En alerta

Un enemigo silencioso

Ante los crecientes casos de incendios y accidentes ocurridos como consecuencia de este gas tóxico, la Superintendencia de Bomberos realizará charlas de prevención de intoxicación por monóxido de carbono.  

Se realizarán talleres de prevención de intoxicación por monóxido de carbono e incendios.
Se realizarán talleres de prevención de intoxicación por monóxido de carbono e incendios.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En lo que va del año 2022 han aumentado exponencialmente los casos de incendios por negligencia y los incidentes por intoxicación con monóxido de carbono en un 30%. Ante estas alarmantes estadísticas, la Superintendencia de Bomberos de Santa Cruz, en conjunto con la empresa Distrigas, se encuentran planificando charlas de prevención de intoxicación por monóxido de carbono en distintos puntos de la provincia.

Martín Aguirre, superintendente de Bomberos de la provincia de Santa Cruz, dialogó con TiempoSur acerca de los talleres que realizarán y los riesgos que el monóxido de carbono puede causar: “Estamos trabajando con prevención sobre accidentes domiciliarios y estamos tocando dos temáticas: la prevención de incendios domiciliarios y la prevención de intoxicación por monóxido de carbono”, explicó Aguirre.

 

Talleres de prevención

El Superintendente señaló que, en estos momentos, se encuentran trabajando mancomunadamente entre las áreas técnicas dependientes de la Superintendencia, la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana y Distrigas para la realización de talleres de prevención de incidentes por monóxido de carbono en la provincia de Santa Cruz: “Habrá un lanzamiento en la ciudad de Río Gallegos que continuará con charlas que se van a hacer de manera presencial y virtual en las distintas zonas dependientes de la Superintendencia de Bomberos: San Julián, Caleta Olivia, Perito Moreno y El Calafate, tocando la temática de prevención de monóxido e incendios domiciliarios”, añadió Aguirre.

 

Los peligros del monóxido

Según explica el Superintendente de Bomberos de Santa Cruz, el “monóxido de carbono es un gas inoloro e incoloro que no causa irritación a las vías respiratorias por lo cual, al ser indetectable, es un gran peligro”, agregó.

“Hay un par de formas físicas de poder detectarlo: primero, a través del color de la llama. Cuando esta suele ser naranja o amarilla intermitentemente significa que ese artefacto está combustionando de forma incorrecta y está emanando monóxido de carbono al ambiente. Otra de las formas de detectarlo es el hollinamiento de las paredes, ya que uno cuando pasa el dedo por las paredes y sale hollinado o ennegrecido significa que hay una desconexión del caño de evacuación de gases, que el visor está roto o que el plumón del calefactor está roto y emana monóxido de carbono. Y, por último, se puede detectar a través de los síntomas, que son dolor de cabeza, cansancio e irritabilidad. Generalmente, si hay más de una persona en el domicilio y los empiezan a sufrir todos, se puede llegar a pensar que puede llegar a ser una enfermedad estomacal o un resfrío y uno se medica pudiendo enmascarar los síntomas, y así la persona no se da cuenta que está siendo intoxicada por el monóxido de carbono, la cual es progresiva porque ingresa a las vías respiratorias, se asocia a la hemoglobina en la sangre y genera el tóxico carboxihemoglobina que llega al cerebro y luego sobrevienen los síntomas más severos tales como rigidez muscular y la posterior muerte por un ataque cardiorrespiratorio”, señaló.

Para evitar los incidentes de intoxicación por monóxido de carbono, se recomienda que los aparatos de calefacción sean revisados anualmente por un gasista matriculado.

COMENTÁ