Poca venta

Artesanos del galpón en Río Gallegos

A pesar de haber retornado a la actividad hace algunas semanas, las ventas no muestran un incremento en los puestos que se han ubicado en las inmediaciones del galpón del borde costero. Qué expectativas tienen con la posibilidad hacer uso de las instalaciones y cómo trabajan los puesteros para llegar a fin de mes.

Bordero Costero Río Gallegos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

A pocos días de haber superado un año de pandemia, son muchas las actividades que continúan afectadas por la demora en la reactivación. Una de ellas ha sido la tarea de los artesanos, manualeros y productores de la ciudad quienes han reducido sus ventas a las ofertas mediante distintas redes sociales, principalmente en facebook, aunque los más intrépidos también en Instagram y algunas plataformas online. 

La Asociación de Artesanos, Productores y Manualeros de Río Gallegos “Ahoniken”, la cual tiene en concesión las instalaciones del Galpón del Borde Costero, fuente de trabajo para decenas de artesanos, productores y manualeros y atractivo de compras para los vecinos de la ciudad, ha mantenido sus puertas cerradas desde el inicio de la cuarentena y por este motivo han comenzado a remarcar la necesidad de dar apertura a esta única fuente laboral y de ingreso de muchos de los integrantes de la actividad. Ya a mediados del año pasado habían hecho el intento de que le aprobaran el protocolo presentado, pero sin suerte. Ya con la habilitación de las ferias en espacios al aire libre, los puesteros vieron también la posibilidad de acercarse a la gente que solía visitarlos, pero con varias limitaciones y pocas ventas. Vale la pena mencionar que desde la coordinación del galpón han comentado a TiempoSur que recientemente, hace dos semanas, han logrado la aprobación de la cartera productiva local, aunque aguardan por la respuesta del Ministerio de Salud de la provincia.

Marcelo Cena, referente de la Asociación de Artesanos, Productores y Manualeros de Río Gallegos “Ahoniken”, contó que “el año pasado fue muy difícil para nuestros artesanos y manualeros, muchos dependiendo del ingreso económico que tienen a partir de la venta en la feria”, y continuó: “Desde la comisión les aconsejamos que busquen ayuda de hijos, sobrinos, nietos, para que puedan vender sus productos por redes sociales y muchos lo han implementado, sobre todo los que venden lana y cosas de invierno porque después de esa fecha no venden mucho”.

En cuanto a la situación actual, Cena contó que “muchos son adultos mayores y tienen miedo de contagiarse, pero tenemos un buen número de puesteros que han aplicado la primera dosis de vacuna”, y confirmó: “Nosotros presentamos los protocolos que ya están aprobados por la cartera de Comercio de la Municipalidad y la intendencia, a la espera de una respuesta de Salud. Lo que buscamos es poder abrir algunas horas durante los fines de semana, porque una vez llegado el invierno no vamos a poder armar los puestos afuera. Ahora solo lo hacemos cuando acompaña el día”.

En otro tramo de la nota, hizo hincapié en que en el interior del galpón los puesteros están separados y con sus cuidados respectivos, los protocolos son más que nada para la gente que viene a visitarnos. Por redes sociales nos preguntan cuándo vamos a abrir”.  

Además, el referente contó que intentarán también diagramar el funcionamiento de los talleres que se estaban llevando en el lugar. “Trataremos de hacer los talleres más días con menos gente, pero lo que esperamos realmente es que se termine esta pandemia”, cerró.