Sociedad

El primer paso contra la violencia machista: escucharlas

Ayer integrantes de la Mesa de Mujeres se reunieron en la Defensoría de Justicia con el personal responsable de la protección integral de los derechos ante una denuncia e intercambiaron ideas y perspectivas ante la desprotección institucional. Desde la OAL adelantaron que proyectan un patrocinio letrado de asistencia legal.

Agentes de la Justicia participaron de las charlas.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Iniciando el cuarto mes del año Mesa de Mujeres suma una actividad más para aportar al cumplimiento de la Ley 26.485 que desde 2009 expone la urgencia y necesidad de proteger integralmente a las mujeres. El movimiento que une a sindicatos, partidos de izquierda, organizaciones sociales y colectivos tiene el mismo objetivo que la legislación: Prevenir, sancionar y erradicar la violencia machista.

Cabe destacar que el año pasado en Argentina esta violencia le arrebató la vida a una mujer cada 30 horas. Por ello se unieron, denunciaron, acompañaron, marcharon y en el día de ayer convocaron a los principales actores para dialogar al respecto.

Charla con Fiscal- Una de las personas que se dio cita en la oficina de la calle Marcelino Álvarez fue Gustavo Cima. El fiscal es la cabeza de dos fiscalías que él identifica como colapsadas y explicó que la situación al seguir un caso de violencia de género en la provincia es tarea difícil. Ante la falta de abogados y la percepción judicial de que las sobrevivientes son objetos y no sujetos de delito, el fiscal diagnostica que esta esfera estatal “está en deuda”. En la charla explicó que el femicidio es un riesgo latente y que "muchas veces estamos desestimando denuncias".

Cima resaltó la necesidad de cambiar las normas. Explicó que se puede hacer pero llevará tiempo y un puntapié inicial es dialogar con las mujeres que acompañan denuncias. Desde la mesa destacaron que acuden a ellas sumidas en la desesperación, el abandono y la falta de respuestas claras.

Ante este reclamo y un análisis previo, Carla Danieletto adelantó que se está trabajando en un patrocinio letrado de asistencia legal. Este fue uno de los puntos más destacables de la reunión porque las denunciantes destacaron la necesidad de informar a las víctimas.

En la mayoría de los casos las sobrevivientes desconocen cuáles son sus derechos, problema también reconocido a nivel nacional y una de las razones que impulsó la Ley Micaela, a la que la provincia adhiere desde el 28 de Marzo.

Cómo funciona- La OAL se encarga del acompañamiento y asesoramiento desde el punto de vista jurídico a todas las víctimas de violencia. La denuncia comienza en la Oficina de Violencia Doméstica o en la Comisaría de la Mujer, espacio en el que la denuncia feminista alzó la voz destacando la falta de empatía traducida en pedidos de finalización de testimonios cuando las sobrevivientes se expresan, falta de escucha y comunicación sobre cómo seguir el trámite para ponerse a sí misma a salvo.

Si sigue el curso correcto, la denuncia debería llegar a un juzgado, en el que notifican a Danieletto y ella se pone el contacto con las víctimas. En diálogo con TiempoSur la funcionaria explicó que la oficina está abierta a cualquier persona que se quiera acercar para asesorarse. También confesó que si bien el personal es escaso, desde el espacio están contentos de poder brindar un servicio nuevo que abra el abanico en materia de acompañamiento judicial. Las mujeres organizadas entre las se hicieron presentes desde ADOSAC, Judiciales, ATE, CTA Autónoma, Las Rojas y La Grupa denunciaron que ellas deben autogestionarse el acompañamiento y es un deber de las instituciones. Explicaron que muchas veces las mujeres que acuden en desesperación a estos grupos necesitan traducción para proceder judicialmente porque el sistema las envuelve burocráticamente con resoluciones y fallos que para las sobrevivientes no representan una solución.

Quien dirige la OAL trabaja hace más de 15 años en la Justicia, por lo que conoce lo engorroso y lento de los procesos incluso antes de la creación de leyes o instituciones que buscan la protección integral de mujeres y comunidad LGTTBIQ+ ante la violencia machista.

