sucedió el año pasado que comenzaron los casos en julio y estalló después. Esta vez creo que es probable que se adelante. Pero la realidad epidemiológica es diferente ahora, porque vacunamos a ritmo bastante intenso. Comenzamos con los 56 años para las personas sin restricciones y de esta manera estamos tomando una gran población con enfermedades de base más leves que serán vacunados.

 

-A medida que la temperatura sea más baja con una nocturnidad cada vez mayor, ¿puede jugar a favor a que haya menos reuniones sociales?

El clima frío hace que la gente se quede en su casa y la nocturnidad en junio, que hará que se oscurezca mucho antes, podría hacer que la transmisión sea menor.

 

-Las variantes Río de Janeiro, Manaos y Británica pueden acelerar aún más los contagios.

Sí, las cepas son muchos más transmisibles.

Se enviaron muestras aleatorias al Malbrán y en esas muestras se detectaron las variantes. Mientras no podamos detectar el virus que contagió, no sabremos de todos los casos cuáles son las variantes que tenemos.

 

-Las variantes finalmente ingresaron, aun con controles.

Los controles se realizan y no podemos decir que no se hacen. Hay hisopados obligatorios en los ingresos y eso es bastante difícil de manejar. Santa Cruz es una provincia de paso, grande en superficie, con dos aeropuertos con mucho movimiento. Es decir, no es una provincia

que sea fácil de manejar. Por ejemplo, en otras provincias las restricciones han sido más severas, pero quienes deciden eso tienen esa disyuntiva, que es hasta donde restrinjo. El mismo Presidente, que cuenta con expertos y eminencias, se plantea hasta dónde cierro y hasta dónde no.

COMENTÁ