La Mesa Chica

El Llanero Solitario, Batman y Robin, y el Acertijo

Dentro del FVS todo parece estar muy claro quién va a ser el candidato a Intendente de Río Gallegos, no por mucho que mida en las encuestas, significa que es del agrado de quienes diagraman la estrategia electoral del kirchnerismo santacruceño. Para éstos y su mesa chica, el nombre de Grasso es mala palabra, por su autonomía y rebeldía constante.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Por Pepe Sánchez

Grasso es mala palabra, por su autonomía y rebeldía constante.

La realidad es que hoy el FVS no cuenta con ningún candidato que pueda competirle seriamente a Grasso, es más, les diría que no tienen otro candidato que sume algún número significativo de votos. El FVS no supo generar alternativa alguna. Dentro del Concejo Deliberante ninguno de los Concejales da la talla para poder competir con Grasso, lo mismo pasa en la Legislatura Provincial.

 

Batman y Robin

 

En este caso estos dos personajes están reservados para Daniel Peralta y Pedro Mansilla. Hoy por hoy no se han manifestado públicamente, pero sí han dejado trascender que tienen intenciones de pelear por el Municipio de Río Gallegos. En el caso de Mansilla, competiría por el sillón del Diputado por el Pueblo, toda una paradoja si recordamos lo que lo sufrió precisamente el pueblo en sus sucesivos reclamos quemando la ciudad como si fuera Nerón. Veremos si finalmente esto ocurre o no.

 

El Acertijo en Cambiemos

 

En Cambiemos son varios los que ya se animan a mostrar sus intenciones de competir, el tema será cuántos quedan si se cae la Ley de Lemas. Como dice el refrán popular “en la cancha se ven los pingos”. “Desde cuando el “PATO” le dispara a la escopeta”, debe pensar Eduardo Costa cuando escuchó las declaraciones de Fadul y su intención de pelear la interna a la Gobernación en Cambiemos. “Alguien debería decirle a Fadul cuántos pares son tres botas”, manifestó un cercano colaborador que suele ser el “arquitecto” de las operaciones Costistas.

La cierto es que Fadul deberá pensar muy bien su estrategia, y no dejarse llevar por cantos de sirenas. La realidad es que es el candidato a Intendente al que desde la otra vereda miran con más preocupación.

Otro de los que ya arrancó es Daniel Roquel, que como el Sastrecillo Valiente intentará quedarse con la municipalidad que en dos oportunidades condujera su padre. Tarea nada sencilla, pero como el sastrecillo del cuento no se dará por vencido fácilmente, y ya cuenta con el apoyo de la mesa chica de Eduardo Costa, situación similar a la de Grasso, no los une el amor, sino que éstos no quieren ni pensar en la posibilidad de Fadul Intendente.

Es por esto que han comenzado a instalar esta candidatura, inclusos con declaraciones muy fuertes contra el actual intendente. Este enamoramiento de la mesa chica será en tanto y en cuanto no corra la Ley de Lemas, ya que en ese caso la verborragia de la Diputada Nacional, Roxana Reyes, invadirá la Ciudad capital para tratar de convencer a los vecinos que ellas es la persona indicada.

Un persistente Jorge Cruz, otra vez insistirá con la posibilidad de ser electo, algo que se le ha negado en cada oportunidad que se ha presentado. En este caso ya manifestó que irá dentro de Cambiemos, cuestión que cuesta comprender, ya que su espacio local está vinculado al espacio de Carambia, quien ya ha manifestado su intención de pelear un lugar en la calle Alcorta, y ha tenido duros conceptos para con Eduardo Costa.

El último acertijo es el de Roberto Giubetich, y habrá que ver si la muy mala imagen que tiene hoy se puede revertir, como dice el propio Intendente, con ocho buenos meses de gestión. Esa es la apuesta más grande pero esta apuesta tiene plan B, y es el de cambiar Río Gallegos por el Congreso de la Nación, y pelear por ser el candidato a Diputado Nacional de Cambiemos en Santa Cruz.

Lo cierto es que todo esto que les cuento puede y va a cambiar indefectiblemente en el mes de marzo, mes en el que se va a pergeñar un nuevo sistema electoral en Santa Cruz, donde probablemente la Ley de Lemas ya no será de la partida.

 

COMENTÁ