Nuevas aperturas

Variante Delta, el reparo por apertura de las discotecas, el uso del barbijo y la pandemia que no terminó

Médicos y especialistas opinan sobre las nuevas flexibilizaciones que anunció ayer el Gobierno nacional. El importante factor que representa el control en las actividades.

Ir a un boliche es como ir a un recital y por más que estén vacunados todos, no hay distancia y el riesgo aumenta.
Ir a un boliche es como ir a un recital y por más que estén vacunados todos, no hay distancia y el riesgo aumenta.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer por la mañana el Gobierno nacional autorizó la no obligatoriedad del uso del barbijo al aire libre de manera individual, la apertura de discotecas con aforo del 50% con quienes tengas las dos dosis aplicadas, las fronteras, eventos masivos, etc.

La adhesión o no del Gobierno provincial a estas medidas -teniendo en cuenta que Santa Cruz está en zona verde- dependerá de la publicación del Ejecutivo nacional del Decreto en el Boletín Oficial.

Los especialistas coindicen en que se podían flexibilizar las medidas, pero resaltaron la importancia de los controles y mantener las medidas de bioseguridad y que esto no significa que la pandemia finalizó.

“Las medidas me parecen razonables y se toman ahora porque debía confirmar una situación epidemiológica que lo permita, ya que no podría haberse tomado en marzo, cuando habían muchos casos y provocarían un desastre, aunque hay que esperar la posibilidad de la variante Delta”, dijo a TiempoSur, Daniel Pryluka, médico infectólogo y jefe de Infectología del Sanatorio Otamendi.

Sobre la variante que es dominante en cientos de países del mundo, indicó que “todavía no la tenemos (en circulación comunitaria) y no podemos asegurar que ingresará y por eso la Ministra de Salud y Jefe de Gabinete señalaron que las medidas son transitorias porque debemos ver cómo evoluciona esto”.

Para el profesional estas medidas no son electorales. “La discusión de las elecciones pasan por otro lado, y no tiene caso politizar todo lo que sea sanitario y que aporte a esta grieta”, expuso, y añadió: “Si todo se politiza y cuestiona, así nos va a ir, como nos fue en la pandemia. En los demás países no se discutían las medidas sanitarias”.

“Esto puede ser definitivo, ir progresando o se puede volver para atrás y todo depende en cómo evolucionará la situación”, remarcó y reafirmó: “No significó que esto se acabó, sino que se liberaron una serie de actividades”.

 

No se sabe

 “Las decisiones deben ser validadas por la Provincia y Municipalidad, sobre todo en cuanto a los boliches bailables”, advirtió Paulo Lunzevich, referente de FEHGRA e integrante de la Asociación Empresarios Hoteleros y Gastronómicos de Río Gallegos.

Los boliches nocturnos pueden volver a funcionar, aunque varios se han trasformado en pandemia en venta de alimentos y pub´s. “Cómo se va a implementar, todavía no lo sabemos, y tenemos un inconveniente con el esquema de vacunación ya que hay un número grande de jóvenes que esperan la segunda dosis de Sputnik y están bastante lejos de la vacunación por edad que estableció el Ministerio de Salud, y por eso muchos esperan su turno para ser llamados”, marcó.

Cuando se vacunó a trabajadores esenciales, esto incluyó a trabajadores gastronómicos y empleados de estos locales.

Los controles en las discotecas es otro punto. Para Lunzevich es una “medida abrupta para lo cauteloso que veníamos siendo, más allá que desde nuestro lugar nos sirve mucho volver a trabajar, pero esta confianza de que esto se terminó, es un poco mucho en un contexto en el que todavía tenemos posibilidades de un rebrote”, mencionó.

Al mismo tiempo precisó que la gente está “muy ansiosa” y espera este tipo de aperturas por lo que “empezará a reclamar una toma de decisiones, las que deben ser rápido para saber qué funcionará y qué no”.

 

Testear

“Si se mantienen igual los protocolos, se controla y se sigue con los testeos y continúa la vacunación, es correcto y fundamental que exista este tipo de aperturas”, deslizó Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

Pero recalcó que la gente tiene que saber “que se debe usar el barbijo, la distancia social y continuar con el lavado de manos”.

La velocidad en la vacunación ayudará. Cerca del 50% de la población tiene el calendario completo.

Las discotecas para Reina, al ser lugares cerrados, deberían estar preparadas para estar ventilados y disponer de sensores de dióxido de carbono. “Son los lugares de mayor riesgo y por eso hay que ser muy precavidos”.

En tanto, aclaró que no existe todavía ningún documento que ratifique que la no circulación comunitaria de la variante Delta se deba a que las demás cepas, Manaos y Andina, sirvan a modo de “efecto colchón” que impida su diseminación.

“Debemos ser cautos porque la tercera ola estaba prevista para septiembre y octubre, y estamos ahí, y por eso tenemos que seguir con las medidas porque por suerte venimos bien, y por las dudas uno debe estar preparado”.

 

Barbijos y disco acá

No utilizar el barbijo al aire libre es una medida correcta, según el Dr. Horacio Córdoba, presidente del Colegio Médico y ex integrante del COE de Río Gallegos.

“En lugares cerrados sí o sí debe ser obligatorio el uso, así como se permitió que no se utilice al realizar actividad física, porque son medidas para el cuerpo y no tanto por la pandemia, sino para mantener la salud”, señaló.

Con los boliches bailables, es otro tema, según el médico Pediatra. “Esto se debe analizar muy bien. Los boliches empiezan  y terminan muy tarde, y además si me dijeras que es como en el norte del país que se puede realizar al aire libre, está bien, pero acá es muy complicado”, expresó.

“No tendría inconvenientes si la gente puede estar al aire libre, pero trasladarlo a la época de verano en donde habrá 300 personas en un lugar…”

Una buena medida -planteó- sería que el ingreso solo sea permitido para mayores de 18 años (con dos dosis).

“Pero esto en un lugar cerrado con adolescentes y también adultos, puede pasar varias cosas, porque ir a un boliche es como ir a un recital y por más que estén vacunados todos, no hay distancia y el riesgo aumenta”, consideró.

Ejemplificó que una fiesta bailable en el Boxing Club con 200 personas no tendría problemas, porque es un espacio amplio y se respetarían las medidas de distanciamiento “y no estarían tan agolpados”.

 Recomendó que en los locales nocturnos se debería “informar, por al menos dos minutos, en advertir que la apertura del lugar dependerá de cada uno el que siga abierto, y si no se respetan las normas de higiene, se volverá para atrás”.

“No nos podemos relajar”, subrayó, a pesar de que se transitan buenos datos epidemiológicos en una meseta de contagios.

“Lentamente debemos volver de a poco a esta nueva normalidad, pero no estamos en la post pandemia, y por eso cada medida, también debe analizarse de acuerdo a la situación de cada localidad y provincia”, vertió.

COMENTÁ