Andan a medias

Cada vez hay menos bicicletas en el Parque Urbano

“Bicis RGL” ha tenido una muy buena aceptación en la comunidad y tiene una demanda que claramente supera la oferta. A esto se suma que de las nueve bicicletas actualmente solo funcionan seis. Desde el Municipio dieron las explicaciones del caso.

Algunas de las unidades fuera de servicio
Algunas de las unidades fuera de servicio
COMPARTÍ ESTA NOTA

No importa la hora, a lo largo de todo el día el sistema de bicicletas públicas compartidas denominado “Bicis RGL” cuenta con un requerimiento frecuente por parte de los vecinos, jóvenes y adultos esperan durante varios minutos que los usuarios terminen su turno para poder disfrutar por el lapso de 15 minutos de un paseo por el Parque Urbano Héctor “Pirincho” Roquel.

Vale la pena recordar que la instalación se realizó en los primeros días de diciembre del 2019, aún durante la gestión de Roberto Giubetich. A los pocos días y horas antes de dejar el Municipio fue Adriel Ramos, ex Secretario de Desarrollo Comunitario, quien inauguró el programa. El sistema de bicicletas públicas compartidas denominado “Bicis RGL” es proyecto ejecutado en el marco del plan “Proteger” y que llegó a nuestra ciudad capital a través de un convenio suscripto entre Municipio, Provincia y Nación, con el objetivo de fomentar la actividad física, la vida saludable y la movilidad sustentable.

Cada bici presentaba un diseño urbano, cómodo, práctico, de fácil manipulación, materiales resistentes y dispositivos de seguridad activados por energía solar, además del equipamiento antivandálico y sistema con alarma antirrobo y GPS de ubicación en tiempo real, aunque esto último no ha podido ser implementado en nuestra ciudad, sin ir más lejos, durante las primeras semanas, muchas fueron las denuncias que hablaban del mal uso de las unidades y el poco cuidado de sus usuarios. Lo cierto es que, si bien “Bicis RGL” fue presentado con un total de 16 bicicletas distribuidas en 4 estaciones apostadas en diversos puntos de la Costanera, “conformando un circuito con fines saludables que puede recorrerse en forma gratuita”, dos estaciones dentro del Parque de la Ciudad; una en Almirante Brown y Magallanes; y la cuarta en el Mirador del Estuario (Emilia Rodiño de Clark y Carlos Gardel), la realidad es que hoy bastante lejos de esa realidad estamos.

Con relación al programa, desde el Municipio explicaron que en sus comienzos “costó mucho”, al explicar que “la gente dejaba las bicicletas afuera, trataron de romper los asientos, trataron de robarlas, incluso en alguna oportunidad la encontramos en otros puntos de la ciudad”. Justamente, para poder controlar la situación, desde la cartera a cargo del mantenimiento y control de todo lo que sucede en el Parque Urbano, han modificado la metodología de uso y remarcan que “hasta que volvamos a instalar todo de nuevo, se podrán utilizar en el interior del parque, para que las podamos controlar”. Actualmente son seis las bicicletas a disposición, un número bastante menor al anunciado durante su presentación en 2019. El convenio establece que el Municipio se hacía cargo del mantenimiento de las unidades, mientras que una empresa rosarina estaría a cargo del sostenimiento del software, pero esta última “traía problemas muy grandes”. En este sentido, dejaron trascender a nuestro medio que desde el Municipio se analiza la posibilidad de buscar un proveedor en cuanto al mantenimiento de los requerimientos tecnológicos, para que todas estén a disposición y los chicos puedan usarlas”. 

En cuanto al faltante de bicicletas adelantaron que se encuentran en reparación para ser puestas en funcionamiento durante la semana que viene. “Son mantenimientos propios del uso y para que estén en buen estado porque si las dejás estar después quedan peor”, explican. 

COMENTÁ