Hoy serán los alegatos

Nicolás Parma negó los delitos por los que se lo acusan

Ayer inició el juicio contra Nicolás Parma, acusado de abuso sexual y corrupción de menores. Pasadas las 10:00, Parma se sentó delante del Tribunal y declaró, posteriormente lo hicieron dos testigos. En horas de la tarde, se tomó declaración a las víctimas y peritos.

Parma estuvo frente al Tribunal y negó los delitos de los que se lo acusan.
Parma estuvo frente al Tribunal y negó los delitos de los que se lo acusan.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Pasadas las 08:30 de ayer, llegó desde la localidad de Puerto Santa Cruz, un patrullero en el cual trasladaron a Nicolás Parma, cuyo nombre eclesiástico es “Padre Felipe”, a las instalaciones de la Cámara en lo Criminal de la Primera Circunscripción de Río Gallegos, donde comenzó a ser juzgado por el delito de abuso sexual.

Parma bajó del patrullero con una biblia en la mano y ya en el recinto la mantuvo junto a su mano derecha, mientras que colocó dos estampas frente a él, una de Jesús y la otra de la Virgen María.

Con el correr de los minutos fueron llegando los jueces del Tribunal, el cual fue presidido por el Dr. Joaquín Cabral y los vocales subrogantes fueron los Doctores Jorge Yance y Eduardo López, como así también el Fiscal de Cámara, Iván Saldivia, acompañado de la Dra. Analía Molina, mientras que la defensa del imputado estuvo a cargo de los Dres. Gabriel Bertorello y Christian Arel.

Cabe señalar que este es el primer juicio a un sacerdote que se realiza en la provincia, como lo fue el de Salta, en el que condenaron, en julio de este año, a Agustín Rosa Torino, sentando un precedente en la provincia norteña y se espera que el juicio contra Parma haga lo mismo en la nuestra.

El debate se abrió pasados unos minutos de las 09:00, cuando el Tribunal ingresó al recinto y le consultó las cuestiones preliminares a la Secretaria, para luego identificar al imputado, quien se identificó.

Luego se leyó el pedido de elevación a juicio, realizado por el Fiscal donde se detallan todos los hechos cometidos por Nicolás Parma.

 

Testificó una hora y media

Una vez que finalizaron con la lectura, el Presidente del Tribunal se dirigió a Parma y le preguntó si prestaría declaración, a lo que respondió que sí, por lo que se sentó frente al Tribunal y comenzó su relato. Según trascendió en la puerta de la Cámara en lo Criminal, la estrategia de Parma sería declarar que cuando era menor de edad, habría sido abusado. Pero en horas de la noche, cuando finalizó el debate, el fiscal Iván Saldivia comentó: “No se hace responsable de ningún hecho, es una estrategia de la defensa”.

Cerca de las 12:00, el Tribunal pasó a un cuarto intermedio de 10 minutos y luego retomaron la audiencia, en la cual testificó el cura Rodrigo Barros, que sucedió a Nicolás Parma en el 2012, cuando se fue de Puerto Santa Cruz. Barros es sacerdote oriundo de Salta y en mayo de este año fue trasladado a El Calafate, luego hizo lo propio otro testigo más solicitado por la defensa.

Posteriormente, se pasó a un cuarto intermedio hasta las 16:00, donde iban a comenzar con las testimoniales de las víctimas de Parma y de peritos, entre otros testigos.     

Parma salió custodiado y en el patrullero, que se estima que lo trasladó a la Alcaidía Provincial, donde estará alojado para luego regresar a la Cámara en lo Criminal, donde continuó el debate.

Tras el cuarto intermedio, regresaron todos los protagonistas del juicio al recinto y testificaron Jonathan y Yair, las dos víctimas de Parma cuando estaban en el noviciado en Puerto Santa Cruz.  

Para cerrar la primera jornada del debate, el Tribunal escuchó al joven sacerdote, que pertenecía a la congregación “Discípulos de Jesús de San Juan Bautista” y que fue víctima de abuso sexual por parte del fundador Agustín Rosa Torino.

Con este último testimonio, el Tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta hoy, a las 09:00 cuando se reanude la audiencia y se escuche a los peritos que faltan testificar. Luego se darán los alegatos finales y el pedido de pena.

 

Expectativas para sostener la acusación

A la salida del recinto, el fiscal Iván Saldivia dialogó brevemente con los medios de prensa presentes en el lugar, en donde comentó que la primera jornada fue bastante intensa, en la mañana testificó Parma, en la tarde los hicieron Yair y Jonathan, cuyas testimoniales fueron bastantes largas, y luego unos testigos por parte de la defensa y por la Fiscalía.

Por otra parte, comentó que, para la jornada de hoy, “faltan cinco peritos por testificar y se estima que los alegatos se darían en horas de la tarde”. A su vez explicó que las víctimas estuvieron ubicadas en tiempo y espacio, y pudieron contar lo sucedido.

Más adelante fue consultado si Parma manifestó algo de haber sido víctima de abuso, a lo que Saldivia respondió que no, “sí tuvimos un padre de Salta que estuvo en la Congregación y que declaró en el juicio contra Rosa Torino e hizo referencia a que él (por el testigo) también habría sido abusado de parte de Rosa Torino, y hoy lo trajimos para que dé declaración respecto a los chicos que también los conocía”.

