Covid-19

Uso de barbijos debería sostenerse pospandemia

El investigador español José Luis Jiménez demuestra en su trabajo científico que hay evidencia para considerar que los virus respiratorios se transmiten por el aire, clave para comprender la utilidad en la prevención del uso de barbijos.

Jiménez asegura que
Jiménez asegura que "el uso de barbijo debería quedarse. Y las autoridades deberían promocionarlo y distribuirlo". (AFP)
COMPARTÍ ESTA NOTA

El uso de barbijo debería sostenerse en situaciones de riesgo como en espacios cerrados o para las poblaciones vulnerables en épocas de circulación de virus respiratorios, aun cuando pase la pandemia de Coronavirus, ya que hay evidencia para considerar que se transmiten por el aire, aseguró este jueves a Télam el investigador español.

La conclusión acerca de que la mayoría de los virus respiratorios se transmiten principalmente por el aire -es decir que la fuente de contagio más importante es probablemente a través de los pequeños aerosoles que emitimos al respirar o hablar-, es el eje del trabajo científico publicado por Jiménez y otros investigadores en la prestigiosa reviste Science.

Profesor de la Universidad de Colorado, Estados Unidos, y referente mundial sobre transmisión por aerosoles del SARS-CoV-2, Jiménez fue uno de los científicos que más evidencia aportó para que se comprendiera que la principal forma de contagio del Coronavirus es por aire y no por las gotas grandes que las personas emiten al estornudar o toser.

Esta diferencia, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) demoró casi un año en reconocer, impidió por varios meses entender la importancia de ventilar los espacios cerrados para evitar que se acumulen los aerosoles emitidos por una persona infectada y que, aun sosteniendo distancia de otras, al quedar suspendidas en el ambiente podrían ingresar por las vías respiratorias y provocar el contagio.

También es clave para comprender la utilidad en la prevención del uso de barbijos (o mascarillas) con buen ajuste que filtren tanto el aire que se emite como el que se inhala.

Se ha demostrado que los barbijos, con buen material y ajuste, reducen el riesgo de inhalar virus, de ahí la importancia de utilizarlos, sobre todo en espacios cerrados, pero también al aire libre cuando no se respeta la distancia.

En principio la medida correcta técnicamente es llevar la mascarilla afuera cuando no hay distancia, sobre todo al hablar, y quitársela cuando hay distancia. Pero en la práctica parece que eso es demasiado complicado para la población.

COMENTÁ