Donar vida

Unir voluntades y recursos en la Patagonia

En el Día Mundial de la Donación de Órganos, Tejidos y Trasplantes, TiempoSur dialogó con la doctora Laura Beveraggi, eventualmente a cargo de CUCAI Santa Cruz, tras la salida del Dr. Néstor Murray. Cuáles fueron los objetivos delineados en el último encuentro que reunió a los referentes provinciales y la necesidad de poner en agenda constante la donación. 

Beveraggi, a cargo de INCUCAI Santa Cruz.
Beveraggi, a cargo de INCUCAI Santa Cruz.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La reciente presentación de INCUCAI respecto la estrategia nacional de donación y trasplante, de la cual participaron representantes de todas las provincias argentinas en el marco del COFESA, resaltó, entre otras cosas, el trabajo conjunto realizado con todas las provincias a través de la Comisión Federal de Trasplante (COFETRA), y destacó la decisión político-sanitaria del Ministerio de Salud de la Nación de sostener la actividad de donación y trasplante en el contexto de la pandemia. Según datos del propio organismo al mes de septiembre, en lo que va de 2021, ya fueron 1.028 pacientes en lista de espera que recibieron un trasplante de órganos y 598 un trasplante de córneas gracias a 593 procesos de donación en todo el país.  Tal como publicáramos en el día de ayer, en Santa Cruz existen 49 personas a la espera de donantes.

En la actualidad, desde el 1 de septiembre pasado, el Dr. Néstor Murray ha dejado de ser el delegado jurisdiccional del CUCAI en la provincia, lugar que circunstancialmente ocupa la Dra. Laura Beveraggi, subsecretaria de Acceso y Equidad en la Salud del Ministerio de Salud de la Provincia, quien, si bien las donaciones se vieron afectadas, por este tiempo el objetivo es avanzar en la “recuperación de los espacios CUCAI”, mientras que remarcó que los lineamientos a nivel nacional apuntan a “volver a poner en la agenda pública no solo el tema de la donación de órganos, sino que también la donación de médula ósea, sangre, sangre de cordón y placenta, y otras donaciones que no son tan puestas en agenda. Volver a hablar con la gente”.

En otro tramo de la nota, Beveraggi comentó que se comenzaron a analizar objetivos en pos de avanzar en “recuperar pos pandemia, todo el proyecto de donación de órganos”, y remarcó que “esto no será la acción de un médico o un servicio, sino la acción conjunta de todo nivel, tenemos como responsabilidad generar equipos regionales por parte del Estado”. En este sentido adelantó que integrantes de los equipos médicos de Santa Cruz, Tierra del Fuego, Neuquén y Chubut, se abocarán a la organización de un encuentro regional en el mes de noviembre, con el objetivo de “unir voluntades y recursos en la Patagonia”, ya que “hay mucho para compartir. Hemos crecido mucho como país, hemos madurado y hay experiencias que se pueden replicar. Está todo echado a correr”, aseguró.

“Esta semana vamos a repasar todo, es cierto que la logística del trasplante hay que trabajarla mucho, tenemos que volver a retomar”, dijo.

En cuanto al interés manifiesto de la sociedad expresó: “Hemos visto en plena pandemia que la donación de plasma de convaleciente fue muy buena, la gente después de haber sufrido está dispuesta a ser donante. Tuvimos en este tiempo 3 donaciones de médula que por compatibilidad bilógica se usaron fuera del país. Hay mucha voluntad de donar”.

 

Es como tener un propio ángel

Zahira Quinteros es una pequeña de nuestra ciudad que fue diagnosticada con insuficiencia renal a los 3 años. Momento desde el cual la familia comenzó un largo proceso a la espera de un donante. El tiempo transcurrió y también avanzó la complejidad médica. Hasta 2019 la situación no parecía tener avances claros, incluso Silvina Velázquez, su mamá, recuerda junto a TiempoSur que iba a ser su padre quien donara el riñón que Zahira necesitaba. Finalmente, el 19 de julio de 2019, fue trasplantada y su vida cambió radicalmente. El ángel: Lolo Regonat.

Silvina contó que hoy “le cuesta un poco y a veces se cansa”, claro, “ella pensaba que se hacía el trasplante y todo terminaba ahí”, contó. 

El contacto con la familia del donante “es permanente”, cuenta y menciona que “están siempre pendientes de Zahira”. En este año de pandemia la pequeña riogalleguense ha tenido que atravesar también el COVID. “Un momento de mucha preocupación. La pasó mal, pero como siempre digo: Es como tener un propio ángel”, contó Silvina.

Zahira.

COMENTÁ