Luego del anuncio del papa

Municipio colaborará para terminar la obra de la iglesia del San Benito

Así lo anunciaron el intendente Pablo Grasso y el Obispo Jorge García Cuerva. El Papa Francisco había intercedido para que se destraben fondos para financiarla.

García Cuerva.
García Cuerva.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El Papa Francisco tiene una mirada especial con la diócesis de Río Gallegos. Quizás sea porque su corazón en parte sigue mirando hacia el sur de Argentina –se planeó en 2020 un acto por los 500 años de la primera misa- o quizás sea por la amistad que tiene con el obispo de la diócesis, Jorge García Cuerva, con quien días atrás compartió varios días en la previa de Semana Santa. Como sea que fuese, ambas partes se pusieron de acuerdo en algo: terminar la obra de la iglesia del barrio San Benito. La máxima autoridad de la Iglesia Católica cooperó para que se consigan fondos y se logre terminar la parroquia, ubicada sobre la calle 13 del populoso barrio de la capital santacruceña. La obra está próxima a iniciarse y se espera que finalice de esta manera el sueño del Padre Juan, algo que hoy se erige en pleno centro del sector pero sin finalizar.

La novedad es que ahora el municipio de Río Gallegos se sumará a la obra y apoyará la construcción de las tareas para la terminación de la capilla. Esto fue anunciado por el intendente Pablo Grasso luego de una reunión que tuvieron en la noche del jueves con el obispo Jorge García Cuerva, donde también participó el diputado por Pueblo Eloy Echazú, creyente y devoto del catolicismo.

De esta manera, la comuna se suma a la iniciativa de reconstrucción, que será parte integral de una serie de tareas que han sido anunciada por el Ejecutivo, como ser la repavimentación de la calle 13 del lugar.

Quien realizó el anuncio fue el intendente Pablo Grasso a través de sus redes sociales. En primer lugar le dio la bienvenida al Obispo luego de su paso por Roma, explicando luego García Cuerva que estuvo trabajando en el Vaticano. “Estoy con mucha alegría de estar acá de nuevo. Con la ayuda que nos da el Papa, compartiendo con el Intendente la posibilidad de terminar la iglesia del San Benito. Es uno de los anhelos más grandes que tiene la ciudad, así que empezamos la obra con apoyo del municipio”, señaló.

No sólo una iglesia

Algo que buscó dejar en claro García Cuerva en diálogo con TiempoSur, es que no se trata solamente de una iglesia. Consideró que, en medio de otras necesidades de la ciudad, anunciar la obra de terminación de una capilla sería algo fuera de lugar. Por esto explicó que será mucho más que eso, convirtiéndose en un centro social. El objetivo es que además de ser un lugar de encuentro religioso, tenga una cuota social, sirviendo como un lugar para realizar talleres, encuentros sociales y brindar asistencia a las personas que residen en el sector y lo requieran. No será solamente una iglesia.

La reunión

Otro de los presentes fue el legislador Eloy Echazú, quien explicó a este medio que “fue una reunión dándole la bienvenida al Obispo, donde nos comentó la experiencia de estos días con el Vaticano el Obispo”.

“Además se charló sobre el tema de la iglesia del San Benito, con las acciones que había realizado para terminar la obra, para ver además si desde el municipio se podían dar algunas ayudas”, recalcó.

El mensaje para Río Gallegos

“Queridos hermanos, los saludo desde Roma un día antes de la vuelta del Obispo. Se los robé 15 días. Gracias por todo lo que hacen”, indicó en primer lugar. Destacó el Camino Sinodal y la iglesia en la calle, algo que pidió desde que asumió: el reencuentro con los fieles.

 “Lo importante es vivir el bautismo como uno puede. Todos somos pecadores. Dios nos quiere mucho. No duden del amor de Dios. Dios es más grande que nosotros más grande que nuestros defectos”, sostuvo.

Deseó a la comunidad un “buen camino” y pidió que “no se olviden de rezar por mí”.

El padre Juan

Este padre de nacionalidad española, un 12 de octubre, pero de 1966, llegó a la localidad. No obstante, un año antes de su llegada atravesó un momento de dudas, las que fueron saldadas mediante un intercambio de cartas con el Monseñor Mauricio E. Magliano, primer Obispo de la Diócesis Río Gallegos, quien en todo momento le enfatizó sus ansias de tenerlo trabajando en la localidad. Su trabajo sacerdotal fue contrastante en la ciudad, se lo recuerda por su tránsito lento de a pie, el cual lo llevaba por distintos lugares de la ciudad. Tal es así que, si bien está muy identificado con la Parroquia San José Obrero, incluso hoy más conocida como la Iglesia del Padre Juan, realizó un trabajo muy importante para la construcción de la Parroquia San Cayetano o incluso dejó muy avanzada la obra de la iglesia del barrio San Benito.

COMENTÁ