Violencia de género

Golpeó a su pareja, la mordió y amenazó de muerte

Tras el brutal ataque, el agresor quedó detenido. La pareja convivía desde hace seis meses y ella era sometida a constantes golpes. El hecho ocurrió en San Juan.  

Golpeó a su pareja, la mordió y amenazó de muerte
Golpeó a su pareja, la mordió y amenazó de muerte
COMPARTÍ ESTA NOTA

Un brutal hecho de violencia de género ocurrió en la provincia de San Juan. Un mujer de 24 años fue sometida a una feroz golpiza por parte de su pareja, quien la insultó, la atacó a mordiscones y la amenazó de muerte. El agresor, identificado como Jorge Eduardo Díaz fue detenido tras el ataque.

El hecho ocurrió mientras Díaz y su pareja se encontraban en el domicilio de calle Pellegrini e Ignacio de la Roza, del barrio La Bebida, ubicado en la localidad sanjuanina de Rivadavia, donde conviven desde hace 6 meses.

Según el relato de la mujer, en un momento determinado empezó a discutir  y cuando ella trató de abandonar el domicilio, el hombre la molió a golpes y la amenazó de muerte. Además, la mordió salvajemente, produciéndole todo tipo de lesiones en labios, rostro y brazos.

Desesperada la mujer se escapó del domicilio y se dirigió hasta la avenida De la Roza, buscando un colectivo que la sacara de ese lugar. Fue entonces cuando un pasajero de uno de los micros que transitaban por el lugar se percató de que el hombre la seguía agrediendo y pidió ayuda a la policía.

Una vez realizada la denuncia, los efectivos encontraron al agresor y su pareja caminando por la vía pública. Si bien ambos seguían discutiendo, ella negó que las heridas fueran producto de la golpiza. Sin embargo, minutos después, se quebró y confesó.

A Díaz le imputaron el delito de lesiones leves agravadas por ser cometidas en contexto de violencia de género y amenazas.

 

Una vez en la comisaria, la mujer dijo que no era la primera vez que le pegaba y que no lo había denunciado por miedo. En cuanto a Díaz, la planilla de antecedentes arrojó que tiene expedientes en su haber por robos y contravenciones, pero ninguna condena.

COMENTÁ