Legislativas

La oposición suma fiscales: el posible fraude, irregularidades y las prácticas para sumar votos

TiempoSur consultó a los partidos de la oposición. Desde una mirada contraria a la posibilidad de un fraude en Santa Cruz, hasta las denuncias que realizó el frente de izquierda, todos coinciden en la importancia de controlar todas las mesas de votación. El “ideal” de 2000 fiscales en la provincia.  

“Si uno no controla, está la posibilidad (de fraude) y por eso siempre controlamos”
“Si uno no controla, está la posibilidad (de fraude) y por eso siempre controlamos”
COMPARTÍ ESTA NOTA

Un sector de la oposición cree en la posibilidad de fraude electoral en los próximos comicios generales del 14 de noviembre de 2021.

A nivel nacional, en el caso de Juntos- de la mano de Patricia Bullrich del PRO, Alfredo Cornejo, de la UCR y Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica, impulsaron incluso un Comité de Control Electoral que fue presentado en los primeros días de octubre, con el objeto de prevenir, detectar y denunciar irregularidades en las elecciones que realizarán en noviembre. Este comité lo implementaría “Cambia Santa Cruz”.

Pero hay otras miradas dentro de este frente, y al mismo tiempo una similar, que proviene del frente de izquierda.

 

“La posibilidad”

“Si uno no controla, está la posibilidad (de fraude) y por eso siempre controlamos. No olvidemos que en las elecciones pasadas se impugnaron urnas completas porque había 50 votos (de más) en una urna”, dijo Yanina Gribaudo, apoderada del frente “Cambia Santa Cruz” y quien se encargó de una etapa de la capacitación hacia los fiscales.

Los fiscales de cada agrupación son primordiales y -para disponer de uno en cada mesa en cada provincia- la organización comienza meses antes de cada votación.

En Cambia Santa Cruz esto toma mayor relevancia ante la posibilidad de poder lograr dos bancas, para lo cual deberán ser primeros y duplicar a la tercera fuerza en votos.

“Tenemos el 100% de los fiscales, pero buscamos más gente para tener también suplente en todas las mesas”, adelantó la abogada que además es Vocal por la minoría ante el Tribunal de Cuentas.

En un cálculo estimativo, con 877 mesas en Santa Cruz, necesitan cerca de “2 mil fiscales para estar tranquilos”.

Gribaudo también señaló que la campaña que promueven para fiscalizar se relaciona con que “el ciudadano esté comprometido”.

“Es voluntario y gratuito (no hay un pago por dicha tarea) y es para controlar no sólo su voto, sino de toda la gente para controlar el desmanejo que puede haber en toda la elección y fiscalizar; para que no haya trampas ni atajos y se refleje lo que realmente fue la elección; para evitar el engaño y fraude”, sostuvo.

 

“Minimizarlo”

“Como partido trabajamos para minimizar la posibilidad de cualquier tipo de fraude tanto nacional provincial o local”, indicó María Laura Centurión, referente del PRO en Santa Cruz, quien también será Fiscal general, encargada de controlar mesas de varias escuelas en El Calafate.

El ex ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, que se encargó de la fiscalización en todo el país de las PASO, “lo hará también ahora”, precisó Centurión. Será en un sistema de cómputos mencionado al inicio de esta nota para “reducir al máximo la posibilidad de fraude”.

Se trata de una página web, en donde cada fiscal por partido y fiscal general, con usuario y contraseña cargará los datos al espacio virtual. “Esto se realizó en tres provincias, funcionó en las PASO y se aplicará en Santa Cruz”, expuso.

Para 2023 esperan aplicarlo de manera masiva para reemplazar el control tradicional.

Centurión detalló las posibilidades de fraude en las elecciones, que son tenidas en cuenta en todos los partidos a nivel nacional, y para lo cual es importante el grado de capacitación y experiencia de los fiscales.

El primer control comienza antes del inicio de la votación, en la apertura de la urna que se utilizará, la que debe estar vacía, y no contener votos. Este control está en manos del presidente de Mesa.

También el control de los sobres que cada integrante de la mesa debe firmar y se entrega al elector. La recomendación de la Cámara Electoral Nacional es firmar de a tramos de nomas de 10 sobres. El objetivo es evitar el “voto en cadena”.

Este consiste en que alguien obtenga uno de estos sobres firmados, se lo entrega a un puntero afuera de la escuela, quien mete la boleta del partido a cambio de una “dádiva”. Cuando el elector ingresa a votar, recibe otro sobre, que se lo guarda y así entregarlo nuevamente al puntero.

Otra irregularidad es el control de los votantes con el DNI adecuado, es decir, el posterior, y no anterior, con el objeto de que la persona no vote dos veces. Aquí, como en todo el proceso comicial, es preponderante el rol de las autoridades de mesa. Para que esto suceda deben estar de acuerdo el presidente y vice, asimismo los fiscales de los demás partidos en ausencia o que no hayan advertido a una persona que ya voto, lo haga nuevamente.

La etapa del conteo de votos -que sólo pueden realizar el Presidente y vice ya que los fiscales solo pueden observar, y participar- es obviamente importante. Cada presidente confecciona el acta de escrutinio con el detalle de los sufragios de cada fuerza, votos en blanco y nulos, que deben llevar la firmar del vice presidente y, al mismo tiempo, entrega copias a los fiscales para tener un respaldo.

También se confecciona el telegrama que se entrega al representante del Correo.

 

Por protagonismo

“Cuando pensamos en la fiscalización, lo hacemos pensando en el protagonismo del ciudadano, no con la idea de posibilidad de fraude”, recalcó Daniel Busquet, presidente de Encuentro Ciudadano.

La búsqueda es la “transparencia electoral” aunque no somos en Encuentro, partidarios de pensar que hay una maquinaria armada para un fraude, no lo vemos desde ese ángulo, más allá de que en una mesa puedan faltar boletas, por ejemplo”, consideró.

 

Encerrados y denuncias

“Sumate a fiscalizar. Defendamos los votos del FIT-Unidad”, está escrito en la página de la red social del candidato de Frente de Izquierda, Nicolás Gutiérrez.

El pedido está fundamentado para esta agrupación luego de lo sucedió en las PASO en Las Heras y Caleta Olivia.

“Lo vimos en la elección pasada, porque la primera medida que solicitamos a los Delegados de la justicia electoral fue que retiraran la mesas de SER y el Frente de Todos, ya que tomaban asistencia a la gente que recibían planes para que vayan a fiscalizar en la mayoría de las escuelas de Caleta Olivia”, advirtió Vanesa Costancio, a cargo de la organización de la fiscalización del FIT-Unidad.

También contó que denunciaron ante la justicia electoral la práctica de colocar como autoridades de mesa “a personas ligadas políticamente a ellos”.

El presidente y vice de mesa son elegidos por la justicia electoral semanas antes de los comicios, pero cuando uno de ellos o ambos, no se presentan, o llegan tarde, la justicia autoriza que se elija a los dos primeros votantes para que ocupen ese rol.

Por eso, según Costancio, llegaban antes del inicio de la votación personas ligadas a estas fuerzas para ser elegidas como autoridad de mesa. “Han colocado fiscales como autoridad de mesa en las PASO, y eso no puede ser”, señaló.

La tercera irregularidad que relató, fue que, en Las Heras -pero también en Caleta Olivia- “no permitían que los fiscales estén circulando por las escuelas, así que los encerraron en una habitación y les abrían la puerta cuando creían que si podían circular”.

Para el 14 de noviembre podrían duplicar la cantidad de fiscales regulares y fiscales generales que tuvieron en las PASO.

COMENTÁ