Conmoción

Violencia infantil: Lucio en La Pampa y Abigail en Santa Cruz

La muerte del niño de 5 años en La Pampa conmociona al país, como lo hizo hace siete años y tres meses, la beba Abigail.

Lucio y Abigail.
Lucio y Abigail.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Argentina está conmocionada por el crimen de Lucio, un niño de cinco años que vivía en La Pampa y fue asesinado a golpes. Por el caso hay dos imputadas y detenidas bajo prisión preventiva: la madre del chico, Magdalena Espósito Valenti y su pareja, Abigail Páez.

La fiscal Ferrero explicó a medios nacionales que se imputó "a la madre Magui Espósito por homicidio simple agravado por el vínculo y a Abigail Páez por homicidio simple". La primera acusación prevé una pena de prisión perpetua y la segunda, de 8 a 25 años. Pero ambas podrían agravarse a medida que se sumen pruebas.

La fiscal Ferrero reconstruyó los últimos momentos de vida de Lucio. Lo que se sabe es que Magui Espósito se fue de su casa pasado el mediodía hacia su trabajo, en el Casino Club de Santa Rosa.

El nene quedó en la casa con Páez. La golpiza que le provocó la muerte se produjo en horas de la tarde. Cuando la madre volvió del trabajo, su hijo estaba golpeado. Pero no lo llevó de inmediato a ser atendido.

Cerca de las 21.30 del viernes el nene fue llevado a una posta sanitaria del barrio Río Atuel de Santa Rosa, a pocas cuadras de la casa donde vivía con su madre. Aún los investigadores no lograron establecer quién lo trasladó: una versión indica que habría sido un adolescente de 15 años.

Fuentes judiciales consultadas por medios nacionales indicaron que el chico no fue asistido ni trasladado por los policías, como había trascendido en un primer momento. Un joven de unos 20 años le intentó hacer RCP y -como la ambulancia no llegaba- una vecina lo cargó en su auto y lo llevó al hospital. Allí certificaron que había muerto.

Según el informe inicial de la autopsia, falleció por "traumatismos varios" y "sufrió una hemorragia interna". Los indicios muestran que recibió una paliza. Además, trascendió que presentaba lesiones anteriores.

?"Tenía mordeduras, quemaduras de cigarrillos, golpes con objetos contundentes, de todo. Nunca vi algo parecido", dijo una fuente judicial que tuvo acceso a la operación.

Este tipo de hecho con el menor nos remonta a aquel 26 de agosto de 2014 cuando murió la beba Abigail, en Río Gallegos, por parte del maltrato infringido por parte de sus padres.

Caso Abigail

Abigaíl, la beba de 7 meses, que había ingresado en gravísimo estado luego de recibir un violentísimo maltrato por parte de sus padres, falleció en el Hospital Regional de Río Gallegos.

Según el parte médico de la beba, su deceso se produjo a las 23:50, cuando le dio un paro cardiorrespiratorio.

Cabe recordar que, la semana anterior una pareja de empleados de la Municipalidad de Río Gallegos llevó a su hija de 7 meses sin signos vitales a la guardia del Hospital Regional. La menor, presentaba fracturas múltiples y heridas graves. Los médicos de la guardia dudaron del relato de sus padres, que mencionaron un supuesto accidente (caída mientras la bañaban), por lo que llamaron a la policía.

El médico policial certificó que el bebé había sufrido lesiones de carácter grave, como contusiones múltiples, signos de estrangulamiento, fracturas en piernas y brazos, fractura de cráneo y pérdida de sangre. Luego de 20 minutos de reanimación en dicho nosocomio local, la beba presentó signos vitales y permaneció en terapia intensiva con diagnóstico de muerte cerebral.

El autor de la salvaje agresión fue su propio padre, Carlos Tortorelo, quien actuó en complicidad con su madre, Carla Orellano. Ambos fueron detenidos al momento de conocerse el hecho.

El 20 de octubre del año 2015 se llevó a cabo el juicio contra Orellano y Tortello por el asesinato de su hija Abigail ocurrido en agosto del 2014 recibiendo la condena de perpetua.

COMENTÁ