Las Pymes en Santa Cruz

“Una economía sana tiene que generar un sector privado importante”.

Así lo indicó el Lic. Daniel Martínez Llaneza, un estudioso en el área de las Pymes en Santa Cruz. Aunque dijo que estamos en una coyuntura difícil por el contexto nacional, expresó que en nuestra provincia “tenemos que ser una oportunidad para nosotros mismos”.

Martínez Llaneza pasó esta semana por Tiempo FM.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Las Pymes (Pequeñas y Medianas Empresas) son un sector empleador por naturaleza, por lo que cuando la actividad económica disminuye, o lo que es peor, se encuentra sumida en una crisis como la actual en la Argentina, se reciente fuertemente el empleo.

Santa Cruz, ya de por sí, tiene un sector Pyme reducido. Sin embargo, hay quienes piensan que falta desarrollar mucho potencial y animarse a ingresar al mundo privado, en una provincia con clara dependencia de lo estatal.

El contexto nacional- Desde finales de 2015 -según un informe del Centro de Economía Política (CEPA)- son más de 15 mil las firmas que habían tenido que cerrar sus puertas. Según el mismo informe, la reducción en la cantidad de empresas tiene cuatro ejes fundamentales: el aumento del costo definanciamiento, la caída del poder adquisitivo, el aumento en los servicios (electricidad, gas, agua) y la apertura importadora.

La reducción en la cantidad de empresas de menos de 100 trabajadores se produce a la par del aumento de la tasa de interés, particularmente desde abril de 2018 en adelante. En diciembre de 2015 la cantidad de empresas eran 559.318 y en abril de 2019 se habían reducido a sólo 540.465.

Además, se precisó que de las 15.424 empresas que cerraron durante el gobierno de Cambiemos, 2139 cayeron en 2016; 1812 lo hicieron en 2017; 3955 cerraron en 2018 y 7518 habían quedado en el camino en el transcurso de este año.

Esto constituye un agravamiento de la crisis en empresas que apenas se venían sosteniendo y no encontraron apoyo estatal ni recuperación económica que pudiera salvarlas.

La reducción en la cantidad de empresas se mueve a la par del aumento de los costos de los servicios. A partir de diciembre de 2015 y hasta abril 2019, el índice que mide las subas de la factura de electricidad (deflactada por inflación) pasó de 100 a 1148 y la de gas, de 100 a 1442. Por lo que para muchas empresas hizo insostenible seguir con sus puertas abiertas.

 

El contexto provincial- Esta semana, el licenciado Daniel Martínez Llaneza habló sobre la temática de las Pymes, poco explorada en nuestra provincia. Dijo que comenzó con un proyecto en el 2014, primero en la UNPA (Universidad Nacional de la Patagonia Austral) y luego en la UTN (Universidad Tecnológica Nacional).

Y arrancó con una definición: “Una economía sana tiene que generar un sector privado importante”. A la hora de explicar por qué eso aún no ocurre en Santa Cruz, el profesional sostuvo que los ciudadanos de esta provincia están acostumbrados, por el potencial en materia de recursos naturales, a la renta que devienen de esos recursos.

“Casi todas las discusiones en Santa Cruz tienen que ver con la distribución”, sostuvo Martínez Llaneza, al tiempo que añadió que casi ninguna de esas discusiones se basa en la generación. “Ha pasado el tiempo, han pasado las décadas, pero la situación en más o menos igual”, resaltó.

Además, hoy el contexto es difícil, porque en la actualidad “las Pymes están pasando por un mal momento porque cae la demanda interna ante la caída del ingreso real”, lo cual provoca “una disminución del ingreso por venta, por lo cual a la Pyme le cuesta financiarse, la tasa de interés sube mucho y no pueden acceder al crédito bancario”.

 

El ejemplo chileno- El licenciado en Economía diferenció las Pymes industriales de las que existen en nuestra provincia, que son, en términos de escalas, más chicas. Con las primeras, por cuestiones geográficas, se hace muy difícil por logística.

En Santa Cruz “ha derramado, quizás no todo lo que debería, la actividad minera”, pero “lógicamente, respecto de una situación anterior, ha habido empresas de servicios que han entrado”, diferenció.

Martínez Llaneza sostuvo que no podría decir qué Pymes pueden funcionar y cuáles no en nuestra provincia, aunque expresó que existen algunos sectores económicos por seguir explorando. “Hay que sentarse a trabajar” y rescató el ejemplo chileno de asociarse con el sector privado y desarrollar actividades designadas por ellos mismos. “Eso de tirar para arriba y que lo agarre cualquiera, no es recomendable y menos cuando los recursos son escasos”, acotó.

Para el especialista, no hay sólo dos o tres opciones para desarrollar, como ocurrió en su momento cuando la gente recibía un fondo por retiros voluntarios, por ejemplo, en la década de los ‘90 y que llevó a repetir actividades que después no fueron lucrativas.

“Hay que ponerse a trabajar, juntarse con las Pymes, diagnosticar a cada localidad, qué vínculos hay entre una de la otra, si hay un conglomerado minero, petrolero o turístico”, y recomendó hablar con la gente, con aquellos que han sumado experiencia en el sector y que tienen mucho para aportar. “Hay que pensar cada actividad con la gente y creer que Santa Cruz puede ser un mercado propio. Tenemos que ser una oportunidad para nosotros mismos”, resumió.