Santa Cruz

Mesa de Diálogo Interreligioso sin consulta a uno de los mayores cultos

La ley fue aprobada en la anterior sesión de la Legislatura provincial. El Pastor de la Iglesia Bet El Segundo Gamín, quien además es Presidente del Consejo Pastoral, dijo que les pidieron una opinión luego de que se aprobó la norma, y que “si hay una ley, hay una exigencia”. Qué dice la norma.        

COMPARTÍ ESTA NOTA

En la anterior sesión ordinaria de la Cámara de Diputados los legisladores aprobaron el proyecto de ley que creó la Mesa Provincial de Diálogo Interreligioso “con el objetivo de promover instancias de vinculación, visibilización, reflexión, diálogo, participación y debate entre los diversos cultos religiosos y la sociedad en su conjunto”, señala la norma en su Artículo 1°.

Sin embargo, el camino previo de consulta para la norma no incluyó a uno de los mayores cultos de la provincia: las iglesias evangélicas.

“Hay un borrador que teníamos, de parte de los diputados que trabajaron en la ley que crea esta Mesa de Diálogo Interreligioso, pero ya fue aprobada, y se supone que es una mesa de diálogo”, sostuvo el Pastor de la Iglesia Bet El Segundo Gamín, quien además es Presidente del Consejo Pastoral.

La reunión con el Pastor, en la que participaron el diputado Eloy Echazú y Martín Chávez, fue posterior a la aprobación de la ley, el viernes pasado.

“En ningún momento nos consultaron, pero eso no significa que estemos molestos”, aclaró. 

Expuso que la ley busca llegar “a algo en común” entre todas las religiones, en donde la iglesia evangélica efectúa, por ejemplo, un trabajo social en todas las iglesias, más allá de lo espiritual.

El Pastor teme que con dicha ley “nos quieran incomodar e incluir cosas que no nos han consultado, porque si hay una ley, hay una exigencia”.

Mencionó que “al principio la intención es buena, pero lo que no queremos es que nos agarren para otros tipos de temas, y más allá de que sea una mesa de diálogo, no queremos que nos exijan cosas de las cuales no estamos de acuerdo, ya que la ley se puede ampliar”.

En concreto, apuntó que sus creencias son a favor de la vida por lo que “no queremos, por ejemplo, discutir la ideología de género ya que el día de mañana pueden incluirlo al ser una ley aprobada por un mismo partido que tiene mayoría”. “Pueden meter muchas cosas en una mesa, ya que existe libertad para quienes la integren y, repito, somos defensores de la vida y estamos en contra de la ideología de género. Uno tiene temor, pero la iglesia evangélica defenderá siempre la vida”, recalcó.

Añadió que, si bien pueden buscar algún “punto en común” entre todos los cultos, cada religión “tiene su pensamiento, parte teológica que enseñamos en nuestras iglesias y es difícil en la práctica por llegar a algo en común”.

“Hablé con los diputados luego de que se sancionó la ley, no antes. No tuvimos una mesa de diálogo y deberían conocer al pueblo evangélico, porque somos la mayoría, como los católicos, y representamos más del 35% de la provincia”, abundó.

 

ASISTIR

De ser convocados, Gamín afirmó que asistirá algún representante, aunque expuso que “no todos los pastores integran el mundo evangélico, y por eso pregunté por qué no trabajaron directamente con el Consejo Pastoral, porque sino cualquier persona pueden ir a esas reuniones en nombre de la iglesia evangélica y se desvirtúa así el pensamiento que tenemos de la Biblia.

Dijo que los legisladores no estaban al tanto sobre la creación de la Secretaría  que el Pastor solicitó hace tres años atrás a la propia Gobernadora, y mediante la cual pueden reforzar su labor social a personas y familias vulnerables que diariamente llevan a cabo por medio de las 300 iglesias, comedores, y hogares para niños y madres solteras.

 

Qué dice la ley

Según el Artículo 4 de la Ley, la Mesa Provincial de Diálogo Interreligioso estará integrada por: un representante dependiente de la Secretaría de Estado de Derechos Humanos; un representante de la Secretaría de Estado de Gobierno e Interior, quienes tendrán la tarea de coordinar, convocar y dinamizar dicha mesa; una diputada y un diputado; y un  integrante en representación de cada uno de los cultos religiosos de la provincia que se encuentren inscriptos y reconocidos en el Registro Nacional de Culto del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Nación Argentina.

Dentro de los objetivos -detalla la norma- está: promover el entendimiento de las personas de fe, fomentar el diálogo y la convivencia pacífica; articular acciones entre los distintos niveles de gobierno a fin de desarrollar políticas públicas eficaces que den respuestas a las necesidades de diversos cultos religiosos;

unificar los esfuerzos de las distintas entidades públicas con competencia en la materia; generar un espacio de diálogo entre los diversos cultos y las instituciones del Estado; contribuir a la vinculación entre los diversos cultos religiosos a fin de coadyuvar al intercambio de experiencias que faciliten su desarrollo; promover la organización y el desarrollo de experiencias asociativas, así como la formalización de los distintos grupos representativos de los diversos cultos religiosos; y organizar conjuntamente actos, exposiciones, charlas o celebraciones abiertas con el fin de contribuir a que el conjunto de la ciudadanía conozca la diversidad y se habitúe a dialogar.

COMENTÁ