Provincias en llamas

Recursos para acelerar el combate contra el fuego

Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, habló con TiempoSur sobre el cuadro de situación que presenta el país entorno a los focos de incendios que se presentan en varias provincias. La responsabilidad humana, la necesidad de trabajar en prevención y la emergencia ígnea nacional.

Sergio Federovisky, Secretario de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación
Sergio Federovisky, Secretario de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde principio del mes de diciembre pasado los incendios continúan activos en distintos puntos del país, los cuales ya azotados por el fuego reciben el apoyo de un Estado que en esta materia sigue llegando tarde. Durante décadas, y año tras año, Argentina pierde miles de hectáreas de bosques y pastizales, generando un deterioro irreversible en nuestra biodiversidad. En este nuevo contexto el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible ha enviado recursos para acelerar el combate contra el fuego, aunque la voracidad del fuego hace a estas ayudad insuficientes.

Actualmente existen nueve focos de incendios activos y tras la declaración, del miércoles pasado, de “emergencia ígnea”, se han movilizado cientos de brigadistas para evitar que se sigan consumiendo campos y regiones forestales.

Las altas temperaturas y vientos que está sufriendo el país suramericano debido a una ola de calor contribuyeron a dificultar las tareas del personal de bomberos y a que aparezcan más focos de ígneos. “Los factores climáticos, como la falta de precipitaciones, las temperaturas elevadas, el bajo porcentaje de humedad, las heladas constantes y los vientos fuertes, inciden en la propagación del fuego”, expresaron en el boletín de la cartera ambiental nacional.

En dialogo con TiempoSur, Sergio Federovisky, Secretario de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, hizo referencia a los puntos de mayor tensión y preocupación, al explicar que por estas horas “la situación está relativamente calma, con un foco ígneo muy importante que todavía persiste en el sur de Bariloche, en la zona del Lago Martín y Steffen, desde fines del año pasado sin poder ser controlado del todo”, aunque señaló que los focos en otras provincias, “demuestran la gravedad de la situación ya que normalmente no es una temporada de fuego para las provincias del Litoral y sin embargo, tenemos incendios en Corrientes, Entre Ríos, Misiones”.

 

El recurso humano

Tal como hemos informado con anterioridad, la semana pasada partió desde Santa Cruz un grupo de brigadistas para atender y reforzar las líneas de control de fuego. Equipo conformado por brigadistas de Parque nacional Los Glaciares, Parque nacional Monte León y Parque Nacional Tierra del Fuego, mano de obra fundamental en este contexto. Consulado sobre la disponibilidad del recurso humano, Federovisky manifestó: “Obviamente los brigadistas están cansados, tensionados, han trabajo mucho y siguen trabajando, pero es nuestra responsabilidad”, y continuó: “Nosotros vamos a trabajar en que los brigadistas tengan las mejores condiciones y tengan todos los medios al alcance. Hay recambio, aunque está claro que el sistema está muy tensionado a raíz de la demanda en muchos lugares”.

 

Provincias: Tirón de oreja, pero están solos

En otro tramo de la entrevista el funcionario nacional apunto a las distintas jurisdicciones y remarcó: “Sería una buena oportunidad para que las provincias pudieran evaluar, en esta situación tan crítica, como poder prevenirse y armar sus equipos pensando en futuras temporadas de estas características que seguramente van a venir”, y fue más allá al exponer que “será posible en algún momento principalmente en las provincias, tomar nota que el fuego no se combate solamente ni principalmente en el momento de la emergencia. Si no trabajamos anticipadamente, si no trabajamos en campañas de prevención, que es mucho más que entregar volantes o campañas publicitarias, no vamos a avanzar. Hay que disminuir los inmensos volúmenes en materia de combustible que hay en el territorio, el despejar los bajos de línea de alta tensión, las banquinas exigir a los particulares que manejen las plantaciones de árboles o coníferas, si no hacemos este trabajo vamos a tener temporadas de estas características”.

Consultado sobre si a raíz de la emergencia ígnea declarada en todo el territorio nacional, con principal énfasis y pedido por gobernadores de la Patagonia, el Gobierno nacional destinaria nuevas partidas presupuestarias para el combate o prevención de incendios dijo: “No está previsto que las provincias vayan a recibir partidas presupuestarias, que es lo que se imagina. Van a estar siendo destinados nuevos recursos en la medida que sean necesario”, cerró.

Brigadistas llegan a las zonas afectadas

 

Actualización de zonas afectadas

Uno de los más graves se encuentra en las afueras de la ciudad San Carlos de Bariloche, en la provincia de Río Negro (Patagonia), donde ya ha consumido más de 6000 hectáreas y se encuentra activo hace un mes. La cartera ambiental ha enviado 97 brigadistas, cuatro aviones hidrantes y uno observador, así como cuatro autobombas y demás recursos destinados a asistir en los incendios. En este sentido, se brindará 800 millones de pesos (7,7 millones de dólares) a las provincias de Río Negro (Patagonia), pero también Neuquén (noroeste), Chubut (sur) y Misiones (norte). Hoy Argentina tiene un foco activo en Chubut, dos en la provincia de Buenos Aires (este); seis en San Luis (centro); dos en Santa Fe (este) y La Pampa (centro); otro en Salta (norte), Formosa (noreste) y otro en Mendoza (oeste). Por el momento hay un incendio contenido en Tierra del Fuego (sur), otro en Entre Ríos (este), así como dos contenidos y otro controlado en la provincia de Corrientes (noroeste); dos fuegos contenidos en Catamarca (noroeste); otro en Neuquén y en Córdoba (centro).

 

 

Afirman que el 95 % de los incendios forestales son producto de la intervención humana. Entre las primeras causas se encuentra el uso del fuego para la preparación de áreas de pastoreo, el abandono de tierras, las fogatas y las colillas de cigarrillos mal apagadas.

COMENTÁ