Otra de las preguntas que respondió Saldivia fue si hubo testigos que dijeran lo sucedido a las víctimas, diciendo: “Hubo un testigo más que pudo hacer referencia a Yair y Jonathan”, el Fiscal comentó que “algunas referencias han tenido” y aclaró: “Estos delitos son sin testigos, pero sí hemos tenido testigos que han hecho referencia a una situación especial que había pasado en algún momento”.

Al preguntarle si con lo sucedido en la jornada de hoy durante el juicio se podían mantener los agravantes, contestó: “Los agravantes se estarían comprobando, por ahora tenemos que esperar a mañana (por hoy) a los peritos para poder a llegar a mantener la acusación o no” y agregó: “Nosotros tenemos las expectativas que vamos a poder mantener la acusación”.

Por último, aseguró que tuvo acceso a la sentencia completa de Rosa Torino y encontraron similitudes entre ambos casos, pero eso lo dirá en los alegatos.

El cura llegó a la Cámara Oral con una biblia en la mano.

 

Nicolás Parma se retiró en un patrullero de la Cámara. (Foto: J.C.C.)

 

El fiscal Iván Saldivia manifestó que tratará de mantener la acusación.

 

Nicolás Parma pasará la noche en la Alcaidía para hoy continuar con el debate. (Foto: C.G.)

 

Saldivia brindó algunos detalles de la jornada de ayer al salir de la Cámara. (Foto: C.G.)

 

“Qué mejor cierre que una condena firme”

Así lo manifestó Jonathan, de 26 años, quien contó por Tiempo FM: “Yo lo denuncié a Parma en el año 2016 en la provincia de Salta, de ahí derivaron la parte del sur a Puerto Santa Cruz”, y siguió contando que en el año 2018 viajó a declarar ante la jueza Noelia Ursino.

Los hechos que se le imputan al sacerdote, “por lo menos de mi parte, son correspondiente desde el año 2009 al 2012, esos son los años que se le imputan”, explicó y añadió: “Las denuncias las hicimos Yair y yo, primero Yair y luego yo, pero creo que hay muchos más jóvenes que pasaron por esta situación, pero nadie se animó a denunciar”.

Más adelante comentó que el modus operandi de Parma era que “él te abusaba, te pedía perdón y te decía que vos tenías la culpa y el mismo método uso con Yair años después”. “Empieza con mis abusos en el 2009 y a Yair en el 2012, con la misma forma y las mismas palabras y el mismo sentido”, aseguró.

En cuanto al juicio que inició ayer, Jonathan dijo: “La verdad que uno cuando llegan estos momentos se pone muy nervioso, con un montón de cuestiones que comienzan a jugar con la mente” y siguió diciendo: “Tardamos mucho para llegar aquí, para sentar en el banquillo de acusados a Nicolás Parma, hoy ya estamos a nada, estamos a horas de declarar”.   

Por otra parte, sentenció que “los procesos judiciales a veces no son los que nosotros preferimos, no son pensando en las víctimas, nosotros, cada uno, estamos en nuestras casas, en nuestro lugar de origen o donde residimos y es muy difícil estar muy lejos y el juicio empezó hoy a la mañana y vamos conociendo lo que sucede a muy groso modo y no es lo mismo”.

“Esperamos que la pena sea ejemplificadora, sea ejemplar. Sabemos que hoy declaró en la mañana (haciendo alusión a Parma) y se declaró inocente de todos los hechos que se le acusan”, comentó y aseguró: “Estamos ante un momento histórico, estamos por encerrar a un abusador que nos arruinó la vida, arruinó nuestra infancia, abusó no sólo en el ámbito sexual, sino también psicológico, físico y hasta incluso en el ámbito religioso”.

Por otra parte, solicitó: “Esperamos que los jueces puedan escucharnos, entendernos y puedan darle una buena condena que sea sanadora en cierta medida para los que sobrevivimos a los abusos de este monstruo” y continuó: “Sin lugar a dudas el proceso es difícil, constantemente recodar, pasar por esa situación, la revictimización que uno sufre ante las indagatorias, las pericias psicológicas, hasta incluso al declarar, quizás sea el último esfuerzo, el último momento que tengamos que tocar esas situaciones vividas, esos sucesos, y poder así cerrar una etapa difícil de nuestras vidas y poder continuar”, y para finalizar dijo: “Muchas veces se necesita tener un cierre y qué mejor cierre que una condena firme para poder continuar con nuestras vidas”, concluyó.  

 

La marcha que no fue

Para ayer, la organización “Prohibido Rendirse” convocó a una marcha en apoyo a las víctimas de abuso sexual, en la puerta de la Cámara en lo Criminal de Río Gallegos, pero sólo se hizo presente la organizadora, quien no logró el acompañamiento de la comunidad.

De acuerdo a lo que se pudo saber, varias personas le habrían solicitado marchar, pero ninguna de ellas se acercó a la esquina de la calle Marcelino Álvarez y Malaspina.

A pesar de la falta de acompañamiento que hubo en la jornada de ayer, para hoy la organización “Prohibido Rendirse”, volvió a convocar a la comunidad en general para que los acompañe a marchar pidiendo justicia por las víctimas de Nicolás Parma.

La concentración será en la esquina de calle Marcelino Álvarez y Malaspina, a las 10:30. 

La convocatoria es a las 10:30.

COMENTÁ