Salud

Cómo afectó el COVID al corazón

El presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología, Dr. Alejandro Hershson, explicó las diferencias entre los pacientes que han transitado el coronavirus y la necesidad de realizar exámenes médicos según el caso. Consultas, recomendaciones y las desatenciones en contexto de pandemia.

Dr. Alejandro Hershson, Presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología
Dr. Alejandro Hershson, Presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología
COMPARTÍ ESTA NOTA

Uno de los factores que se agravó durante la pandemia fue la desatención de las enfermedades crónicas, entre ellas, chequeos cardiológicos entre pacientes de riesgo. Más, teniendo en cuenta las consecuencias que provoca el coronavirus en el sistema cardiovascular y la importancia de llevar adelante un chequeo médico entre quienes han contraído la enfermedad.

Al respecto, el Dr. Alejandro Hershson –presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología- dialogó con TiempoSur donde puso en evidencia que el primer año de pandemia, y cuando todavía no había vacunas, fue “el temor excesivo de salir hizo que la gente se quede en la casa” lo cual generó un “retraso en las consultas”.

“Quedarse en la casa implicó aumento del sobrepeso u obesidad, sedentarismo, falta de controles de las enfermedades y compra de medicamentos que implicó el agravamiento de enfermedades como hipertensión o diabetes”, manifestó el especialista.

Además, advirtió un aumento de la fatigabilidad, dolores en las articulaciones, insomnio, depresión, ansiedad y aumento de la soledad en las personas mayores.

“Son síntomas que se agravaron con la pandemia que generó una catástrofe en muchas enfermedades”, indicó Hershson, quien expuso la desatención de enfermedades crónicas.

Por otra parte, advirtió que el aumento de la pobreza, ante las personas que tuvieron la imposibilidad de llevar adelante trabajos informales, derivó en el descenso en la compra de medicamentos para el tratamiento de distintas enfermedades.

Afecciones

Para poner el foco en quienes han contraído coronavirus, Hershson explicó lo que le pasa al paciente con COVID y después que superó la enfermedad.

“Entre el 80 y 85% de las personas se recuperan rápidamente y sin internación”, precisó como dato alentador, siendo que alrededor de un 10% son los que acuden a las guardias y sólo el 5% son derivados a unidades coronarias. “Viendo estos porcentajes a la mayor cantidad de gente no le pasa nada”, sostuvo.

Más adelante, hizo una diferenciación con los pacientes de más edad y con antecedentes de enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes y obesidad en términos generales, quienes “pueden tener más complicaciones cardiovasculares”.

“El rango va desde síntomas leves como falta de aire o dolor de pecho, hasta síntomas más graves”, advirtió el médico.

Entre los pacientes con COVID agudo señaló que “hay gente que tiene arritmia y gente con infartos con coronarias normales, tromboembolismo de pulmón y muchos tienen pericarditis”.

Consultas

En relación a la necesidad de realizar un chequeo o una consulta médica post-COVID, Hershson aclaró que “si el paciente es del grupo que la pasaron en la casa y se recuperaron sin complicaciones, nosotros hacemos un seguimiento o un chequeo pero no hay obligación de hacer algún estudio”.

En tanto, para quienes tenían enfermedades más graves “hacemos un seguimiento con ecocardiogramas y electrocardiogramas, para ver si recuperaron la función cardíaca”.

Hershson remarcó que diferencian entre la población general, entre quienes hacen una actividad física y quienes son profesionales de alto rendimiento deportivo.

“Cuanto más intenso es el deporte que las personas quieran hacer, más cuidadoso y más retardamos la vuelta a la actividad física hasta tener los parámetros normalizados”, subrayó el presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología. “Jugamos un poquito con las características de los pacientes”, agregó, en relación a su actividad física desde nula a intensa.

En relación al regreso prematuro de jugadores profesionales luego de haber contraído COVID, el médico manifestó que “cinco días para darle el alta medica es demasiado pronto, porque por ahí persiste algún síntoma de inflamación y no me parece adecuado”.

COMENTÁ