Proyecto

Buscan registrar comedores y girar recursos del banco de alimentos

El proyecto es de autoría del edil radical Leonardo Roquel. Teniendo en cuenta la cantidad de personas que se han puesto al frente de este tipo de organizaciones, busca conocer el número real en Río Gallegos. 

El proyecto tuvo despacho favorable.
El proyecto tuvo despacho favorable.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Con todas las medidas sanitarias correspondientes continúa llevando adelante su trabajo el Concejo Deliberante de Río Gallegos. Esta semana retomaron las reuniones de comisiones, en todas ellas con concejales cumpliendo con el distanciamiento social y la utilización de mascarillas. Uno de los proyectos que tuvo tratamiento en las comisiones durante las últimas jornadas es un expediente de la autoría del concejal radical Leonardo Roquel, que busca crear un registro de comedores y merenderos en la capital santacruceña. Vale señalar que este tipo de lugares ha proliferado considerablemente en Río Gallegos, con varias personas que han decidido poner manos a la obra y colaborar de alguna manera con una situación económica grave luego de la cuarentena por la pandemia del Coronavirus. Incontables líneas se han escrito a través de TiempoSur dando a conocer la difícil realidad que atravesaban los comedores y merenderos, no solamente a la hora de reunir los materiales para dar la comida (con gran parte de ayuda de anónimos), sino también en cuanto a la cuestión edilicia. Muchas veces de prestado, otras tantas buscando terreno para edificar, pero siempre en la lucha. Por esto, el expediente -que avanza en las comisiones- busca además girar recursos del banco de alimentos a estos lugares.

¿Qué dice el proyecto?

Resulta importante que en aquellos espacios donde asistan niños y familias, se logre contar con un abordaje preventivo sobre los derechos de los niños, debiendo estar a cargo de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, que es quien tiene como una de sus misiones, la de fortalecer la prevención en referencia a la vulneración y restitución de derechos.

En su segundo artículo establece como merendero o comedor cuando cumplan las siguientes condiciones:

a)  Serán comprendidos todos aquellos espacios sin fines de lucro que presten asistencia alimentaria gratuita y que tengan una concurrencia no menor a 10 personas.

b)  Deberá figurar al menos una (1) persona responsable, quien será la encargada de brindar toda la información necesaria para el pertinente registro: ubicación del espacio destinado al servicio, nómina de todas las personas que concurren al lugar, ya sean colaboradores de tareas o personas asistidas, que contendrá los nombres completos y número de documento nacional de identidad de cada uno.

c)  Todo espacio que brinde el servicio de asistencia alimentaria gratuita, deberá estar inscripto en el Registro Municipal de Merenderos y/o Comedores Comunitarios, según el Artículo 1° de la presente Ordenanza. Debiendo actualizar los datos solicitados en el inciso a), cada seis (6) meses con el fin de preservar el alta, caso contrario, se procederá a la baja de todo beneficio al que pudiera haber accedido.

d)  Toda persona que preste servicio en el Merendero y/o Comedor Comunitario, cuya tarea sea de manipular alimentos, deberá hacer el curso pertinente para acceder a la Libreta Sanitaria, tipo “B”, de manera gratuita.

e)  Toda persona que colabore a la tarea en funcionamiento y atención en el lugar, no podrá tener antecedentes de denuncias o sentencias judiciales, por delito contra la integridad física o moral de personas.

f)  No se podrá hacer uso de los recursos brindados por el Municipio con fines comunitarios y gratuitos, para otros fines ajenos al servicio.

El autor del proyecto explicó respecto del Registro que “será una manera de visibilizar su labor y más allá de lo que significa poder asistirlos en la provisión de alimentos u otras necesidades, se trata básicamente de poner en valor el esforzado trabajo de quienes están a cargo de estos lugares, promoviendo mediante su accionar ejemplificador, los valores de la solidaridad, el amor y el compromiso con el prójimo”.

“La tarea de estos espacios -subrayó el Edil- cubre y satisface con enorme dedicación y sacrificio la alimentación de personas de distintas edades, por eso además de colaborar con ellos en la provisión de insumos, el Estado debe complementar la tarea con una asistencia multidisciplinaria, desarrollando programas que apunten además a promover y conservar la buena salud de los vecinos, implementando también distintas acciones como herramientas sociales y recreativas que colaboren en mejorar la calidad de vida de todos los asistentes a estos lugares”.

COMENTÁ