Cuenca Carbonífera

Quiere descontarles la dieta a dos ediles, pero necesitan sus manos para aprobarlo

Lo dispuso el presidente del HCD Samir Zeidán por la ausencia de Bacilio López y Nicolás Brizuela a las tres sesiones del año. Pero esto debe someterse a votación en el recinto. El reglamento, la banca vacía y la pelea política que empezó el año pasado con la salida de Atanasio Pérez Osuna.

COMPARTÍ ESTA NOTA

medida era previsible en la dura disputa política que comenzó el año pasado en el HCD de Río Turbio que se acrecentó en un año electoral.

El presidente del cuerpo, Samir Zeidán (Cambiemos) firmó el viernes una Resolución para que se les descuente la “dieta” correspondiente al mes de marzo a los ediles Nicolás Brizuela (FPV-PJ) y  Bacilio López (Partido Vecinal), en que se realizaron dos sesiones -incluida la inaugural que no se concretó- en donde ambos concejales no dieron el quórum necesario.

El jueves 4 de abril -como publicó este medio- López y Brizuela tampoco dieron quórum y lo justificaron con el mismo argumento que expusieron desde el inicio de actividad legislativa: Esperan que la Secretaria Electoral disponga el nombramiento del Dr. Iván Guillén, para así disponer de cinco ediles en el recinto.

Guillén debe asumir en la banca que quedó vacante luego de la asunción de la actual jefa comunal Claudia Pavez, que ocupó -de forma efectiva en el Ejecutivo, ya que antes solo estaba a cargo- en el lugar de Atanasio Pérez Osuna, a quien el cuerpo  le aceptó la renuncia el 8 de febrero, y quien está detenido desde hace un año por orden de la Justicia Federal.

La Resolución de Zeidán debe ahora someterse a consideración del cuerpo, es decir, ser votada, lo que implica un círculo contradictorio, ya que al no haber quórum -que no darán los ediles hasta que se nombre a Guillén- no se podrán sesionar.

Solo con Guillén en su banca, su voto a favor y el de Zeidán, la sanción podría aprobarse.

“Una vez que se sancione en el cuerpo, después pueden descontarnos la dieta,  aunque nosotros justificamos las ausencias”, aclaró Brizuela a TiempoSur.

Brizuela, que estuvo a cargo del Ejecutivo desde marzo a noviembre del pasado -hasta su remoción el año pasado que derivó en el cambio de autoridades y que Pavez ocupe su lugar y cuya medida que fue apelada al Tribunal- advirtió que en el apuro del Ejecutivo municipal necesita “aprobar a libro cerrado” el presupuesto 2019, pero también ratificar el cambio de  autoridades votado en noviembre.

“Nosotros queremos rectificar autoridades éstas y tiene un sostenimiento de la política porque hicieron un acuerdo” entre el kirchnerismo y Cambiemos.

Sobre el descuento de la dieta, precisó que la quita “es por día y no por mes”. “Nada de lo que dicen en los artículos de la resolución es correcto, pero hacen esto porque son personas que se encuentran al límite de su salida y no saben cómo sostenerse en la intendencia y la presidencia”, fustigó.

“Está fuera de reglamento, porque la quita es por día pero si uno no lo justifica la ausencia y nosotros las justificamos. Se exacerbó y se incluyeron 30 días (todo marzo) y se hizo de manera autoritaria. Ni a Atanasio se le descontó”, apuntó López.

LA QUITA

López y Brizuela apuntan a un revanchismo político. Para eso mencionaron la quita del personal que cada edil debe disponer. Según Brizuela, el bloque FPV-PJ que integraba con Karina Nieto, disponía de seis personas, aunque se elevó a ocho cuando el propio Brizuela era presidente  del recinto. Ahora no tiene ningún empleado y su par, López, solo tiene dos.

“El presidente tiene 18 personas nombradas y Nieto tiene ocho. Lo que nos sacaron  nosotros se lo fueron sumando ellos”, describió.

Estos son cargos, por lo que según los concejales “apretaron” para que abandonaran a Brizuela y López, o de lo contrario finalizarían sus contratos.

Temas
COMENTÁ