Entrevista

El lado árbitro

Son parte del juego. Importantes aunque no del todo apreciados o queridos. Se trata de los árbitros de la Asociación Independiente de Fútbol de los Barrios. Para conocer más de ellos y de cómo están pasando esta cuarentena, habló en forma exclusiva con TiempoSur , Juan Alberto ´Chino´ García. El nacido y criado en Río Gallegos habló de todo y de todos. Se mostró gentil y abierto al diálogo. Lo mismo que cuando se viste de negro y sale a jugar un partido. 

COMPARTÍ ESTA NOTA

En estos tiempos de cuarentena, la mayoría de la gente del fútbol, en especial la de la Liga Independiente de los Barrios, piensa en los equipos. También, en los jugadores que los componen. Y hasta los entrenadores. En cómo estarán pasando la cuarentena, qué estarán haciendo y qué piensan de todo esto. O también cuándo y cómo es que volverá todo a la normalidad. Pero de lo que la mayoría no se acuerda y que de igual forma están sufriendo esta falta de partidos, es de los árbitros. Ellos, como en la cancha, parecen estar ajenos. Y solos. Aunque no es del todo así. Viven el momento como todos y sienten y piensan igual. Por eso, la decisión de hablar con el referente de los árbitros que tiene la A.I.F.B. Éste no es otro más que Juan Alberto García. El “Chino”, como lo conoce la mayoría, tuvo una extensa charla y en exclusiva con TiempoSur. Habló de todo. También de todos y todas. Para empatizar un poco más.

 

-¿Cómo viste hasta acá el nivel de los árbitros de la liga?

Particularmente pienso que el nivel de los árbitros ha tenido una leve mejoría con respecto a los últimos años. Somos conscientes de que todavía no hemos llegado al techo que queremos y que tenemos que trabajar todos los días para poder estar un poco más cerca de éste. Entendemos que esa es la única manera de crecer y ser mejores.

-Si tuvieras que mencionar alguno, ¿quién era el que estaba teniendo una gran temporada hasta el parate?

La verdad no hay uno que se haya destacado por sobre el resto. Sí es cierto que los que estuvieron en las últimas finales lo hicieron realmente bien y por eso en su momento fueron elegidos para arbitrar los partidos más importantes del campeonato. Ahora, todavía no se ve esa diferencia entre los árbitros. Está bastante pareja la cosa. Tal vez en el tramo final del torneo alguno logre destacarse.

 

-De la nueva camada de árbitros, ¿a quién ves con buen futuro?

La verdad es que entre los que recién empiezan a arbitrar tenemos varios con potencial. Al igual que pasa con los más experimentados, el nivel es parejo y la verdad es que cuesta nombrar a uno por sobre el resto.

 

-Vi jugadores que están dirigiendo también este año, ¿qué pensás de esto?

Hoy por hoy son muy pocos los que juegan y a la vez arbitran. Varios que cumplían este doble rol se inclinaron en los últimos años o por una tarea o por la otra. Creo que, en la actualidad, si no me olvido de ninguno, son dos los que están jugando y a la vez arbitrando. La verdad es que manejan la situación bastante bien. Por suerte, sin confundir las cosas y haciendo ambas actividades con mucha seriedad y responsabilidad.

-En los últimos torneos se habían sumado algunas mujeres, ¿qué pasó este año?

En mi primera gestión, hace cuatro o cinco años cuando tomé el cargo de manera interina, había cinco o seis mujeres arbitrando en la Liga. Después, yo dejé de presidir a los árbitros por un tiempo y ahora que volví con este mandato, me encontré con una sola. La cual, ya tampoco está más, ya que por decisión propia decidió pasar a la Liga Sur la temporada pasada. Las otras fueron dejando por distintas razones. Lesiones o estudio, entre ellas. Hoy por hoy no tenemos mujeres arbitrando con nosotros.

 

-A nivel general, ¿qué virtudes tienen los árbitros que dirigen en la Liga?

Más que nada el compañerismo. Se ve en cada partido cómo hay un apoyo de unos con otros. Quizás porque yo entiendo al arbitraje como una familia en la cual es vital cuidarse entre sí. Ese es el mensaje, a diario les estoy bajando y creo que es algo que ya tomaron como propio los árbitros y lo ejecutan a la perfección.

 

-¿Y en qué creés que tienen que trabajar más para mejorar?

