Historias

Vendieron su casa para dar la vuelta al mundo en avión y pasaron por Río Gallegos

Se trata del matrimonio de Alex Gronberger y Marina Kist. El clima los sorprendió en la Patagonia.

Pasaron por Río Gallegos. (C.R)
Pasaron por Río Gallegos. (C.R)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Alex Gronberger (60) y Martina Kist (57), luego que su hijo se fuera a estudiar a Francia, decidieron vender todas sus pertenencias y cumplir su sueño: dar la vuelta al mundo. Luego de encontrar la casa vacía por la ausencia de sus pequeños, decidieron salir a conocer el globo a bordo de una pequeña avioneta. El hecho de poder salir de la rutina, ver el mundo desde el cielo y reencontrarse arriba de un avión es sin duda para ellos, una aventura digna de mencionar. Ahora, la pareja llegó a Río Gallegos, aterrizando en el Aeroclub local.

"Teníamos ganas de empezar una nueva etapa en la vida, que no teníamos prevista. Nosotros teníamos la vida hecha, terminar de estudiar, armar la familia y tener los hijos. Nuestro pequeño se fue a estudiar a Francia y ají nos quedamos pensando en qué hacíamos", indicó Alex en diálogo con TiempoSur. Dentro del avion, ambos comparten algunas de las tareas internas, conociendo los dos los principios de aviación necesarios para comunicarse y pilotear.

 

Subir revoluciones 

Allí tomaron la decisión de en vez "de bajar un cambio, subir las revoluciones", lanzándose a la aventura de viajar volando por el mundo. El plan es dar la vuelta al globo durante un año, hospedándose en casa de familias, usando la aplicación Airbnb.

 

Al llegar a Río Gallegos, el viento fue uno de los principales problemas a la hora de aterrizar. "Estábamos preparados para esto. Damos la vuelta a todo el mundo y todavía no encontramos vientos como estos. Pero la pista está contra él, lo que permite que sea más controlado y no tan grave", explicó Martina.

Luego de partir desde Río Gallegos, viajarán a Ushuaia. "Ya me gustaba la Patagonia desde antes, pero después de haber dado la vuelta al mundo, me gusta todavía más", cerró Martina.

COMENTÁ