Debate polémico

Contra el lenguaje inclusivo

El diputado nacional Jorge Enríquez, junto a otros legisladores de Juntos por el Cambio, presentó un proyecto de ley para prohibir el lenguaje inclusivo en los documentos oficiales, actos y establecimientos educativos. “Cada persona puede hablar como quiera, pero el uso oficial del idioma no puede estar sujeto a modas efímeras”, dijo en diálogo con Tiempo FM .

Diputado nacional Jorge Enríquez.
Diputado nacional Jorge Enríquez.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El lenguaje inclusivo gana cada vez más espacio en la esfera oficial. Por ejemplo, la Ley de Equidad de Género en los Medios de Comunicación, fija, entre las múltiples funciones de la autoridad de aplicación, el impulso al uso del lenguaje inclusivo en la producción y difusión de contenidos, siendo de debate y materia de discusión, ya que según algunos diputados de la oposición nacional los articulados de la ley lo fijan como requisito para integrar la distribución de la pauta publicitaría oficial.

Vale la pena mencionar que el “lenguaje inclusivo” genera discusión desde hace un largo tiempo, incluso también lo ha hecho en el ámbito legislativo. En estos días ya se había gestado una iniciativa similar de la mano de las abogadas Cynthia Ginni y Patricia Paternesi, que presentaron un proyecto para prohibir el uso del lenguaje incluso en los tres órganos del Estado.

En esta ocasión, en diálogo con Tiempo FM, el diputado nacional por CABA, Jorge Enríquez, confirmó que, junto a otros diputados de su bancada, ha presentado un proyecto “para prohibir el llamado ¨lenguaje inclusivo¨ en los documentos oficiales, actos y establecimientos educativos”, y expuso: “Considero que es una práctica que deforma la lengua oficial de la Argentina, que es el castellano, y que si bien todo idioma evoluciona con el tiempo, la pretensión de imponer de manera artificial y prepotente esa jerga solo tiende a confundir a la mayoría de los habitantes”.

En otro tramo de la nota expuso que como el lenguaje es una convención, corresponde atenerse a las entidades especializadas que fijan los usos correctos del castellano en general y de sus modalidades en nuestro país, que son la Real Academia Española y la Academia Argentina de Letras. “Cada persona puede hablar como quiera en ejercicio de su libertad de expresión, pero el uso oficial del idioma no puede estar sujeto a modas efímeras que, además, quieren ser un instrumento para distribuir discrecionalmente la pauta publicitaria y condicionar así la línea editorial de los medios de comunicación”, sostuvo el legislador.

Específicamente el proyecto propone erradicar la marca morfológica del lenguaje español, que implica una alteración de la gramática lingüística, así como cualquier otro tipo de incorporación de enfoque de género en la educación formal y textos oficiales públicos y privados, que no esté reconocido por la Real Academia de la Lengua Española.

COMENTÁ