Barrios

Los dueños de la lapicera

Tras el cambio en la presidencia de Servicios Públicos, las obras fueron frenadas y los vecinos están algo cansados de la situación. Es que deben nuevamente rubricar los convenios, pero con la firma del nuevo funcionario, en este caso la de Nelson Gleadell. Los vecinos han invertido en materiales, quieren hacer valer su esfuerzo y que de una vez se terminen las obras.

Obras que se frenan
Obras que se frenan
COMPARTÍ ESTA NOTA

Muchas veces los vecinos de nuestra ciudad manifiestan sentir “un Estado ausente”, sobre todo en aquellos sectores donde los años pasan y la situación no mejora. Hace más de 20 años piden por las calles, por el alumbrado público, por redes de gas, por redes de agua, por cloacas y siguen pidiendo. No solo eso, en una serie de convenios firmados con distintos entes gubernamentales, los vecinos de distintos barrios de la ciudad que han crecido hacia las afueras de la misma, se han comprometido a hacer grandes inversiones en compras de materiales con el fin de poder lograr la llegada de estos servicios, pero a pesar de esto, en las oficinas del Estado, siempre los castigan un poco más y pareciera no importarles.

En las últimas horas, referentes del barrio Ayres Argentinos levantaron la voz por los distintos barrios que hoy vieron frenadas muchas de sus obras por el cambio de autoridades en Servicios Públicos Sociedad del Estado y manifestaron que “en tiempos tan difíciles como el que está enfrentando nuestra ciudad queremos hacer un llamado a la reflexión a todo el directorio de la empresa SPSE, necesitamos que terminen las obras tan necesarias para que las familias podamos enfrentar esta pandemia con dignidad y entereza”. Según cuenta Daniel Baker, presidente de la junta vecinal, a nuestro medio, este sector de la ciudad cuenta con algunos expedientes iniciados en 2013, pero aún hoy son obras que no se han terminado. En este sentido manifestaron desde la junta vecinal que no pueden “seguir esperando la burocracia” e hicieron fuerte hincapié en la necesidad al mencionar que “se trata de agua y energía, servicios básicos”. La situación hoy es que con la llegada de Nelson Gleadell los referentes vecinales tendrán que firmar nuevamente los convenios por los proyectos iniciados no solo en el Ayres Argentinos, sino que tambien pasará en otros barrios del sector. “Ya no queremos esperar más. Cada vez que cambia la cabeza tenemos que empezar a peregrinar para reunirnos, ver si la obra continuará, cuándo, esto no se entiende, solo cambia la cabeza de un ente, los demás siguen siendo los mismos, la misma gobernadora”.

En este punto hizo referencia a que entienden la problemática “pero los caños se están echando a perder, materiales que con tanto esfuerzo compraron los vecinos y no podemos darnos el lujo de que se arruinen por el simple hecho de que falte la decisión de hacer lo necesario. Hablamos de obras que no superan el sueldo de muchos de los que simplemente deben cumplir con su trabajo. Necesitamos soluciones desde el directorio urgente”.

“Nosotros hacemos una tremenda inversión como vecinos y ellos no pueden hacer un zanjeo con una retro y dos operarios para terminar de una vez y darle continuidad. Estamos mal, no tienen que mandar un satélite al espacio”, cerró hastiado de la situación.

COMENTÁ