Estética

Yoga Facial: la revolucionaria forma para el cuidado de la piel

En un mundo donde los tratamientos de belleza y productos cosméticos son moneda corriente, esta técnica surge de manera innovadora tanto para el rejuvenecimiento de la dermis como la promoción de una apariencia radiante que combina ejercicios faciales y técnicas de respiración. TiempoSur dialogó con Carolina Winograd, instructora de Yoga Facial en la cual explicó de que se trata, recomendaciones y métodos en los que cada vez esta ganando más seguidores por sus beneficios.

  • 25/02/2024 • 17:24

Años atrás, nadie hubiese pensado y al mismo tiempo no estaba muy bien visto que un hombre realizará un tratamiento estético de cualquier índole. Pero todo eso cambio y hoy tanto el sexo masculino como el femenino realizan tratamientos estéticos de cualquier índole por igual sin prejuicio y discriminación alguna e incluso hay una técnica en particular que en este último tiempo se lleva todas las miradas y se trata del yoga facial.

El yoga facial es un proceso que algunas personas incluyen al final de su rutina de skincare aunque puede realizarse en cualquier momento del día, algunos especialistas recomiendan añadirlo a la rutina nocturna para poder aprovechar al máximo la relajación durante las horas de sueño.

Esta, es recomendada para eliminar las arrugas, ya que ayuda a tonificar y fortalecer los músculos faciales, mejorar la circulación sanguínea (la piel se ve más radiante y saludable), ayuda a reducir la hinchazón y las ojeras, como también la tensión y el estrés.

Al respecto, Carolina Winograd, instructora de Yoga Facial y fundadora de Kaliope Glow charlo con TiempoSur e indicó: “El yoga facial entre otras cosas es un entrenamiento para la musculatura y tejidos del cuello, el cráneo y en el caso particular, del tipo que yo enseño de la medicina tradicional china que no solamente se trabaja tanto a nivel externo sino en la activación de puntos de digito acupuntura facial, logrando u a armonía y una revitalización de todo el organismo”.

“Esto es una práctica amorosa de autocuidado que te permite revitalizar los tejidos de manera profunda y no cuesta más de 10 minutos en la comodidad de tu casa o en el lugar en donde te encuentres y las consecuencias que posee esto son positivo porque desde la primera vez que se realiza se comienza a liberar las tensiones, el flujo sanguíneo, se eliminan toxinas, entro otros beneficios como así también la prevención de arrugas”, manifestó.

Por último, Winograd señaló que “Para la practica en sí, no es necesario colocarse ni cremas o aceites en gran cantidad, al contrario, es necesario colocarse muy poca cantidad porque las manos son necesarias para los puntos de digito puntura, pero luego los masajes que se pueden realizar al finalizar el día si es conveniente utilizar aceites naturales y orgánicos para la implementación de esta práctica”.

Mini rutina

Por otro lado, la especialista compartió a este medio una mini rutina para aquellos interesados que quieran practicar el yoga facial. Además, para más información pueden ingresar a sus redes sociales @kaliope.glow o en su web www.kaliopeglow.com

-Primero, coloca tus dedos pulgares por detrás y debajo de tus orejas, y lleva el resto de tus dedos a las sienes. Presiónalos hacia adentro y hacia arriba como si quisieras estirar tu rostro, sostené esta postura por 20 segundos. Luego, sin mover los dedos del lugar empezá a friccionar por 20 segundos más, movilizando enérgicamente el cuero cabelludo. Desarmá la postura suavemente.

-Segundo, colocá las palmas y dedos de tus manos sobre la parte de atrás de tu cabeza (por debajo del cabello), presioná hacia adentro y empezá a movilizar cuero cabelludo de arriba hacia abajo vigorosamente. Sostené este movimiento por 30 segundos.

-Tercero, bajá los hombros y empezá a respirar profundamente por la nariz. Pensá que tu hígado está sonriendo, mientras llevás tus dedos pulgares al punto VB 20, un punto súper importante que se encuentra en una depresión por debajo del hueso occipital, entre el proceso mastoideo y el origen del músculo trapecio, a 2 dedos de las cervicales. Presionalo con fuerza moderada o con movimientos circulares por hasta 2 minutos, para abrir la parte posterior del cuello, incrementando el flujo energético y sanguíneo, armonizando hígado, reduciendo tensión muscular, mejorando el flujo sanguíneo en toda la cabeza y el estado de arrugas en frente y ojos.

-Cuarto, confieso que este es uno de mis masajes preferidos para tener el cabello divino. Con los hombros bajos y la espalda derecha, vamos a llevar nuestras manos, abiertas como peinetas, a nuestras sienes. Las palmas tienen que quedar a la altura de los ojos. Vamos a cerrar las manos como si quisiéramos formar puños encerrando en ellos a nuestro cabello.

En esa posición vamos a hacer círculos con nuestras manos, movilizando el cuero cabelludo de manera lenta y consciente, mientras respiramos profundamente por nariz. Repetimos este movimiento en toda la extensión de nuestra cabeza.

Es importante siempre detectar los focos de bloqueo, incluso en nuestro cuero cabelludo, y visualizar cómo con este simple automasaje podemos descomprimir nuestra cabeza, y abrir nuevos espacios para favorecer el flujo sanguíneo, linfático y energético.