Educación

Padres levantaron el acampe: el municipio se hará cargo del transporte

El grupo de padres recibió el compromiso del intendente Héctor Vidal para que el municipio les prestara por tiempo indeterminado el colectivo de la comuna y reparara la traffic. También comprarían la caldera si el 1 de septiembre no es enviada por el CPE.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El grupo de padres que reclaman por transporte -un colectivo y una traffic- para trasladar a los más de 150 alumnos levantaron ayer el acampe que mantenían afuera de la Escuela Rural N° 2, ubicada a 5 kilómetros de Gobernador Gregores.

Sucede que el viernes, el intendente Héctor Vidal y el diputado por el Pueblo, Claudio Barría, visitaron el acampe y les informaron que el municipio les prestaría el colectivo por tiempo indeterminado, y se harían cargo del costo de reparación y repuestos de la traffic.

“Esto será hasta tanto llegue la traffic que nos prometieron del CPE”, aclaró  Gabriela Jancich, madre que integra el sector que comenzó el acampe el pasado 1 de agosto.

La caldera, con una antigüedad de 40 años, es otro de los reclamos de los padres.

Según  habían comentado a TiempoSur, el pedido data desde el año pasado, cuando anunciaron el llamado a licitación.

Por lo pronto, aguardarán la caldera hasta el 1 de septiembre “porque fue el compromiso que asumió el CPE”. Si esto no se cumple, la comuna también se hará cargo de la adquisición de la caldera.

“Decidimos levantar el acampe y confiamos en las autoridades locales en este compromiso”, precisó.

 

La reunión

El jueves se reunieron con Antonio Quiroga, funcionario del CPE que se habría hecho cargo del área de Escuelas Rurales. El encuentro, marcó Jancich, no tuvo buenos resultados.

“Como fue docente y trabajó en nuestras escuelas considerábamos que iba a entender  la situación, pero la reunión fue muy triste y violenta”, advirtió y contó: “Por

Primera vez nos sentimos realmente mal, porque nos dijo que antes de haber anotado a nuestros hijos a una escuela que está a 5 kilómetros, debíamos haber considerado la distancia y movilidad y que debíamos haberlos anotado en otro colegio”.

El funcionario -aseguró- remarcó que “es responsabilidad de los padres el traslado de los chicos y que iban a evaluar cuáles de los alumnos tiene movilidad y cuáles no para analizar quien utiliza el colectivo”.

Expuso además que fijarían un “orden de prioridades” en cuanto a los chicos que se quedan en el internado -son  aproximadamente 30- porque “solo 13 pueden permanecer allí".

“Los chicos que están en el internado son por diferentes cuestiones familiares, y allí se sienten contenidos, pero dijo que ellos iban a evaluarlo y también que sobraban cargos de maestros”.

Quiroga dio a entender que “le sorprendía que el reclamo provenga de compañeras, siendo del mismo partido político, como si esto se tratara de una cuestión  política”. Ese mismo día, el funcionario “anunció que iba a ordenar el desalojo”.

De acuerdo a los padres, el funcionario efectuó una exposición policial y por cuestión de seguridad, anoche el grupo pasó la noche en sus viviendas y también efectuaron una exposición policial.

“Nos retiramos anoche del acampe, y fue la primera noche que no estuvimos allí. Hubo una inspección ocular por parte de la policía y estaba todo en condiciones”, relató.

 

COMENTÁ