Atención

Coronavirus: por qué el aire seco favorece la transmisión del virus

Así lo determinaron investigadores argentinos y estadounuidenses tras un trabajo sobre el impacto de algunas variables meteorológicas en la propagación del virus.

Coronavirus en el aire.
Coronavirus en el aire.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Científicos argentinos y estadounidenses trabajaron sobre la influencia de las variables meteorolóigicas en la propagación del coronavirus. De su estudio se desprendió que el aire seco favorece la transmisión del virus.

Los especialistas hicieron el estudio sobre el área de la ciudad de Buenos Aires. Relacionaron los casos registrados en ese espacio con variables como la humedad, entre los meses de marzo y noviembre de 2020.

Emilio Kropff, físico, investigador del Conicet y director de la investigación, habló sobre el estudio con la agencia Télam. “Lo que nosotros estudiamos son las variaciones que se dieron dentro de la onda de contagios; el pico de contagio se da por múltiples variables que van desde el comportamiento social (uso de barbijo, distancia y ventilación) hasta la inmunidad de las personas, ya sea por infección previa o por vacunación”, explicó.

Y aclaró: “No estudiamos el comportamiento de la curva en general, sino que correlacionamos las variaciones más pequeñas que se dan en la onda grande de contagios con la humedad”.

“A menor humedad, mayor es el número de casos”, señaló el especialista como resultado del trabajo. Pero aclaró: Esa “asociación se observa solamente en los meses de invierno, lo que, según especulamos, tiene mucho que ver con la forma en que esta estación determina el número de contactos sociales que tenemos puertas adentro”.

La agencia también habló con Andrea Pineda Rojas, científica que participó del trabajo y especialista en dispersión de contaminantes en el aire. “Lo que encontramos fue que la humedad predice la variación diaria en invierno, o sea la modulación de la onda grande”, destacó.

Además, indicó que los resultados del estudio “podrían proporcionar una herramienta básica para que las instituciones de salud de la Ciudad tengan la posibilidad de predecir con alrededor de una semana de anticipación incrementos en el número de pacientes a partir de eventos de baja humedad relativa durante el invierno de 2021”.

Desde Argentina, el estudio fue realizado por científicos de la Fundación Instituto Leloir, el Conicet y la Universidad de Buenos Aires. Desde Estados Unidos, trabajaron especialistas del Virginia Tech y la Universidad de Colorado.

El trabajo está en una instancia previa a su publicación en revistas científicas. Por el momento, está en proceso de revisión.

COMENTÁ