Santa Cruz

El Calafate: la recomendación de un abordaje por el consumo de agua que sería "insalubre"

Una trabajadora del SAMIC indicó que las organizaciones de la salud deben “tomar una determinación” en “tratar de resolver la hipótesis” que plantearon las organizaciones de vecinos, sobre la relación entre consumo del agua y enfermedades gastrointestinales.

Estudio del agua realizado por parte de vecinos en IACA Laboratorios.
Estudio del agua realizado por parte de vecinos en IACA Laboratorios.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El estudio privado sobre la potabilidad del agua que realizó Organizaciones Unidas de El Calafate mediante un estudio llevado a cabo en IACA Laboratorios, de la provincia de La Pampa, dio como resultado que es para consumo humano, es decir, que cumple con las normativas que exige el Código Alimentario.

Pero el grupo tiene la presunción que el agua que beben se mezcla con las cloacas y que por esto se produjeron diversas enfermedades gastrointestinales.

El estudio llegó a la conclusión de que si bien el agua cumple con las exigencias establecidas en el Código Alimentario Argentino (Artículo 982), contiene bacterias coliformes fecales y “un nivel de arsénico que se encuentra al límite de lo aceptado por la autoridad sanitaria”.

Sin embargo, Adrián Quinteros, químico y jefe de División de la planta potabilizadora de El Calafate, analizó el estudio del agua realizado por IACA Laboratorios. En dialogo con TiempoSur, sobre el nivel de arsénico (que en el estudio es menor a 0,05 mg/l) explicó que está tabulado por los laboratorios, sea privado o público, según “la biblia de los laboratorios que es un libro de métodos analíticos en el que está todo estandarizado”.

En cuanto a bacterias coliformes aclaró que “no existe el cero, y el valor más bajo es menor que 3, y siempre deja abierta la posibilidad a que exista alguna bacteria coliforme, pero el punto más bajo es menor a 3. Y si tuviera 4 ó 5 diaria que no es apta para consumo humano, y ahí es donde radica la confusión", señaló.

 

NOTAS

Al no estar conformes, las organizaciones enviaron notas al presidente de SPSE, Jorge Arabel; al ministro de Salud, Claudio García, y al Consejo de Administración del Hospital SAMIC. A este último le solicitaron “se ejecuten políticas públicas activas.

Un ejemplo práctico de atención primaria de la salud, es que las organizaciones de salud tendrían que intervenir con respecto a una problemática sociosanitaria, planteada por un grupo de vecinos”, dijo a TiempoSur, Leandra Gauna, quien trabaja en el área internación adultos en servicio de enfermería, y que trabaja de manera conjunta con seguridad e higiene y de medio ambiente del mismo hospital SAMIC. 

Gauna destacó que los vecinos enviaron a analizar el agua con “evidencia de niveles de componentes químicos y microorganismos, y que si bien los resultados están dentro de los estándares permitidos dentro del Código Alimentario Argentino, es decir, es potable, es insalubre, porque en lo que es a salud, el agua es salubre si está libre de microorganismo y componentes químicos".

Por eso, la trabajadora de la salud señaló que ahora las organizaciones de la salud deben “tomar una determinación en tratar de resolver la hipótesis que plantearon las organizaciones de vecinos dentro de las mismas variables e identificarlas”. 

Explicó por ejemplo que en El Calafate el ultimo código de planeamiento urbano data del 2005, cuando la localidad contaba sólo con poco más de 8 mil habitantes. La comuna creció considerablemente hasta superar los 30 mil habitantes.

“No hay una actualización y hay que ver las condiciones en cuanto al acceso al agua, disponibilidad y accesibilidad", expuso.

Añadió que “la situación que exponen los vecinos en cuanto a los presuntos casos de gastroenteritis debe ser verificado y extraer información de la institución de la salud hasta focalizar el problema en la comunidad y tratar de solucionarlo”.

Un modo de abordaje, detalló, sería contar con información de las viviendas que acceden a la red de agua, saber si existe un tratamiento de las aguas residuales ya que, si no hay tratamiento, podría ser un indicador de que las aguas residuales se filtran”.

Finalmente, al preguntarle que recomienda en cuanto al uso del agua, precisó: “Hay que hervir el agua, mantener higiene de manos al momento de ingerir alimentos (agua con jabón); lavar los alimentos con agua y una gota de lavandina -con 1 gota en 1 litro- hasta que se mejore la calidad del agua”.

COMENTÁ