Se trató en Bicameral

El DNU “es procedente, temporal y viene a marcar una dosis de razonabilidad”

Así lo indicó el diputado nacional Pablo González (Frente de Todos), quien fue el encargado de argumentar el DNU del presidente Alberto Fernández que fijó el barril de crudo interno en 45 dólares. “Las formas para dar desacuerdo es votando en contra, en este caso la oposición en vez de irse”, cuestionó luego que Juntos por el Cambio se fuera por estar en desacuerdo con el tratamiento del DNU por la AFI.

Pablo González, ayer en la Bicameral del Congreso.
Pablo González, ayer en la Bicameral del Congreso.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer, la comisión Bicameral de monitoreo de los decretos de necesidad y urgencia analizó siete DNU, entre ellos el firmado el pasado 19 de mayo que establece el “barril criollo” o precio sostén del barril de crudo interno que se cotizó a un valor de 45 dólares.

Fue luego que varios meses de planteo de las provincias dedicadas a la actividad hidrocarburífera, entre ellas Santa Cruz, quienes solicitaban esta medida al Gobierno nacional, para corregir las disparidades que había en el sector y que repercutían directamente en la fuente de empleo y en la liquidación de las regalías.

El diputado nacional Pablo González (Frente de Todos) fue el encargado de argumentar el DNU del presidente Alberto Fernández. Antes, respondió los dichos de los integrantes de la oposición que se habían ido previamente de la Bicameral, planteando el despacho del DNU vinculado a la reforma de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia).

“Las formas para dar desacuerdo es votando en contra, en este caso la oposición en vez de irse, tendrían que haber votado su propio dictamen, la forma no es irse como si fueran los dueños de la pelota” y agregó: “Nosotros gobernamos la Provincia de Santa Cruz y podría escribir un libro de las injusticias que vivimos en esos años y cuando nos convocaban oficialmente, siempre fuimos a pesar de estar muchas veces en desacuerdo con lo que se anunciaba”.

En cuanto al Decreto del Presidente expresó que este DNU “lo veníamos pidiendo las provincias petroleras hace mucho tiempo, no solo cada una de las provincias sino la OFEPHI” y añadió que “viene a tratar de morigerar el impacto que causa la alta volatilidad del precio del barril de crudo y que se toma para liquidar las regalías petroleras”.

 

Sistema de control para evitar despidos- Por su parte, Pablo González aclaró que la medida está dentro de los atributos del Poder Ejecutivo, ya que hay una clara diferencia en la jurisdicción del dominio. Es que es el Estado nacional es el que fija las políticas energéticas y en este caso ha hecho uso de esa potestad poniendo el valor en 45 dólares.

“Nosotros pedíamos 54”, aclaró el diputado González al tiempo que dijo que en la medida presidencial seguramente se trata de satisfacer no sólo a las provincias sino a las empresas productoras y las refinerías.

“La producción de petróleo viene cayendo hace 5 años y no había pandemia, lo que había era una política llevada adelante por un ex CEO (Juan José Aranguren), donde decía que el precio del barril lo tenía que fijar el mercado”, manifestó el legislador nacional.

“Se establece un arancel a las exportaciones y si en 10 días consecutivos el precio del Brent está por encima de 45, la medida queda sin efecto”, afirmó. También dijo que esa liquidación “nos da certidumbre, no solo a nosotros, sino a todos aquellos que quieran invertir”.

Y, además, resaltó que se establece un sistema de control en cuanto a mantener los puestos de trabajo. “Teníamos aproximadamente 11 mil trabajadores y ahora tenemos 8 mil. Se le delega ese control al Ministerio de Trabajo; y agrega otro tema que pasó desapercibido pero que es importante, que es el precio de la garrafa que también está regulado”.

Respecto del precio actual del barril de Brent, hoy en 35 dólares, Pablo González expresó que aquellos que están en contra del precio sostén no pueden explicar que en los últimos 12 meses cayó un 61º% el barril.

“Lo que hizo la pandemia fue restringir la demanda, pero a medida que se empiece a mover la Argentina, esa demanda se va a corregir. En muchas provincias es una importante fuente de ingresos, sino es la más importante”. Y finalizó: El DNU “es procedente, temporal y viene a marcar una dosis de razonabilidad”.

 

COMENTÁ