Música

¿Cambió el concepto de Rock en Río Gallegos?

Mañana es el Día Mundial del Rock. Varias personas que forman parte del movimiento dialogaron con TiempoSur sobre el cambio de paradigma del rock sureño.

Cristian Díaz.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Cada 13 de julio se conmemora el Día Mundial del Rock como la fecha del concierto Live Aid, en 1985. Se realizó en Europa y Estados Unidos con el fin de recaudar fondos para África, considerando la severa crisis de hambruna que atravesaban. En los recitales participaron exponentes como Queen, Black Sabbath, Led Zeppelin, Tina Turner, Phil Collins y Mick Jagger.

En la ciudad de Río Gallegos, el rock sigue vivo a través de la música de jóvenes y adultos que ejecutan en estilo, pero también a través de una cultura y una perspectiva transversal. “El rock es, en sus inicios, una revolución social y artística. Además es una revelación que sucede en todas las épocas”, explicó Cristian Díaz.

El integrante de un proyecto musical en construcción, y por tanto sin nombre, e impulsor de Sonoman Salas, hace más de una década y media que hace música y considera que el encuentro con un disco de rock es como una revelación que transforma las maneras de pensar y escuchar. “A mí me abrió la puerta a un montón de cosas que tienen que ver con el arte, la sociedad y hasta la policía”, resaltó.

“Hay muchas bandas de rock y que son muy buenas. Más allá de los estilos y los gustos” destacó, entendiendo las variables de la opción. “El número de bandas va creciendo”, celebró desde Río Gallegos. Considera que las bandas emergentes se suman a un camino cuyos primeros pasos han sido consolidados por las generaciones anteriores y seguirá en las generaciones venideras. A su parecer, esto se refleja a nivel local, nacional y mundial.

Por su parte, Paula Bruna Montaña escuchó rock toda su vida y la atravesó de tal forma, que estuvo cuatro años al aire radial de Rock Sin Vueltas, analizando el movimiento social y visibilizando bandas locales. “Desde chiquita mi mamá me ponía discos de Charly García y Queen. Gracias al feminismo y a Ariell Carolina Luján, una de las denunciantes de Cristian Aldana, pude deconstruir conceptos como el del ídolo”, apuntó.

Para la guitarrista de Les Parásites, banda fusión transfeminista de Río Gallegos, idolatrar a rockeros en particular y a músicos o personajes públicos en general, es “transformarlos en personajes que son impunes y hacen todo lo que quieren en nombre de la rebeldía y el rock cuando no son más que productos de la industria”.

“Sin ir más lejos Charly García en los 2000, iba a buscar a sus novias menores de edad a la escuela y nadie decía nada”, denunció. Hoy su lectura es desde una nueva mirada, que la alejó y desencantó de la cultura rockera. Explicó a TiempoSur que fue rompiendo lazos y no escuchó bandas integradas por abusadores nunca más. “No fue lo mismo para mí y si bien hay un movimiento de rockeras argentinas que la está rompiendo, a mí me tiró para el otro lado”, describió en cuanto a su cambio de paradigma.

Desde su visión, rescata que hay un mundo más allá del rock, repleto de música independiente más consecuente, con letras de protesta en lugar de cuestionables y que “cuando te metés en estas nuevas músicas es agradable y demuestra que hay más opciones”. Paula considera que hay gente que disfruta cambiar, otra a la que le cuesta y otra a la que no le interesa y esa también es una respuesta política.

Quizás se puede entender como rockero romper los mismos esquemas que el rock propone, ya que desde 1985 hasta hoy, en sí mismo es una industria consolidada. De hecho, es otra de las que ha sido golpeada en la pandemia, dificultando presentaciones. La parte que se ha mantenido de pie es la digital, que se vale de las distintas plataformas.

En Río Gallegos, músicos y músicas van volviendo a escenarios con distancia, protocolos y público reducido. Desde la música o la difusión, artistas y comunicadores se proponen todos los días reafirmar el rock en algunos casos y en otros, reinventarlo.