Acoso escolar

Bullying: el problema que preocupa hoy y que COMUNA ya había advertido hace meses

Denuncias de padres; violencia dentro de las aulas, y un problema que ya había sido puesto en evidencia por parte del Consejo Municipal. ¿Qué pasa con los chicos?

Un problema que crece.
Un problema que crece.
COMPARTÍ ESTA NOTA

A principios de año, las autoridades del Consejo Municipal de Niñez y Adolescencia dejaron en claro algo: que había que trabajar sobre el bullying. Desde, incluso, antes del inicio del año escolar indicaron que durante el 2022 había que tener en el radar el acoso que se da entre pares dentro de los colegios. Y vaya que tenían razón teniendo en cuenta los últimos acontecimientos en Río Gallegos. Hubo dos casos que marcaron la opinión publica esta semana. El primero de ellos fue la denuncia de una madre en redes sociales, donde indicó que a su hijo le habían cortado el pelo sus compañeros y que había vuelto a casa llorando. El segundo hecho fue la publicación de una pelea que se dio en el colegio Industrial 4 de la capital santacruceña.

Además, a nivel nacional tomó estado público un video en el que una víctima de acoso se desquitó de su abusador ante la mirada atenta de sus compañeros y de sus profesoras. Pero ¿qué pasa con los chicos?

Días atrás y en el marco de acciones encaradas para la protección de las infancias, el Consejo Municipal de Niñez y Adolescencia organizó un conversatorio sobre bullying que contó con el acompañamiento de profesionales de la UNPA y de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de la Municipalidad de Río Gallegos.

El doctor Roberto Ortiz, vicepresidente de COMUNA, valoró la posibilidad de abordar un tema que viene siendo muy requerido para su tratamiento, y manifestó: “Estamos muy contentos con poder llevar a cabo este conversatorio, es un tema que está en agenda desde el pasado año y que fue propuesto por un integrante de este consejo consultivo”.

 

¿Qué dice la ley?

En Argentina existe una ley que define al bullying como el acoso físico o psicológico que se realiza entre pares de los colegios. La normativa a nivel nacional establece criterios para que se diriman estos conflictos dentro del ámbito escolar, rechazando cualquier forma de violencia, discriminación u hostigamiento contra las víctimas.

Está expresamente prohibida cualquier norma o medida que limite el derecho de docentes, estudiantes o sus familias a participar en la vida educativa institucional.

Quedan expresamente prohibidas las sanciones que atenten contra el derecho a la educación o que impidan la continuidad de los alumnos y alumnas en el sistema educativo.

 

En este marco TiempoSur se comunicó con Alfredo Jaramillo, referente de la Comisión de Prevención y Promoción del Consejo Municipal de Niñez y Adolescencia, quien puso en énfasis en que no solamente se debe dar el trato con los chicos, sino también con los adultos.

“Desde el año pasado hemos trabajado en la elaboración de un programa de prevención de bullying, queremos generar acciones y actividades tendientes a la prevención y detección temprana de este fenómeno”, sostuvo en primer lugar.

Jaramillo agregó además que “hay que mencionar que este fenómeno se ha trasladado no sólo a los ámbitos educativos sino a otros lugares sociales, comunitarios donde participan e interactúan niñas, niños y adolescentes, incluso en el mundo de la tecnología”.

“Hay una extensión a la forma de relacionarlos agresivamente en las redes sociales”, advirtió haciendo referencia al cyber bullying, el fenómeno de acoso que se da a través de las redes sociales en internet.

Por otra parte, el entrevistado haciendo referencia a las actividades que llevan adelante desde Comuna recordó: “Hace dos semanas empezamos con un primer conversatorio en la necesidad de trabajar con adultos, padres y tutores, además de las familias y docentes. Es ahí donde tenemos que trabajar. Hay que promover los buenos tratos, pero somos los adultos los que instalamos prejuicios, preconceptos, estereotipos y hacen que eso se replique en la forma de relacionarse en los niños”

“Lo que han planteado los especialistas que hemos interactuado es que tenemos que dejar de hablar de niños víctimas y victimarios, sino que son chicos que deben ser atendidos, ayudados y contenidos.

La realidad es que este fenómeno se encrudeció posterior al confinamiento y la vuelta a las aulas ha generado esto tras un año y medio sin actividad grupal.

Hay diferentes situaciones de agresividad, hay que trabajar en red y la forma es que empecemos a sensibilizarnos, generar mensajes y trasladar ideas de buenos tratos”, cerró Jaramillo.

COMENTÁ