Sin dudas, el tema de poder unificar los criterios. Es algo muy difícil de lograr esto. En ninguna parte del mundo pasa esto con los árbitros. La idea entonces es llegar a tener un concepto parecido entre todos. De conseguir eso, vamos a poder hacer mejor nuestro trabajo en cada partido. Ahí tenemos puesta nuestra meta.

-¿Cómo se comportaron hasta acá los jugadores, entrenadores y el público?

Creo que hasta acá el comportamiento de todos ha sido bueno. Esta temporada, por suerte, hemos tenido pocos actos fuera de lugar. O de violencia. No sólo fueron aislados éstos sino que se dieron con un solo involucrado. Lo que fue más fácil de resolver porque fueron los mismos integrantes del club los que actuaron rápidamente para disipar el hecho. Y, hasta dónde sé, también fueron sancionados internamente. Nos deja tranquilos también, el saber que son muchos los que están trabajando para un fútbol sin violencia. En cuanto a la gente, no hemos tenido este año ningún problema. Sí algunos insultos pero no más que eso. 

 

-¿Qué te gusta del arbitraje? 

Hace más de 25 años que dirijo. La verdad es que es algo que me gusta mucho hacer. Lo empecé a querer más con el correr del tiempo y a medida que fui estudiando más el reglamento y perfeccionándome. Hoy, además, lo vivo con pasión. Me genera una adrenalina única. Además te permite relacionarte con mucha gente y, por qué no, hasta hacerte amigos.

 

-¿Y cuál es la parte fea del trabajo?

Todo depende de cómo lo vea uno. Yo les digo a los árbitros que esto es un trabajo y que hay que tomarlo como tal. Hay que entender que siempre vamos a estar en el centro de las críticas. Eso va a llevar a que mucha gente no esté de acuerdo con nuestros cobros y a partir de ahí se crean con derecho a insultarnos. No está bueno pero casi que ya es un poco el folclore del fútbol. Otra cosa que molesta es el tema de la discriminación. También motivada por la misma razón. Algo inentendible pero que pasa seguido. 

-¿Cuándo fue la última vez que no la pasaste bien adentro de la cancha?

Hace mucho tiempo por suerte. Tal vez fue en el segundo o tercer año que llevaba como árbitro. En un partido que jugaba Luján con Belgrano, me agredieron pegándome como una plancha en las rodillas. Después, gracias a Dios, no tuve que vivir otro hecho desagradable.

 

-¿Cuál creés que fue tu mejor partido?

Son muchos años los que llevo arbitrando. Recuerdo haber tenido muchos muy lindos. Si tuviera que destacar uno, me quedaría con la primera final que me tocó arbitrar. Fue un partido entre Martín Güemes y Servicios Públicos. Lo que viví ese día fue impresionante.

 

-¿Qué fue lo más raro que te pasó o escuchaste que te gritaron en una cancha? 

Como te decía antes, el tema de la discriminación. Yo soy nacido y criado en Río Gallegos pero la gente siempre me trata como si fuera de otra provincia o hasta incluso otro país.

-Muchos jugadores siguen entrenando en sus casas para cuando se reanude el torneo, ¿ustedes también están haciendo cosas

para mantenerse activos?

Sí, la mayoría siguen entrenando en sus casas. Hay quienes tienen menos tiempo porque siguen trabajando en sus otros oficios. Pero, casi todos encuentran la manera de hacer un poco de cinta, bicicleta o bien algunos otros ejercicios como para mantenerse activos y en forma.

 

-Además de la parte física, ¿están haciendo algún trabajo especial durante la cuarentena que tenga que ver con su tarea más específica?

Intentamos hacer cosas de manera individual. No grupal por el simple hecho de que no todos tienen acceso a los mismos medios de comunicación. O saben manejarlos. Pero sí tratamos de seguir leyendo el reglamento o viendo videos pero cada uno por separado siempre. En el grupo de WhatsApp siempre hay alguien subiendo una imagen de una jugada y polemizamos al respecto, buscando lo que te dije antes, el tema de aunar los criterios.

 

-¿Creés que se va a poder terminar la temporada?

Ojalá que sí, que se pueda terminar la temporada. Nos ha pasado en otros campeonatos de tener que jugar en invierno. Si habilitan esa posibilidad y podemos tener partidos en mayo, por ejemplo, creo que los torneos podrían finalizar sin problemas.