Río Gallegos

Qué falta para que comience a funcionar la Clínica "Integral San Benito"

Luego de dos años de espera por parte del director, Dr. Ricardo Lagraña, fue habilitada por el Ministerio de Salud. "Esto fue muy esperado por nosotros y en el barrio hay grandes expectativas porque la salud mejora la vida de las personas", dijo a TiempoSur.

Resolución del Ministro de Salud que habilitó la clínica.
Resolución del Ministro de Salud que habilitó la clínica.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Luego de casi dos años de espera por parte de su propietario, fue habilitada y autorizada por el Ministerio de Salud la Clínica "Integral San Benito", ubicada en la calle 32 entre 13 y 17.

En el inicio de la pandemia por Covid-19, en abril de 2020, TiempoSur publicó por primera vez que una clínica podría comenzar a funcionar en el centro del populoso barrio, lo cual, en aquel contexto, representaba una importante ayuda de camas (aportaría 22) y respiradores ante una eventual saturación del sistema de salud pública, que sucedió en Río Gallegos en el pico máximo de contagios de ese año, en el mes de noviembre y diciembre.

Obviamente esto no sucedió, porque en el transcurso de estos dos años, el Dr. Ricardo Lagraña, director, fue informado a través de este medio sobre los diversos requerimientos legales que debía cumplimentar, tanto exigencias municipales, como fue al inicio, como de la cartera sanitaria.

"La habilitación la aprobó el Ministerio de Salud, porque el plano ya estaba desde antes", explicó Lagraña.

Aún resta equipamiento para habilitar el área de Terapia Intensiva, lo cual "no será de inmediato", aclaró.

Pero para que la clínica comience a funcionar también falta la autorización de la Superintendencia de Salud.

Ayer, Lagraña recibió en mano un papel tramitado ante Salud que deberá entregar en la Superintendencia. "Miré los requisitos que allí también me exigen, y no son muchos. Debo rellenar unos datos; la Superintendencia debe sacar la resolución, pero lo más engorroso y difícil fue esta parte", detalló.

 

DEMANDA

Originalmente la clínica contaba con profesionales de la salud de diversas especialidades, pero la tardanza en la habilitación trajo problemas para mantener dicho staff.

"Nos vamos a juntar con los profesionales en el transcurso de esta semana, por una parte los médicos, y por otra los enfermeros y técnicos para ir ajustando el funcionamiento en lo institucional", explicó.

Lagraña no pensaba que la habilitación iba a implicar "tanto tiempo de espera".

El año pasado, incluso, hubo una movilización de vecinos del sector que reclamó por la tardanza en el funcionamiento de la clínica, pese a que en el barrio existe un Centro de Salud. 

"No pensamos que sería tanta la burocracia, pero parece que así es en la Argentina", advirtió.

 

AMBULANCIA

En diciembre, además de los requerimientos -exigencias edilicias que fueron observadas por Salud- Lagraña se anotició que debía comprar una ambulancia. Es que esperaba firmar convenios con entes de salud privados, pero ninguna de las unidades ingresaba al barrio San Benito.

"La ambulancia representa el 17,5% del costo del equipamiento para la clínica. Ayer la concesionaria nos la entregó, pero estábamos esperando la habilitación para circular, ya que sale con la habilitación general de la clínica", expresó.

La clínica "jerarquiza" al barrio, apuntó. "Queríamos que esté antes la clínica para dar una mano al barrio, pero igual la vamos a dar porque es un barrio con muchas necesidades y esperamos poder llegar a suplirlas" destacó, y agregó: "Esto fue muy esperado por nosotros y en el barrio hay grandes expectativas porque la salud mejora la vida de las personas, además de que tenemos planificado realizar charlas de salud y cumplir con un rol que es fundamental".

 

COMENTÁ