Crimen

Detuvieron a un hijo del jubilado hallado asesinado dentro de un tanque de agua

Una de sus hermanas lo había acusado como autor del crimen. Tras ser detenido, se negó a declarar ante la fiscal.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Un hijo del jubilado -cuyo cadáver envuelto en una bolsa y en el interior de un tanque de agua fue encontrado el martes en una tosquera del partido bonaerense de La Matanza- fue detenido por el crimen y se negó a declarar ante la fiscal de la causa.

El acusado, Diego Ibarra, fue apresado el jueves por la noche por la Policía en la plaza principal de la localidad de González Catán, en dicho partido del sudoeste del conurbano, luego de que se ordenó su captura por el homicidio de su padre José Ibarra (66).

Fuentes judiciales informaron que, tras la detención, el imputado fue indagado por la fiscal Karina Licalzi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza, ante quien se negó a declarar. Luego de la indagatoria, la fiscal dispuso que Ibarra hijo siga preso por los delitos de "homicidio calificado por el vínculo y amenazas coactivas".

El sospechoso había sido señalado como el presunto asesino por sus propios familiares, quienes un día después de descubierto el crimen, realizaron una marcha para pedir por su captura y denunciaron que había cometido el hecho para quedarse con la jubilación de su padre y que, a su vez, era un adicto a las drogas. La investigación se inició el lunes, cuando una hija de la víctima denunció la desaparición de su padre en la comisaría de Villa Dorrego, tras lo cual se le dio intervención al fiscal de turno en La Matanza, Gastón Bianchi.

Por disposición del fiscal, se realizó un procedimiento con perros rastreadores y personal de Casos Especiales en el domicilio de la víctima, en González Catán, aunque recién el martes, tras el hallazgo de un cadáver cerca de una tosquera del barrio 20 de junio de esa localidad, se obtuvieron indicios de que podía tratarse de la persona buscada. El hallazgo del cadáver se produjo tras un llamado al 911 de un vecino que percibió un fuerte olor nauseabundo en el lugar, por lo que personal policial se trasladó hasta el sitio y encontró el cuerpo de un hombre envuelto en una bolsa y en el interior de un tanque de agua abandonado a orillas del espejo de agua de dicha tosquera.

Si bien a simple vista los peritos no detectaron lesiones, los médicos forenses que practicaron la autopsia establecieron que murió a raíz de heridas de arma blanca.

A su vez, en la morgue se confirmó la identidad de la víctima a través de sus huellas dactilares, por lo que la fiscal Licalzi recibió las actuaciones que había iniciado su colega Bianchi por la desaparición de Ibarra y ayer solicitó la captura del hijo Diego.

COMENTÁ