Deshielo

SPSE habló sobre los trabajos y el corte de agua en Río Gallegos

El titular de SPSE, Nelson Gleadell, dialogó respecto a la labor que vienen desarrollando trabajadorxs de Servicios Públicos en los últimos días para normalizar el servicio de agua en Río Gallegos.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El presidente de Servicios Públicos Sociedad del Estado, Nelson Gleadell, explicó la tarea que realizan los trabajadores para normalizar el caudal de agua en la capital provincial. Asimismo, detalló el origen de la problemática y marcó la mejora en el cauce del río Gallegos que permitirá restablecer el servicio.

En principio, señaló que el origen del problema tiene lugar con el deshielo anual y habitual del río Gallegos. Este deshielo en esta etapa del año ocasiona que, durante tres a cinco días, se vea afectado el servicio por los sedimentos que lentifican el tratamiento del agua y, en consecuencia, atrasan la potabilización y posterior traslado a los vecinos y las vecinas.

Normalmente el deshielo se da entre tres y cinco días y ahora lleva más de diez días. Lo que hace es lentificar el tratamiento del agua y, obviamente, atrasar la potabilización. Es importante recordar que, si bien el rio Gallegos tiene 180 km, también recibe afluentes de tres ríos más que hacen más de 300 km de río y 600 km de orilla. Cuando llega el deshielo, el río crece y arrastra absolutamente todo lo que está alrededor”, detalló Gleadell.

 

Usualmente, continuó, “de tres a cinco días se traslada rápidamente, sin embargo, en este caso no hubo hielo ni escarcha en las altas cumbres de la cordillera y pre-cordillera e hizo que el deshielo fuera menor, pero más constante y alargado en el tiempo”.

En este contexto, explicó el presidente de SPSE, “lo que hace es que el sistema de filtrado primario se tape con el material durante más tiempo a lo largo de más días”. A su vez, indicó, “hace que incorporemos más personal en un lugar más riesgoso, hay que parar las bombas para retirar y cambiar los canastos para volver a colocarlos y eso genera que el caudal obtenido del rio sea menor, a pesar de que haya más agua en el rio”.

Gleadell mencionó que el caudal promedio que se toma del río es de 1100 a 1300 y, en este escenario, se generó una merma de entre 750-800 metros cúbicos. “Para tener dimensión, cuando hablamos de esas cifras hablamos de 1 millón 300 litros por hora y se bajó a 750 mil litros por hora por el problema de filtrado del sedimento que arrastra el rio en ambas orillas a lo largo de 600 km”, sintetizó.

Asimismo, el presidente de Servicios Públicos marcó que la labor continua en el lugar y que, a partir de observaciones de trabajadores de la empresa, mermó los sedimentos que arrastra el río y permiten que no se obstruyan los canastos.

“Eso hace que el agua este más limpia, si esto sigue así dadas las condiciones naturales que el rio brinda en este momento iremos mejorando el caudal que ya está sostenido desde ayer y que tardará unas horas más para que toda esa presurización de todo el sistema de Río Gallegos con esta toma de Palermo Aike se restablezca”, concluyó.

COMENTÁ