Medicina alternativa

Cannabis y mascotas: ¿sí o no?

En los últimos años se ha promovido e intensificado el uso de cannabis medicinal en aquellas mascotas que padecen alguna patología, enfermedad o dolor crónico. Si bien algunos veterinarios la recomiendan como un respaldo a la ya conocida medicina tradicional veterinaria, otros la prefieren por sobre ésta como una medicina alternativa.

En los últimos años aumentó el uso de cannabis en la medicina veterinaria.
En los últimos años aumentó el uso de cannabis en la medicina veterinaria.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El cannabis de uso medicinal se ha ganado su lugar en la medicina alternativa en los últimos tiempos tras la sanción de la Ley N°27.350 en Argentina. El uso del cannabis medicinal en diversos ámbitos crece de manera exponencial. Cientos de estudios respaldan su uso en el tratamiento de enfermedades en las personas, pero, ¿y en las mascotas?

Para dialogar sobre esto, TiempoSur se contactó con dos médicos veterinarios de la ciudad de Río Gallegos que expusieron su postura frente a esta nueva alternativa medicinal.

El veterinario local Guillermo Basualto explicó su visión frente al cannabis medicinal: “Es toda una experiencia nueva el uso de cannabidiol en los animales, sobre todo en perros y gatos. También está siendo probado en otro tipo de animales, pero en realidad tampoco es la droga que viene a revolucionar la medicina veterinaria, sino que se utiliza como complemento de tratamientos para enfermedades específicas y se usa como complemento de los tratamientos tradicionales. Está comprobado que tiene muy buena acción antinflamatoria, tiene muy buena acción analgésica, sobre todo en procesos osteoarticulares, y tiene muy buena acción en tratamientos en caso de epilepsia o convulsiones. Se ha utilizado en las enfermedades como las secuelas del moquillo del perro, que es el moquillo nervioso, y ha tenido muy buenos resultados en enfermedades de animales seniles como la desorientación, la pérdida del estado general y demás, y actúa como complemento en el cáncer también. No se sabe si tiene una acción específica sobre los tumores, pero sí ayuda al tratamiento con los antineoplásicos, suprimiendo muchos efectos secundarios que pueden llegar a tener los mismos. Con respecto a la utilización de los antinflamatorios, el uso complementario con cannabis ayuda porque los usos muy prolongados de antinflamatorios en los animales pueden producir efectos secundarios como problemas gastrointestinales y demás, entonces con el uso del cannabis uno puede hacer una reducción de la dosis de los antinflamatorios no esteroides y limitar los efectos secundarios de los mismos”, puntualizó Basualto.

El cannabis y la automedicación

Si bien Basualto recomendó el uso de cannabis medicinal como complemento a la medicina tradicional, remarcó que el mismo debe ser suministrado bajo la supervisión de un profesional en veterinaria: “Esto siempre se tiene que hacer bajo supervisión de un médico veterinario porque, de acuerdo a las patologías y demás, varía la dosis que hay que utilizar y la duración de los tratamientos”, remarcó.

 

Cannabis medicinal y su marco legal

A pesar de que existen cientos de estudios que avalan su uso tanto en la medicina de humanos como de animales aún no “está regulado, sobre todo en el ámbito veterinario, la utilización de cannabis. A nivel nacional, hay un grupo de veterinarios que se llaman “Veterinarios Cannábicos Argentinos” que están peticionando a las autoridades nacionales, sobre todo en el Ministerio de Salud, para que los veterinarios seamos incluidos dentro de la Ley Nacional para poder hacer las prescripciones de cannabis y estar anotados dentro de la lista de personas autorizadas a poder cultivar y recetar el cannabis”, remarcó el profesional.

Por otra parte, la médica veterinaria Cecilia Segura explicó que es “partidaria de las terapias alternativas. Estuve incursionando y es una herramienta muy beneficiosa para ciertos casos. El CBD y los cannábicos son muy beneficiosos en los casos de trastornos neurológicos y también es utilizado en geriatría y mejora el estado general. Tiene múltiples beneficios. Yo he ido probando, incluso con animales míos, al punto de que he dejado de usar antiepilépticos. En los casos de epilepsia da muy buenos resultados. Es algo natural que no se contrapone con ninguna otra medicación, suponiendo que el animalito también fuera cardíaco y estuviera medicado, no está contraindicado. Estamos todavía tratando de mejorar para poder darle un mejor uso”, puntualizó Segura.

El cannabis medicinal en animales es usado, principalmente, en trastornos neurológicos como pueden ser las epilepsias e inclusive en casos de neurosis (Neurosis del rabo), en donde las mascotas comienzan de manera repentina y repetitiva a correrse o morderse la cola o arrancarse el pelaje como un tipo de automutilación para expresar su inconformidad con alguna situación.

La pandemia y los animales

Uno de los grandes detonantes en la aparición de ciertas conductas irregulares en los animales o en la proliferación de enfermedades fue la pandemia y el encierro ya que, como expresa Segura, los animales son “muy rutinarios y territoriales. Se han dado muchos casos y mucho en gatos también de neurosis, que se arrancan el pelo o se quedan pelados o tienen algún trastorno de la conducta. Ha pasado porque el animal es rutinario y estaba acostumbrado a que la familia tenía su rutina y sus salidas y, de repente, todos encerrados en el mismo lugar. Se aumentaron esos casos y, para eso, funciona muy bien el cannabis. Los equilibra, les mejora el estado general, descansan mejor y estimula el apetito”, puntualizó.

“No existen efectos secundarios en el uso de cannabis. No habría problema, sólo hay que cerciorarse de que el origen sea serio”, concluyó la veterinaria.

COMENTÁ