Invierno

Nuevamente piden responsabilidad sobre el mantenimiento de las veredas

El congelamiento sobre calles y veredas en la ciudad trae aparejado, como todos los años, el debate sobre quién deberá hacerse responsable del mantenimiento en estos espacios públicos. En la última semana se han registrado varias atenciones en el hospital por golpes y fracturas. TiempoSur repasa los puntos más importantes de una ordenanza vigente desde 1990, pero que no muchos ponen en práctica.

Veredas intransitables sobre Sarmiento
COMPARTÍ ESTA NOTA

Hace décadas que en la capital de la provincia de Santa Cruz se debate sobre quién es el responsable del mantenimiento de las veredas, tal es así que incluso en 1990 el Concejo Deliberante trabajó y aprobó una ordenanza que plantea no solo la responsabilidad sobre la conservación, sino que también la higiene, el barrido de las calles, e incluso la recolección domiciliaria, cuatro tareas que se identifican como una problemática en la ciudad, ya que en muchas ocasiones los responsables intentan desligarse de sus compromisos.

En los últimos días, muchos han sido los vecinos que se han comunicado con nuestro medio para exponer su descontento con relación al estado de las veredas en algunos puntos del radio céntrico, cargando las tintas contra el Municipio tal vez desconociendo justamente las responsabilidades que deben tener los frentistas, ya sea en un domicilio particular como así también en el frente de cualquier comercio ubicado dentro del ejido urbano capitalino. Las responsabilidades municipales son incumplidas en otros puntos.

(Trabajo de saneamiento ambiental).

Desde el área de Obras Viales y veredas, manifestaron que si bien suelen cooperar con entidades bancarias, acceso a los organismos públicos, cajeros automáticos, hospital, los frentes comerciales corresponde íntegramente al propietario del comercio, e incluso “podrían llegar a ser pasibles de sanción si existe un accidente producto de las condiciones de la vereda a las afuera del lugar, siempre teniendo en cuenta la ordenanza y de acuerdo a las acciones que quiera llevar adelante el vecino perjudicado”.

En este sentido, la Ordenanza 1793, sancionada en mayo de 1990 y promulgada en junio de ese mismo año, en su Artículo 1 expresa que “todo propietario, locatario u ocupante de vivienda o inmueble, dentro del ejido municipal, queda obligado a mantener en perfecto estado de higiene y conservación, vivienda, patios, veredas y canteros”, algo que en los barrios de Río Gallegos se cumple bastante poco, mientras que en el casco céntrico son solo un puñado de comerciantes y propietarios que incumplen con la legislación vigente.

Específicamente en cuanto a la limpieza de las veredas en esta fecha del año, la ordenanza estipula que “la limpieza de las veredas se realizará antes de las 12:00 en época invernal y antes de las 10:00 durante el resto del año”, además, los comercios en general, “deberán mantener en óptimo estado de higiene sus aceras durante el tiempo en que estos desarrollen su actividad”. Otro de los puntos a destacar es que “la basura proveniente de la limpieza de las veredas, deberá ser levantada por el propio vecino”, y por último remarca que “toda persona comprendida en los alcances del Artículo 1, tiene la obligación de sacar o hacer sacar la nieve que se hubiese acumulado en la vereda, dentro de las veinticuatro horas siguientes de haber cesado la precipitación de la misma”.

Algo que plantea también esta ordenanza es la responsabilidad sobre la limpieza de las calles, donde especifica que la misma será “efectuada manual o mecánicamente, por la Municipalidad o empresas privadas contratadas por aquella”, trabajo que en la actualidad el Municipio no está pudiendo cumplimentar en su totalidad, escudado en la falta de infraestructura, aunque sí han informado sobre la labor de mantenimiento en algunas de las arterias más afectadas. Específicamente, en el día de ayer, las Direcciones de Saneamiento Ambiental y Obras Viales, se apostaron sobre Alfonsín y Mariano Moreno, Juan de Garay y Los Pozos, respectivamente para remover la escarcha acumulada por las recientes lluvias y nevadas en la ciudad capital con el apoyo de motoniveladoras y cargadoras.


COMENTARIOS