Viviendas

Un paseo por la historia de las casas de medio tubo en Río Gallegos

Se trata de viviendas que fueron creadas de forma rápida para brindar situación habitacional en una provincia que crecía. Hoy son patrimonio cultural.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Durante las semanas que lleva este suplemento saliendo a la calle, hemos conocido barros históricos y nuevos de Río Gallegos, todos ellos identificables a la fecha. Sus vecinos, su idiosincrasia y su historia de fondo han escrito líneas y líneas cada sábado que se imprime. Pero, ¿y si salimos un poco de ese molde? ¿Y si hacemos un repaso no solamente por un barrio que ya no existe, sino también por un estilo de casa que quedó décadas atrás? Recolectar información sobre las casas de medio tubo es complicado. Casi no salen registros en los archivos municipales accesibles, aunque todavía pueden encontrarse algunos datos. La historia de estas llamativas viviendas data del año 1964, cuando en las distintas localidades de la provincia se comenzaba a necesitar una respuesta habitacional urgente, debido al incremento poblacional. Habrán servido quizás estas casas para poner un techo sobre una familia humilde que llegaba a estas frías tierras sureñas, en un contexto donde la sociedad era otra, la política era otra y los inviernos eran otros.

Estas curiosas casas de medio caño fueron construidas y entregadas en celeridad a las familias y actualmente solamente se mantienen cinco de ellas en Río Gallegos, que fueron consideradas como patrimonio cultural por parte del Municipio en el año 2019. Quizás si hubiera que nombrar o clasificar a estas viviendas, sería dentro de lo que se denominó barrio EMEPÁ. El patrimonio remanente está ubicado en las calles Roque Sáenz Peña, calle Corrientes al 800, Pasaje Zumalacarregui al 500 y Entre Ríos al 800. Las viviendas son contadas con el dedo de una mano en la capital santacruceña, con familias que las mantuvieron durante décadas y décadas, convirtiéndose así en una pieza cultural viviente de la provincia, como el eco de la historia de Santa Cruz.

Todo pampa

El año pasado, al momento de ser entregados los reconocimientos por parte del Municipio, la vecina Hilda Ríos contó que hace 42 años habita en el lugar donde terminó de formar su familia compuesta por seis hijos, tres mujeres y tres varones. En un barrio que en ese entonces se llamaba EMEPA, el agua de pozo y la calefacción con carbón caracterizaron los primeros tiempos en la casa desolada “porque esto era todo pampa”, dijo señalando los alrededores.

Ríos justificó que el frente de la vivienda sea “cruzado”, para soportar las inclemencias del viento; y habló con orgullo del piso original que hoy se puede apreciar, como así también de las estructuras “fuertes” que no demandan mayores inversiones para su mantenimiento.

Casas

Estas viviendas de estilo “Quonset”, fueron construidas de chapa galvanizada corrugada, de sección semicircular. Se trata de estructuras que datan del año 1964 aproximadamente y que fueron entregadas para resolver emergencias habitacionales en tiempos de importante migración durante la provincialización de Santa Cruz.

Cabe recordar, que “Rescate 1900” es un programa de divulgación y de reconocimiento público que realiza la Municipalidad de Río Gallegos y que genera una serie de acciones concretas, periódicas y sustentables sobre los bienes culturales (arquitectura, objetos, personajes y relatos) que incluye a los antiguos y nuevos pobladores de la ciudad.

Origen del estilo Quonset

Estas viviendas de estilo “Quonset” fueron construidas de chapa galvanizada corrugada, de sección semicircular. Tienen su origen en los trabajos desarrollados por el coronel Norman Nissen (1871-1930) de la British Royal Engineers, en un campo militar en Bélgica, inspirado en una estructura similar que se encontraba presente en una pista de hockey del Queen’s College en Ontario (Chiei, 2005). Este militar dibujó una serie de bosquejos para ser aplicados a una construcción militar. Con tres prototipos y las modificaciones hechas después en campo, se logró el modelo semicircular en una estructura de acero arqueado y en el año 1916 se reconoce que fue el nacimiento de la Choza Semicircular de Nissen, que constituyó la única cabaña con tecnología para ser producida masivamente por Gran Bretaña durante la primera Guerra Mundial. Durante los años que siguieron se transfirieron patentes para su fabricación a varios países, entre los cuales estaban Estados Unidos, Canadá, Rusia y Argentina.

Historia de Guerra

A la hora de buscar información sobre el creador de este estilo de casas, fue imposible encontrar datos relevantes históricos en idioma español. Una búsqueda rápida en Google arrojó solamente resultados en idioma inglés. Todos coinciden en que este estilo de casas fue creado por Peter Norman Nissen, ingeniero británico, quien las fabricó como un edificio de refugio durante la primera guerra mundial. Según los archivos, nació en Estados Unidos, siendo su padre George Herman Nissen. En el año 1910 se mudó a Sudáfrica con su esposa e hija y en 1913 regresaron a Inglaterra. Allí trabajó en venta y distribución de estampadores, hasta que se alistó al ejercito británico al inicio de la primera guerra mundial. Ya para 1916 comenzó con la creación de estos refugios. En primer lugar se crearon tres prototipos cilíndricos, que fueron puestos aprueba por sus oficiales. Luego de conseguir la aprobación, se puso en producción la primera tanda de estas casas para agosto de 1916.

Para la creación de estas casas se tuvieron en cuenta dos factores: El primero era que se trataba de una economía de guerra, por lo que materiales baratos eran necesarios. Además tenían que ser transportables, siendo esto clave a la hora de llevarlos de un lugar a otro. Según los registros, el pack para la creación de estas viviendas (en aquel entonces refugios) podían ser levantadas por seis hombres en cuatro horas. Cien mil fueron producidas en la Primera Guerra Mundial.

Tras esto, Nissen consiguió la distinción por servir y contribución a ganar la Guerra, premiado con la Orden de Sava tercera Clase.


COMENTARIOS