Hoy Carla Danieletto está habilitada sólo a patrocinar a personas con trámites ante el juzgado de familia dentro de lo que es violencia pero "a partir de la reforma, podría acompañarlos, asistirlos como querellantes en las causas penales, estamos a la espera de la resolución de Dr. Fernández, que será a la brevedad" detalló.

También comentó que siempre le interesa escuchar las opiniones y ver en qué se puede mejorar. Ella percibió al encuentro como necesario, "nosotras aunque no parezca charlamos sobre casos, trato de estar en conocimiento de la mayoría de las causas". Adelantó que este cambio podría contribuir "a que la gente no ande boyando de acá para allá sin una respuesta, a veces hay gente que dice que nadie le dió respuesta pero es porque golpeó la puerta equivocada".  

Facilitar el acceso- Desde la OVD se hizo presente la Dra. Sabrina Granero que comentó que hasta esa hora de la tarde había recibido 6 denuncias y sólo en Río Gallegos. En la conversación de destacó que este servicio cuyo objetivo es facilitar el acceso a la Justicia de personas afectadas por violencia doméstica, se encuentra solo en 6 provincias.

La doctora identificó la urgencia de una articulación efectiva explicando que las sobrevivientes cuando asisten a la OVD "van desbordadas". Explicó también que no todas las denuncias siguen el rumbo de la Justicia Penal y que en los casos donde la violencia se da en relaciones sexoafectivas las sobrevivientes repiten patrones de comportamiento, eligiendo compañías dañinas una y otra vez.

El Estado y la Mujer- Por su parte, Lorena Beltrán de la Subsecretaría de la Mujer, expresó con ansias seguir trabajando en las cuestiones de género. El espacio dependiente del Ministerio de Desarrollo de la provincia se encuentra en Perito Moreno 175 de la ciudad capital y cuenta con dos profesionales de la psicología a disposición para las mujeres en situación de vulnerabilidad. Mencionó que el mes de marzo se comenzó la primer Mesa de Armonización Normativa con el fin de estipular reuniones entre los tres poderes y así articular acciones con el ejecutivo, legislativo y judicial. Próximamente serán las reuniones y convocó a Mesa de Mujeres a esta instancia para brindar otra perspectiva en el proceso que busca reparación. Desde el núcleo de agrupaciones feministas consultaron por casos que nunca se resolvieron y promesas incumplidas. Un claro ejemplo es la inacción de los Ejecutivos Municipales a lo largo de los años y trascendiendo las gestiones ante la ordenanza 7365 que propone consumar una casa refugio para la atención de mujeres sobrevivientes de violencia.

El concejal Dr. Osvaldo Scippo presentó esta ordenanza en 2016 pero fue sancionada en 2011.

Entre las problemáticas a las que se le suman la inacción y falta de comunicación, todos los presentes coincidieron en la necesidad social de aprender a identificar la violencia como tal. "Nunca empieza con un cachetazo" resonó en el recinto judicial.

Aquí desde la mesa destacaron la importancia de la implementación de la ley de Educación Sexual Integral, sancionada en 2006. El programa provincial está trabajando para su mayor efectividad y comenzó ampliando el equipo. Lo cierto es que tener la información correcta ayuda a saber cuando se están vulnerando derechos, reconocer la gravedad de cada caso y actuar en consecuencia.

 

Por qué es tan importante la capacitación

Otro punto en el que los funcionarios encargados de propiciar la protección y quienes reclaman por ella coincidieron de forma unánime es la urgente capacitación de cada una de las personas que integre cada una de las instituciones. Las mujeres dijeron que debería haber estado presente la fuerza policial que las debe contener, ya que en la Comisaría de la Mujer, muchas veces las sobrevivientes entran mal y salen peor tras encontrase con personal que debe contenerlas.

En esta instancia también se resaltó que las fuerzas de seguridad tienen denuncias hacia adentro también y que no están conformes con las respuestas de las autoridades. Lo que quedó en evidencia es que la violencia de género es transversal y hay un grupo de mujeres que está trabajando de manera independiente y constante para accionar los mecanismos de defensa y que no haya ni una menos.