Policiales

Femicidio

“Jésica sentía que solo estaba para hacer las tareas de la casa”

Este martes declaró un testigo clave en el juicio por el crimen violento de la docente de Piedra Buena. Se trata de la persona con la que Jésica había iniciado un vínculo amoroso y que, en el último tiempo, se había convertido en su confidente. Este miércoles, tendrán lugar los alegatos.

  • 09/05/2023 • 12:35

El lunes, la Cámara Criminal de la Primera Circunscripción Judicial, dio inicio al juicio contra el ex cabo de policía, Pablo Núñez, acusado de haber asesinado a su ex pareja, la docente Jésica Minaglia, durante la noche del 14 de abril del 2020, en plena vigencia de la cuarentena por la pandemia de Covid-19.

Nuñez se negó a declarar el lunes por consejo de sus abogados Mauricio Mariani y Santiago Pinto. En tanto, el Tribunal escuchó alrededor de una veintena de testimonios -entre ellos los de Nélida, madre de Jésica- que contaron cómo era la dinámica de la pareja, y qué impacto había tenido la separación. Además de coincidir en que Nuñez no aceptaba que Jésica lo hubiera dejado, indicaron que ella refirió varios episodios de hostigamiento, llamadas insistentes a toda hora, e incluso que él había roto ventanas para ingresar a la casa y ver “con quién estaba”.

El Tribunal, presidido por la jueza María Alejandra Vila, junto a Jorge Yance y Joaquín Alejandro Cabral como vocales, decidió este martes que los alegatos tengan lugar mañana Miércoles, en horas de la mañana.

Por lo pronto, hoy pasaron por la sala de audiencia tres testigos, dos integrantes de la Policía Provincial que participaron de las tareas investigativas que se hicieron en la casa de Jésica luego de que se descubriera el cadáver. Uno de ellos refirió que ese día, durante la inspección ocular, Núñez se hizo presente en el hogar de su ex pareja gritando “¿qué pasó?, ¿quién está adentro?”, lo que consideran desde la querella que fue una simulación. También dio su testimonio por video llamada una psicóloga que brindó tratamiento a Jésica hasta el al año 2018.

El informe forense determinó que la docente de Piedra Buena murió durante la madrugada del 15 de abril como consecuencia de las heridas provocadas por golpes en la cabeza que le causaron un traumatismo de cráneo. El cuerpo no presentaba signos de defensa.

El testimonio más importante de esta jornada fue el de la persona que, a fines del mes de febrero del 2020, había iniciado un vínculo amoroso con Jésica. Se trata de alguien con quien tuvo una relación de amistad durante muchos años y reconectó por redes sociales. Si bien, él contó que nunca llegaron a concretar un encuentro porque durante las semanas que hablaron estaba cumpliendo turno en el campo, sus conversaciones eran extensas y diarias.

“Jésica creía que solo estaba para hacer las tareas de la casa. Me comentaba que sólo se ocupaba de lavar, limpiar y que no era valorada. Estaba preocupada porque él la amenazaba con que la iba a sacar del alquiler, y me comentó que se le había metido a la casa rompiendo una ventanita de atrás”, comentó el testigo. También añadió que Jésica “sentía que se había sacado un peso de encima cuando se separó”.

Vale mencionar que en representación del Ministerio Público Fiscal se encuentra José Chan, mientras que como abogados de la querella (la madre y el hermano de Jésica) están los abogados Enrique Papa y Raquel Coronel.