En Latinoamérica

El Malbrán adquirió la primera máquina que puede monitorear las mutaciones del coronavirus

  Este secuenciador es el primero en toda Latinoamérica y puede monitorear hasta seis mil muestras por semana. Está instalada en el Instituto Malbrán.

COMPARTÍ ESTA NOTA

NovaSeq es una máquina de última generación capaz de procesar las mutaciones del coronavirus. El Instituto Malbrán la acaba de adquirir, convirtiendo así a la Argentina en el primer y único país de Latinoamérica hasta el momento en tenerla.

Según explicó el Gobierno, puede analizar seis mil muestras por semana, a diferencia de los aparatos actuales que permiten procesar unas 300 en el mismo período de tiempo.

Gracias a NovaSeq, se podrá determinar veinte veces más si en las muestras de Sars-Cov2 hay nuevas mutaciones o algunas de las que ya existen en otros países. Por otro lado, la máquina es capaz de diagnosticar resultados positivos de coronavirus ya que tiene una sensibilidad del 99,7%. De esta manera, las chances de que hayan falsos positivos es aun menor.

El equipamiento fue comprado por 992.600 dólares a Ilumina, una empresa estadounidense con base en San Diego. Pesa alrededor de 600 kilos y su tamaño es parecido al de un cajero automático.

Por otra parte, el secuenciador fue instalado en la Unidad de Contención Biológica del Instituto Malbrán. Allí, además de tener un lugar especial para que nunca le falte electricidad, tiene la temperatura indicada. A su vez, es donde los científicos se preparan para analizar los tests.

NovaSeq, a su vez, puede analizar la efectividad de las vacunas contra las distintas cepas del coronavirus. En cuanto a estas, por el momento, se hallaron en el país las variantes provenientes de Río de Janeiro (Brasil) y Reino Unido. Por otro lado, en el mundo hay otras tres: la de Manaos (Brasil), y la de California (Estados Unidos).

COMENTÁ