Santa Cruz

A falta de espacio, ahora los padres piden que dicten clases en un aeropuerto

Se trata de la Comisión de Padres de la Escuela Industrial en Procesos Energéticos, cuyos hijos cursan sus clases en la Escuela 67. Allí, una biblioteca sin ventilación es utilizada como aula. Los estudiantes secundarios deben ingresar por la salida de emergencia para que no haya aglomeración con los alumnos de la Primaria. 

La biblioteca convertida en aula.
La biblioteca convertida en aula.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Los padres de los estudiantes de 1er. a 3er año de la Escuela Industrial en Procesos Energéticos que cursan sus clases en el Colegio 67, piden que a sus hijos les dicten las clases en el aeropuerto de 28 de Noviembre.

Aunque este pedido era esperado, ya que lo analizaban hace una semana cuando TiempoSur informó sobre la falta de espacio físico para las cursadas, la solicitud se concretó con una nota enviada   la semana pasada a la presidenta del CPE, María Cecilia Velázquez.

El reclamo original de la Comisión de Padres es contar primero con el terreno que había prometido el intendente de 28 de Noviembre, Fernando Españón, y luego sea con fondos provinciales y/o nacionales, construir el colegio.

Ante la tardanza obvia que demandará la solicitud, piden que el aeropuerto, que cuenta según los padres con espacio amplio y servicios habilitados, sea el lugar de aprendizaje.

(El ingreso de los estudiantes del EIPE por la salida de emergencia de la Escuela 67).

Previo al pedido de un edificio, algo que fue comunicado el pasado 9 de agosto, en una reunión con Rodrigo Gojan, director Provincial de Educación Técnica, los padres esperan momentáneamente utilizar la instalación del aeropuerto para las clases.

La Resolución 264 del Consejo Provincial de Educación firmada en febrero de 2019, creó la Escuela Industrial en Procesos Energéticos emplazada en la ciudad de Río Gallegos, con sedes en las localidades de Puerto Santa Cruz, Los Antiguos y 28 de Noviembre, según señala el Artículo 1 del instrumento legal.

“Primero el aeropuerto está en desuso; segundo, es el único espacio físico en nuestra localidad para que nuestros hijos tengan clase; y lo más importante, en la Escuela 67 no hay lugar suficiente para ellos”, argumentó Natacha Flores, que integra la Comisión de Padres de EIPE.

La capacidad del lugar -añadió- puede albergar a los alumnos, aunque deben adecuarse.

Tiene los servicios y la pista de aterrizaje se usa muy de vez en cuando, pero no está operativo”, contó, y marcó que “es a lo que hemos tenido que llegar para que los chicos estén bien”.

Su ubicación no es alejada de la pequeña comuna.

Dos ingresos, dos burbujas

En la Escuela 67 habilitaron un aula dentro de la biblioteca para el 1er año B,  que continúa utilizándose como tal.

La biblioteca es chica y tiene varias falencias, porque los chicos deben dejar un espacio para cuando alguien ingrese a buscar algún libro”, relató.

Pero otro problema, es que los estudiantes no pueden abrir las ventanas para ventilar el espacio en una época de pandemia por COVID-19. “La ventana choca contra la reja y hay chicos que se han descompensado. Mi nena llega roja como un tomate porque hace mucho calor”, precisó.

Otro inconveniente es que el EIPE comparte espacio con la Escuela 67, tanto de mañana como tarde, es decir son dos burbujas diferentes de Primaria y Secundario.

El escenario muestra que la salida de emergencia de la Primaria es la puerta de ingreso de los alumnos del EIPE. “Por ahí entran nuestros hijos para no colapsar la puerta de ingreso y con dos protocolos diferentes. Allí los receptores ponen una mesa y los esperan”, advirtió.

La última reunión con Rodrigo Gojan, director Provincial de Escuelas Técnicas del CPE, fue realizada a principios de agosto. Los padres elaboraron un acta acuerdo en donde se señaló que el edifico podría construirse con fondos provinciales y/o nacionales, pero que también el funcionario había mantenido reunión con Españón que logró un acuerdo por el terreno.

Los padres continúan con la recolección de firmas para entregar primero a Españón y luego a la Gobernadora. “No tenemos el Decreto de adjudicación del terreno, eso es lo primero. El Intendente no nos quiere dar el Decreto del terreno porque dice que tiene miedo que se lo quiten y hagan otra cosa que no sea el Colegio, entonces se tiene miedo a si mismo ya que él es el que adjudica y desadjudica los terrenos”, reclamó Flores, y sostuvo: “Que los políticos se dejen de pelear entre ellos, y activen lo que tienen que activar porque las escuelas, la salud y la plata para construirlos, es del pueblo, no de ellos”.

(TiempoSur se comunicó en diversas oportunidades, tanto por mensajes como llamadas con el director Provincial de Escuelas Técnicas, Rodrigo Gojan, pero no hubo respuesta)

LA NOTA

La misiva destinada a la titular del CPE, señala:

“Nos dirigimos a usted para hacerle llegar nuestra preocupación como también preocupación social, ya que usted sabe que la escuela E.I.P.E sigue sin la mensura del terreno y sin la edificación, por lo tanto nuestros hijos están a la deriva, están en 3 aulas por así decir, cabe mencionar que no compartimos con la decisión de que la biblioteca fuera usada como aula porque estará cumpliendo dos funciones, de clases y biblioteca, lo cual impide el normal aprendizaje de los alumnos. Además de no contar con pizarrón, ni mobiliario, seguimos con los docentes, preceptores en los pasillos, quitando espacios a la EPP 67 que amablemente nos comparte su establecimiento, queremos una solución, urgente.

Por ello solicitamos a Ud. una solución de forma urgente para poder ocupar temporalmente las instalaciones del Aeropuerto local, ya que el mismo se encuentra en desuso y podría concurrir todo el alumnado completo y con mayor comodidad sin afectar a ninguna institución. En su momento el Sr. intendente Fernando Españón, siendo concejal, presentó un proyecto que adjuntó solicitando el uso del Aeropuerto local.

Sin otro particular, los saludo atte. esperando una respuesta favorable”.

COMENTÁ